Intervenciones de asesoramiento alimentario durante el embarazo para prevenir la diabetes mellitus gestacional

¿Cuál es el problema?

El asesoramiento alimentario para las embarazadas, ¿puede prevenir la aparición de diabetes durante el embarazo (conocida como diabetes mellitus gestacional, DMG) capaz de provocar complicaciones de salud para las madres y sus hijos?

¿Por qué es esto importante?

Las pacientes con DMG tienen mayor riesgo de presentar hipertensión arterial y de proteinuria durante el embarazo (preeclampsia), y de tener un parto por cesárea. Los fetos pueden ser grandes y, como resultado, pueden lesionarse al nacer o provocar lesiones a las madres durante el parto. Además, puede haber problemas de salud a largo plazo para las madres y los lactantes, como un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular o de diabetes tipo 2. La cantidad de embarazadas con diagnóstico de DMG es cada vez mayor en todo el mundo, por lo que es importante encontrar formas sencillas y eficientes para evitar que las mujeres desarrollen DMG.

Los hidratos de carbono son los principales nutrientes que afectan la glucemia después de las comidas. El índice glucémico (IG) se puede utilizar para determinar qué capacidad tienen los alimentos basados en hidratos de carbono de aumentar estos valores. Algunas dietas, por ejemplo, las de alimentos con bajo contenido en fibras e IG alto, pueden aumentar el riesgo de presentar DMG. Se ha sugerido que las intervenciones de asesoramiento alimentario durante el embarazo pueden ayudar a prevenir que las embarazadas presenten DMG.

¿Qué pruebas se encontraron?

El 3 de enero de 2016 se buscaron estudios y se incluyeron 11 ensayos controlados aleatorios con 2786 embarazadas y sus lactantes. La calidad de las pruebas se calificó como baja o muy baja y el riesgo de sesgo global fue incierto a moderado. Seis ensayos compararon el asesoramiento alimentario con la atención habitual, cuatro compararon el asesoramiento centrado en una dieta de IG bajo con el asesoramiento centrado en una dieta con IG moderado a alto, y un ensayo comparó el asesoramiento alimentario centrado en una dieta de alto contenido en fibra con el asesoramiento habitual.

Hubo una posible disminución en el desarrollo de DMG en las embarazadas que recibieron asesoramiento alimentario versus atención habitual entre los cinco ensayos (1279 embarazadas, pruebas de muy baja calidad), aunque no se observó una diferencia evidente para la DMG entre las embarazadas que recibieron asesoramiento sobre dietas con IG bajo versus IG moderado a alto, en cuatro ensayos (912 mujeres (pruebas de baja calidad). Dos ensayos (282 embarazadas) no informaron diferencias evidentes entre las embarazadas que recibieron asesoramiento alimentario versus atención habitual para la preeclampsia (pruebas de baja calidad), aunque una menor cantidad de embarazadas que recibieron asesoramiento alimentario desarrolló hipertensión arterial inducida por el embarazo (pruebas de baja calidad). No hubo una diferencia evidente entre los grupos de embarazadas que recibieron asesoramiento alimentario con IG bajo e IG moderado a alto, en la cantidad de lactantes nacidos de tamaño grande para la edad gestacional en tres ensayos (777 lactantes, pruebas de muy baja calidad). Solo un ensayo que comparó el asesoramiento alimentario con la atención habitual informó la cantidad de lactantes que murieron (ya sea antes del parto o poco después); no hubo muertes en este ensayo.

No hubo diferencias evidentes para la mayoría de los resultados evaluados en los ensayos que compararon el asesoramiento alimentario con la atención habitual, incluida la cesárea, el traumatismo perineal y el grosor del pliegue cutáneo del neonato a los seis meses. Sin embargo, en cinco ensayos las embarazadas que recibieron asesoramiento alimentario aumentaron menos de peso durante el embarazo (1336 mujeres) (pruebas de baja calidad).

Asimismo, no hubo diferencias evidentes para los otros resultados evaluados en los ensayos que compararon el asesoramiento con dieta de IG bajo e IG moderado a alto, incluido el parto por cesárea y el aumento de peso durante el embarazo. El ensayo que comparó el asesoramiento alimentario centrado en una dieta con alto contenido en fibra con el habitual no encontró diferencias evidentes en resultado alguno.

Los ensayos incluidos no informaron una gran cantidad de resultados enumerados en esta revisión, incluidos los resultados relacionados con la salud a más largo plazo para las madres y sus hijos (como niños y adultos) y la utilización y los costos de los servicios sanitarios.

¿Qué quiere decir esto?

