Aripiprazol versus antipsicóticos típicos para la esquizofrenia

La esquizofrenia es una enfermedad mental grave, crónica y recurrente, con una prevalencia de por vida a nivel mundial de aproximadamente el 1%.

Los antipsicóticos "típicos" de primera generación como la clorpromazina y el haloperidol han sido los pilares del tratamiento y han proporcionado una respuesta al tratamiento para la mayoría de las personas con esquizofrenia, en forma de reducción de los episodios psicóticos o de disminución en la gravedad de la enfermedad. Sin embargo, una proporción de personas aún no responde adecuadamente a la medicación antipsicótica. Adicionalmente, los antipsicóticos se asocian con efectos adversos graves que a menudo pueden comprometer el cumplimiento con la medicación e incrementar la incidencia de recaídas.

El aripiprazol es uno de los nuevos fármacos antipsicóticos de tercera generación, los denominados estabilizadores del sistema dopamina-serotonina. El aripiprazol no es significativamente diferente de los fármacos típicos (haloperidol, perfenacina, clorpromazina) con respecto a la eficacia. Tiene un perfil favorable de efectos adversos. Presenta un riesgo significativamente menor de causar síntomas extrapiramidales, hiperprolactinemia, glucemia elevada o taquicardia sinusal. Con el aripiprazol ocurren náuseas y mareos con más frecuencia. Lo anterior indica una ventaja significativa sobre los fármacos típicos en cuanto a la tolerabilidad. Podría ser más efectivo para alentar el cumplimiento que otros fármacos utilizados en el tratamiento de la esquizofrenia.

Conclusiones de los autores: 

El aripiprazol no difiere mucho de los fármacos antipsicóticos típicos con respecto a la eficacia; sin embargo, presenta ventajas significativas en cuanto a la tolerabilidad. Se necesitan ensayos controlados aleatorios pragmáticos a corto, medio y largo plazo, con un informe claro, para replicar y validar estos hallazgos y determinar la posición del aripiprazol en la práctica clínica diaria.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

El aripiprazol es un fármaco antipsicótico relativamente nuevo, del cual se dice es el prototipo de una tercera generación moderna de antipsicóticos; los llamados estabilizadores del sistema dopamina-serotonina. En esta revisión se analiza la diferencia en eficacia y tolerancia del aripiprazol con respecto a los antipsicóticos típicos.

Objetivos: 

Evaluar los efectos de aripiprazol comparado con otros antipsicóticos típicos en personas con esquizofrenia y psicosis similares a la esquizofrenia.

Estrategia de búsqueda (: 

Se buscó en el Registro de Ensayos del Grupo Cochrane de Esquizofrenia (Cochrane Schizophrenia Group) (noviembre de 2007), el cual se basa en búsquedas frecuentes de BIOSIS, CENTRAL, CINAHL, EMBASE, MEDLINE y PsycINFO. Se examinaron las referencias de todos los estudios identificados en busca de ensayos adicionales. Se estableció contacto con las compañías farmacéuticas pertinentes, las agencias que aprueban los fármacos y los autores de los ensayos para obtener información adicional.

Criterios de selección: 

Se incluyeron todos los ensayos aleatorios que comparaban el aripiprazol con los antipsicóticos típicos en personas con esquizofrenia o psicosis similares a la esquizofrenia.

Obtención y análisis de los datos: 

Se extrajeron los datos de forma independiente. Para los datos dicotómicos, se calcularon los riesgos relativos (RR) y sus intervalos de confianza (IC) del 95% en base a un análisis del tipo intención de tratar (intention-to-treat analysis), según un modelo de efectos aleatorios. Cuando fue apropiado se calcularon los números necesarios para tratar/dañar (NNT/NND). Para los datos continuos, se calcularon la diferencias de medias ponderadas (DMP), nuevamente en base a un modelo de efectos aleatorios. Se estableció contacto con los representantes de Bristol Myers Squibb pharmaceuticals (RU) en busca de datos adicionales.

Resultados principales: 

Se incluyeron nueve ensayos aleatorios que incluyeron 3122 personas y compararon aripiprazol con fármacos antipsicóticos típicos. Ningún estudio informó recaída, la medida de resultado primaria de interés de esta revisión. La deserción fue alta en los estudios y el informe de los datos fue deficiente. Los participantes que recibieron aripiprazol fueron comparables a los que recibieron fármacos típicos en cuanto a la mejoría del estado global y el estado mental. El aripiprazol proporcionó un beneficio significativo sobre los antipsicóticos típicos en cuanto a una menor ocurrencia de síntomas extrapiramidales (n = 968, tres ECA; RR 0,46; IC: 0,3 a 0,9; NNT 13; IC: 17 a 10), y particularmente sobre la acatisia (n =897, tres ECA; RR 0,39; IC: 0,3 a 0,6; NNT 11; IC: 14 a 9). Un número menor de pacientes del grupo que recibió aripiprazol presentó hiperprolactinemia (n = 300; un ECA; RR 0,07; IC: 0,03 a 0,2; NNT 2; IC: 3 a 1). El aripiprazol presentó un riesgo menor de taquicardia sinusal (n = 289, un ECA; RR 0,09; IC: 0,01 a 0,8; NNT 22; IC: 63 a 13) y visión borrosa (n = 308, un ECA; RR 0,19; IC: 0,1 a 0,7; NNT 14; IC: 25 a 10); pero aumentó el riesgo de ocurrencia de mareos (n = 957, tres ECA; RR 1,88; IC: 1,1 a 3,2; NND 20; IC: 33 a 14) y náuseas (n = 957; tres ECA; RR 3,03; IC: 1,5 a 6,1; NND 17; IC: 25 a 13). Las tasas de deserción fueron altas en ambos grupos, aunque significativamente más participantes del grupo aripiprazol completaron el estudio a largo plazo (n = 1294, un ECA; RR 0,81; IC: 0,8 a 0,9; NNT 8; IC: 5 a 14).

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save