Vacunas para la profilaxis de las infecciones virales en pacientes con neoplasias hematológicas

Esta traducción está desactualizada. Por favor, haga clic aquí para ver la versión en inglés más reciente de esta revisión.

Las infecciones virales causan enfermedades significativas e incluso la muerte en los pacientes con neoplasia hematológica. En la revisión sistemática actual de ensayos controlados aleatorios (ECA) se procuró evaluar la eficacia y la seguridad de las vacunas virales en estos pacientes. El resultado primario predefinido fue la incidencia de la infección tratada. Los resultados secundarios fueron la mortalidad debida a la infección viral, la mortalidad por todas las causas, la incidencia de las complicaciones, la incidencia de la infección viral grave, la tasa de hospitalización, la respuesta inmunitaria in vitro y la frecuencia de efectos adversos. Se incluyeron ocho ECA. Estos ensayos evaluaron la vacuna contra el virus varicela-zóster (VZV) inactivado con calor (dos ensayos), las vacunas contra la influenza (cinco ensayos) y la vacuna contra el poliovirus inactivo (IPV) (un ensayo). No hubo ECA sobre otras vacunas virales (hepatitis A, hepatitis B, sarampión, parotiditis, rubéola). Sólo los dos ensayos sobre la vacuna contra el VZV informaron el resultado primario predefinido. Todos los ensayos informaron algunos de los resultados secundarios predefinidos. Se halló que la vacuna contra el VZV inactivo podría reducir la gravedad del herpes zóster cuando se administra antes y después del trasplante de células madre en adultos con linfoma o leucemia. La vacuna contra la influenza inactiva podría reducir las infecciones de las vías respiratorias inferiores y superiores y la hospitalización en los adultos con mieloma múltiple que reciben quimioterapia, o los niños con leucemia o linfoma dentro de los dos años posteriores a la quimioterapia. Sin embargo, la calidad de las pruebas no es alta. Los efectos adversos locales ocurren con frecuencia con las vacunas, aunque los efectos adversos graves parecen poco frecuentes. Se necesitan ECA adicionales de alta calidad para aclarar los beneficios y los regímenes óptimos de las vacunas virales para los pacientes con neoplasia hematológica.

Conclusiones de los autores: 

La vacuna contra el VZV inactivo podría reducir la gravedad del zóster en los adultos receptores de SCT. La vacuna contra la influenza inactiva podría reducir las infecciones respiratorias y la hospitalización en los adultos con mieloma múltiple o los niños con leucemia o linfoma. Sin embargo, la calidad de las pruebas es baja. Los efectos adversos locales ocurren frecuentemente. Se necesitan ECA adicionales de alta calidad.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Las infecciones virales causan morbilidad y mortalidad significativa en los pacientes con neoplasias hematológicas. Aún no puede precisarse si las vacunaciones virales en estos pacientes son apoyadas por pruebas convincentes.

Objetivos: 

Se procuró determinar la eficacia y la seguridad de las vacunas virales en pacientes con neoplasias hematológicas.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (CENTRAL), MEDLINE, EMBASE, CINAHL (junio 2010), en listas de referencias de artículos relevantes, resúmenes de reuniones científicas y se contactó con los fabricantes de la vacuna.

Criterios de selección: 

Se incluyeron los ensayos controlados aleatorios (ECA) que evaluaban las vacunas virales en pacientes con neoplasias hematológicas.

Obtención y análisis de los datos: 

Se utilizó el riesgo relativo (RR) para los datos binarios y la diferencia de medias (DM) para los datos continuos. El resultado primario fue la incidencia de infección. Los resultados secundarios fueron: la mortalidad, la incidencia de complicaciones y la infección viral grave, la hospitalización, la respuesta inmunitaria y los efectos adversos. Se utilizó el modelo de efectos fijos en los metanálisis.

Resultados principales: 

Se incluyeron ocho ECA, con 305 pacientes en los grupos de intervención y 288 en los grupos de control. Estos ensayos evaluaron la vacuna contra el virus varicela-zóster (VZV) inactivado con calor (dos ensayos), las vacunas contra la influenza (cinco ensayos) y la vacuna contra el poliovirus inactivo (IPV) (un ensayo). El riesgo de sesgo fue elevado en siete ensayos y moderado en uno.

La vacuna contra el VZV podría reducir el herpes zóster en comparación con ninguna vacuna (RR 0,54; IC del 95%: 0,3 a 1,0; p = 0,05), pero no de forma estadísticamente significativa. La vacunación también demostró la eficacia en la respuesta inmunitaria pero con frecuencia provocó efectos adversos locales. Un ensayo informó la puntuación de gravedad del zóster, que favorecía la vacunación (DM 2,6; IC del 95%: 0,94 a 4,26; p = 0,002).

Dos ECA compararon la vacuna contra la influenza inactiva con ninguna vacuna e informaron un menor riesgo de infecciones de las vías respiratorias inferiores (RR 0,39; IC del 95%: 0,19 a 0,78; p = 0,008) y hospitalización (RR 0,17; IC del 95%: 0,09 a 0,31; p

El ensayo de la IPV que comparó la vacunación que comenzaba a los 6 versus 18 meses después del trasplante de células madre (SCT) no halló diferencias significativas en la seroconversión.

Share/Save