Las intervenciones de asesoramiento alimentario para las embarazadas podrían prevenir la DMG. Sin embargo, según los datos actuales no hay pruebas para orientar la práctica. Se necesitan más ensayos controlados aleatorios amplios y bien diseñados para evaluar los efectos de las intervenciones alimentarias durante el embarazo para prevenir la DMG y mejorar otros resultados de salud, para las madres y los lactantes en el corto y largo plazo. Cinco ensayos están en curso y cuatro están a la espera de clasificación (pendientes de disponibilidad de más información) y serán considerados en la próxima actualización de esta revisión.

Conclusiones de los autores: 

Las pruebas de muy baja calidad de cinco ensayos sugieren una posible disminución del riesgo de DMG en las pacientes que recibieron asesoramiento alimentario versus atención habitual, y las pruebas de baja calidad de cuatro ensayos sugieren que no hay una diferencia evidente para las pacientes que recibieron asesoramiento alimentario con IG bajo versus IG moderado a alto. Se observó una posible disminución en la hipertensión inducida por el embarazo en pacientes que recibieron asesoramiento alimentario y no hubo diferencias evidentes para los otros resultados primarios informados. Hubo pocos datos para la mayoría de los resultados secundarios.

Para los resultados evaluados con la GRADE, las pruebas se consideraron de calidad baja a muy baja, y la disminución de la categoría se basó en las limitaciones del estudio (riesgo de sesgo), la imprecisión y la falta de uniformidad.

Se necesitan pruebas de más alta calidad para determinar los efectos de las intervenciones de asesoramiento alimentario durante el embarazo. Los futuros ensayos deberían diseñarse para supervisar el cumplimiento, las opiniones y preferencias de las pacientes y deberían tener la potencia estadística para evaluar los efectos sobre los resultados a corto y largo plazo; es necesario que estos ensayos obtengan datos e informen acerca de los resultados centrales para la investigación de la DMG. Se han identificado cinco estudios en curso y cuatro están en espera de clasificación. Se considerarán en la próxima actualización de la revisión.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La diabetes mellitus gestacional (DMG) es una modalidad de diabetes que se presenta durante el embarazo y que puede provocar desenlaces adversos a corto o largo plazo para las madres y sus hijos. Debido a la creciente prevalencia en todo el mundo, es necesario analizar las estrategias, como las intervenciones de asesoramiento alimentario, que podrían prevenir la DMG.

Objetivos: 

Evaluar los efectos de las intervenciones de asesoramiento alimentario para prevenir la DMG y los resultados de salud asociados para las pacientes y sus hijos.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en el registro de ensayos del Grupo Cochrane de Embarazo y Parto (Cochrane Pregnancy and Childbirth Group) (3 enero 2016) y en las listas de referencias de los estudios recuperados.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios (ECA) y cuasialeatorios que analizan los efectos de las intervenciones de asesoramiento alimentario en comparación con ninguna intervención (atención habitual), o con diferentes intervenciones de asesoramiento alimentario. Se consideraron aptos para la inclusión los ECA por grupos, aunque no se identificaron ensayos de este tipo.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión, de forma independiente, evaluaron la elegibilidad de los estudios, extrajeron los datos y evaluaron el riesgo de sesgo de los estudios incluidos. Se verificó la exactitud de los datos. La calidad de las pruebas se evaluó con el enfoque GRADE.

Resultados principales: 

Se incluyeron 11 ensayos con 2786 pacientes y sus hijos, con un riesgo de sesgo global incierto a moderado. Seis ensayos compararon las intervenciones de asesoramiento alimentario con la atención habitual; cuatro compararon el asesoramiento alimentario de índice glucémico (IG) bajo con un IG moderado a alto; uno comparó el asesoramiento alimentario específico (centrado en alto contenido en fibras) con el habitual.

Intervenciones de asesoramiento alimentario versus atención habitual (seis ensayos)

Si se tienen en cuenta los resultados primarios, se observó una tendencia a favor de una reducción en la DMG en las pacientes que recibieron asesoramiento alimentario en comparación con la atención habitual (cociente de riesgos [CR] promedio 0,60; intervalo de confianza del 95%: 0,35 a 1,04; cinco ensayos, 1279 mujeres; Tau² = 0,20; I² = 56%; P = 0,07; GRADE: pruebas de muy baja calidad); el análisis de subgrupos indicó un mayor efecto del tratamiento para las pacientes con sobrepeso y obesidad que recibieron asesoramiento alimentario. Si bien no se observaron diferencias evidentes respecto de la preeclampsia (CR 0,61; IC del 95%: 0,25 a 1,46; dos ensayos, 282 mujeres; GRADE: pruebas de baja calidad) se observó una disminución en la hipertensión inducida por el embarazo en las pacientes que recibieron asesoramiento alimentario (CR 0,30; IC del 95%: 0,10 a 0,88; dos ensayos, 282 mujeres; GRADE: pruebas de baja calidad). Un ensayo informó la mortalidad perinatal; y no se registraron muertes (GRADE: pruebas de muy baja calidad). Ninguno de los ensayos informó un tamaño grande para la edad gestacional ni morbimortalidad neonatal.

