Tratamiento de mantenimiento con rituximab para pacientes con linfoma folicular

Tratamiento de mantenimiento con rituximab para pacientes con linfoma folicular

El linfoma folicular es un linfoma de células B caracterizado por una respuesta inicial al tratamiento que está generalmente seguida de recidiva y progresión. La mayoría de los pacientes se presentan con la enfermedad avanzada y no pueden curarse. El linfoma de células B expresa el CD20. El rituximab, un anticuerpo monoclonal anti-CD20, es activo contra las células que expresan el CD20. En comparación con la quimioterapia sola, el rituximab en combinación con quimioterapia mejora la supervivencia global cuando se lo utiliza para el tratamiento de inducción (tratamiento diseñado como un primer paso hacia la reducción del número de células cancerosas) para los pacientes con linfoma indolente recién diagnosticado o en recidiva. Los ensayos clínicos demostraron que una supervivencia libre de eventos con mejoría era inconsistente con respecto a la supervivencia global (por todas las causas). Se procura evaluar los efectos del tratamiento de mantenimiento con rituximab en la supervivencia global en pacientes con linfoma folicular.

Diseño del estudio: revisión y metanálisis sistemático de cinco ensayos controlados aleatorios (1056 pacientes).
Contribución: los pacientes con linfoma folicular y carga tumoral alta bajo tratamiento de mantenimiento con rituximab tuvieron mejor supervivencia global y control de la enfermedad, pero más infecciones que los pacientes que no recibieron rituximab.
Implicaciones: el tratamiento de mantenimiento con rituximab debe agregarse al tratamiento estándar de pacientes con linfoma folicular en recidiva o resistente al tratamiento después de un tratamiento de inducción exitoso.
Limitaciones: la variabilidad en las pautas de tratamiento entre los ensayos excluyó la decisión del régimen de mantenimiento con rituximab óptimo. Un ensayo comparó el tratamiento de mantenimiento con rituximab con el rituximab en la progresión de la enfermedad para los pacientes con carga tumoral baja y encontró que las dos opciones son equivalentes.
Las investigaciones futuras deben centrarse en:
el efecto del tratamiento de mantenimiento con rituximab en comparación con el rituximab en la progresión;
definir qué pacientes se benefician más con el rituximab, según la carga de la enfermedad, la puntuación pronóstica, el tipo de regimenes de quimioterapia usados para la inducción y la inclusión del rituximab en la inducción; y
la duración óptima del tratamiento de mantenimiento, así como de su esquema.
Ambos ensayos controlados aleatorios y los ensayos de observación deben tener un seguimiento más prolongado para evaluar la toxicidad del rituximab a largo plazo y evaluar los resultados de la calidad de vida.

Conclusiones de los autores: 

El tratamiento de mantenimiento con rituximab debe agregarse al tratamiento estándar de los pacientes con linfoma folicular resistente al tratamiento o en recidiva después de un tratamiento de inducción exitoso. El fármaco debe administrarse como cuatro infusiones semanales cada seis meses o como una única infusión cada dos a tres meses. Los ensayos controlados aleatorios futuros deben explorar el efecto de diferentes protocolos de tratamiento de mantenimiento con rituximab en la supervivencia global.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

El rituximab, un anticuerpo monoclonal anti-CD20, en combinación con quimioterapia mejora la supervivencia global en comparación con la quimioterapia sola cuando se lo utiliza como tratamiento de inducción para pacientes con linfoma indolente recién diagnosticado o en recidiva. Los ensayos controlados aleatorios demostraron que el tratamiento de mantenimiento con rituximab prolonga la supervivencia libre de progresión, pero faltan pruebas del efecto en la supervivencia global.

Objetivos: 

Evaluar los efectos del tratamiento de mantenimiento con rituximab en la supervivencia global en pacientes con linfoma folicular.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas electrónicas en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials, CENTRAL) (The Cochrane Library 2007, número 2), PubMed (junio 2007), EMBASE (junio 2007), LILACS (junio 2007), bases de datos d ensayos en curso y actas de congresos relevantes. Se buscaron las referencias de los ensayos identificados y se contactó al revisor principal de cada ensayo incluido.

Criterios de selección: 

Los ensayos controlados aleatorios que compararon el tratamiento de mantenimiento con rituximab con la observación, el tratamiento en la recidiva (ningún tratamiento de mantenimiento), u otro tratamiento de mantenimiento.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores evaluaron, de forma independiente, la calidad de cada ensayo y extrajeron los datos de los ensayos incluidos. Se calcularon y se agruparon el cociente de riesgos instantáneos, los riesgos relativos (RR) con intervalos de confianza (IC) del 95% según el modelo de efectos fijos.

Resultados principales: 

Se incluyeron en la revisión cinco ensayos que incluían a 1056 pacientes adultos. Cuatro ensayos (895 pacientes) se incluyeron en el análisis de la supervivencia global. Los pacientes tratados con rituximab como tratamiento de mantenimiento tenían una supervivencia global significativamente mejor en comparación con la observación sola (CRI 0,53; IC del 95%: 0,38 a 0,73).

Tools
Information
Share/Save