Intervenciones en el lugar de trabajo para el tratamiento del asma ocupacional

Esta traducción está desactualizada. Por favor, haga clic aquí para ver la versión en inglés más reciente de esta revisión.

El asma ocupacional es la enfermedad respiratoria relacionada con el trabajo que se notifica con mayor frecuencia en muchos países. Se define como el asma que es causado por una exposición específica en el lugar de trabajo a ciertas sustancias y no por factores externos al lugar de trabajo. Según una revisión reciente, el riesgo atribuible a la población de asma de aparición en la edad adulta a causa de exposiciones laborales es del 17,6%. El asma ocupacional puede llevar al deterioro de la calidad de vida, ausentismo por enfermedad y mayores costos para el paciente, el empleador y la sociedad. En varios documentos y revisiones se ha informado que la supresión temprana de la exposición es importante en el pronóstico del asma ocupacional, pero no es universalmente aceptada como una parte importante del tratamiento.

Se incluyeron 21 artículos en esta revisión, que informaban sobre 29 estudios de tres intervenciones diferentes con 1447 participantes. Quince estudios compararon trabajadores que fueron retirados de la exposición con trabajadores que siguieron estando expuestos. En seis estudios, se comparó la reducción de la exposición con la exposición continua y en otros ocho estudios se comparó el retiro de los trabajadores de la exposición con la reducción de la exposición. Los resultados fueron los síntomas de asma y la función pulmonar durante el seguimiento. La calidad general de los estudios fue muy baja. Tanto la supresión como la reducción de la exposición redujeron los síntomas de asma de forma significativa pero la supresión fue más efectiva. La función pulmonar mejoró significativamente después de la supresión pero no después de la reducción de la exposición. Sin embargo, la supresión de la exposición dio lugar a un riesgo mucho mayor de desempleo y una mayor disminución de los ingresos. Por lo tanto, sigue siendo incierto cuánto mejor es la supresión de la exposición en comparación con la reducción de la exposición; además, el beneficio de la mejoría de los síntomas debe sopesarse con el riesgo mucho mayor de pérdida del empleo y disminución de los ingresos.

Se requieren otros ensayos controlados aleatorios para determinar qué intervenciones reducen de manera más efectiva el impacto del asma ocupacional.

Conclusiones de los autores: 

Hay pruebas de muy baja calidad de que la supresión de la exposición mejora los síntomas del asma y la función pulmonar en comparación con la exposición continua.

La reducción de la exposición también mejora los síntomas, pero parece no ser tan efectiva como la supresión completa.

Sin embargo, la supresión de la exposición se asocia con un mayor riesgo de desempleo, mientras que la reducción de la exposición no. Debe sopesarse el beneficio clínico de la supresión o reducción de la exposición y el mayor riesgo de desempleo. Se requieren estudios mejores para identificar qué intervenciones concebidas para reducir la exposición aportan más beneficios.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

El impacto de las intervenciones en el lugar de trabajo sobre el resultado de asma ocupacional no ha sido bien comprendido.

Objetivos: 

Evaluar la efectividad de las intervenciones en el lugar de trabajo sobre el resultado de asma ocupacional.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (CENTRAL); MEDLINE; EMBASE; NIOSHTIC-2; CISDOC y HSELINE hasta febrero 2011.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios, estudios controlados tipo antes y después (before and after studies) y series de tiempo interrumpido de intervenciones en el lugar de trabajo para el asma ocupacional.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores evaluaron de forma independiente la calidad y la elegibilidad de los ensayos y extrajeron los datos.

Resultados principales: 

Se incluyeron 21 estudios controlados tipo antes y después con 1447 participantes que informaron 29 comparaciones.

En 15 estudios, se comparó la supresión de la exposición con la exposición continua. La supresión aumentó la probabilidad de informar la ausencia de síntomas (cociente de riesgos [CR] 21,42; intervalo de confianza [IC] del 95%: 7,20 a 63,77), mejoró el volumen espiratorio forzado (% VEF1) (diferencia de medias [DM] 5,52 puntos porcentuales; IC del 95%: 2,99 a 8,06) y disminuyó la hiperreactividad bronquial no específica (diferencia de medias estandarizada [DME] 0,67; IC del 95%: 0,13 a 1,21).

En seis estudios, se comparó la reducción de la exposición con la exposición continua. La reducción aumentó la probabilidad de informar la ausencia de síntomas (CR 5,35; IC del 95%: 1,40 a 20,48) pero no afectó el % VEF1 (DM 1,18 puntos porcentuales; IC del 95%: -2,96 a 5,32).

En ocho estudios, la supresión de la exposición se comparó con la reducción de la exposición. La supresión aumentó la probabilidad de informar la ausencia de síntomas (CR 39,16; IC del 95%: 7,21 a 212,83) pero no afectó el % VEF1 (DM 1,16 puntos porcentuales; IC del 95%: -7,51 a 9,84).

Dos estudios informaron que se incrementó el riesgo de desempleo después de la supresión de la exposición en comparación con la reducción de la exposición (CR 14,3; IC del 95%: 2,06 a 99,16). Tres estudios reportaron pérdidas de ingresos de aproximadamente el 25% después de la supresión de la exposición.

La calidad general de las pruebas fue baja.

Share/Save