Para los resultados secundarios, no se observaron diferencias evidentes respecto de la cesárea (CR promedio 0,98; IC del 95%: 0,78 a 1,24; cuatro ensayos, 1194 mujeres; Tau² = 0,02; I² = 36%; GRADE: pruebas de baja calidad) ni traumatismo perineal (CR 0,83; IC del 95%: 0,23 a 3,08; un ensayo, 759 mujeres; GRADE: pruebas de muy baja calidad). Las pacientes que recibieron asesoramiento alimentario aumentaron menos de peso durante el embarazo (diferencia de medias [DM] -4,70 kg, IC del 95%: -8,07 a -1,34; cinco ensayos, 1336 mujeres; Tau² = 13,64; I² = 96%; GRADE: pruebas de baja calidad); el resultado debería interpretarse con cierta cautela debido a una cantidad considerable de heterogeneidad. No se observaron diferencias evidentes para la mayoría de los resultados secundarios informados, como la adiposidad de la niñez/adultez (grosor del pliegue cutáneo a los seis meses) (DM -0,10 mm, IC del 95%: -0,71 a 0,51; un ensayo, 132 niños; GRADE: pruebas de baja calidad). Las pacientes que recibieron asesoramiento alimentario tuvieron una menor puntuación de bienestar entre las semanas 14 y 28, bajaron más de peso a los tres meses y tuvieron menos probabilidades de presentar intolerancia a la glucosa (un ensayo).

Los ensayos no informaron otros resultados secundarios, en especial los relacionados con la salud a largo plazo y la utilización y los costos de los servicios sanitarios. No se pudieron evaluar los siguientes resultados usando GRADE: depresión postparto; diabetes tipo 2 materna; hipoglucemia neonatal; diabetes tipo 2 infantil/adulta; y discapacidad neurosensorial.

Asesoramiento alimentario de IG bajo versus asesoramiento alimentario de IG moderado a alto (cuatro ensayos)

Si se tienen en cuenta los resultados primarios, no se observaron diferencias evidentes en los riesgos de DMG (CR 0,91; IC del 95%: 0,63 a 1,31; cuatro ensayos, 912 mujeres; GRADE: pruebas de baja calidad) ni tamaño grande para la edad gestacional (CR 0,60; IC del 95%: 0,19 a 1,86; tres ensayos, 777 lactantes; Tau² = 0,61; P = 0,07; I² = 62%; GRADE: pruebas de muy baja calidad) entre los grupos de asesoramiento alimentario de IG bajo y de IG moderado a alto. Los ensayos no informaron los siguientes resultados: trastornos hipertensivos del embarazo; mortalidad perinatal; mortalidad y morbilidad neonatal.

No se observaron diferencias evidentes para el parto por cesárea (CR 1,27; IC del 95%: 0,79 a 2,04; dos ensayos, 201 mujeres; GRADE: pruebas de muy baja calidad) ni para el aumento del peso gestacional (DM -1,23 kg, IC del 95%: -4,08 a 1,61; cuatro ensayos, 787 mujeres; Tau² = 7,31; I² = 90%; GRADE: pruebas de muy baja calidad), ni para otros resultados secundarios informados.

Los ensayos no informaron la mayoría de los resultados secundarios como los relacionados con la salud a largo plazo, así como los costos y la utilización de los servicios sanitarios. No se pudieron evaluar los siguientes resultados usando GRADE: traumatismo perineal; depresión postparto; diabetes tipo 2 materna; hipoglucemia neonatal; adiposidad de la niñez/adultez; diabetes tipo 2; y discapacidad neurosensorial.

Asesoramiento alimentario con alto contenido en fibra versus asesoramiento alimentario habitual (un ensayo)

El único ensayo de esta comparación informó datos de dos resultados secundarios. No se observaron diferencias evidentes entre los grupos de asesoramiento alimentario con alto contenido en fibra y habitual para la glucemia media (después de una prueba oral de tolerancia a la glucosa a las 35 semanas) y para el peso al nacer.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save