Fármacos antipsicóticos para la dependencia de cocaína

Esta traducción está desactualizada. Por favor, haga clic aquí para ver la versión en inglés más reciente de esta revisión.

La dependencia de cocaína en general se asocia con problemas médicos, psicológicos y sociales para el individuo y con problemas de salud pública para la comunidad. Las personas que consumen cumplen un rol en la propagación de enfermedades infecciosas como el SIDA, la hepatitis y la tuberculosis, el delito, la violencia y la exposición neonatal a la droga. Los fármacos antidepresivos, los anticonvulsivos como carbamazepina y los antagonistas dopaminérgicos para ayudar a detener el consumo de cocaína no son apoyados por las pruebas de revisiones Cochrane. También se ha considerado el uso de agentes antipsicóticos, en particular debido a que la cocaína puede inducir alucinaciones y paranoia similares a la psicosis.
Cuando se agruparon los resultados de los ensayos que compararon fármacos antipsicóticos con placebo, éstos no presentaron beneficios para la reducción de la dependencia de cocaína. Los revisores identificaron siete ensayos controlados con 293 adultos; con una edad media de 40 años. Los estudios se realizaron en EE.UU. en ámbitos hospitalarios y ambulatorios y tuvieron una duración de cinco a 168 días (media 61 días). Seis ensayos asignaron al azar a participantes para que recibieran un fármaco antipsicótico o placebo; el séptimo comparó olanzapina con haloperidol. Los fármacos antipsicóticos usados fueron la risperidona (tres estudios, 1 a 4 mg/día); la olanzapina (tres estudios, 10 mg/día); y el haloperidol (dos estudios, 4 a 10 mg/día). El tratamiento con risperidona redujo el número de personas que abandonaron el tratamiento (tres estudios, 144 participantes; riesgo relativo 0,77; rango 0,77 a 0,98); en los estudios individuales la olanzapina y el haloperidol mostraron mejores resultados que el placebo, pero los resultados provienen de estudios muy pequeños como para ser concluyentes (34 participantes) y (31 participantes) respectivamente. La información sobre la aceptabilidad del tratamiento en cuanto a los efectos secundarios, la abstinencia del consumo de cocaína y los síntomas de abstinencia fue limitada. La calidad metodológica del número pequeño de ensayos identificados fue buena pero el número de participantes fue pequeño y se usaron varias maneras para informar los resultados.

Conclusiones de los autores: 

Aunque es necesario obrar con cautela al evaluar los resultados de un número limitado de ensayos clínicos pequeños, en la actualidad, no hay pruebas que apoyen el uso de fármacos antipsicóticos para el tratamiento de la dependencia de cocaína. Además, la mayoría de los estudios incluidos no informaron resultados útiles sobre medidas de resultado importantes como los efectos secundarios, el consumo de cocaína durante el tratamiento y el deseo compulsivo de consumirla. Para poder responder las urgentes demandas por parte de los médicos, los pacientes, las familias y la comunidad de un tratamiento adecuado para la dependencia de cocaína, deben diseñarse investigaciones aleatorias de mayor tamaño sobre los resultados relevantes y que aporten datos para permitir la comparación de resultados entre los estudios. Además deben realizarse esfuerzos para investigar la eficacia de otros tipos de fármacos, como los anticonvulsivos, que se usan actualmente en la práctica clínica.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La dependencia de cocaína es un problema de salud pública caracterizado por la reincidencia y un sinnúmero de complicaciones médicas y psicosociales. La dependencia de cocaína sigue siendo un trastorno para el que no existe un tratamiento farmacológico de eficacia comprobada, aunque los avances considerables en la neurobiología de esta adicción pueden guiar el desarrollo futuro de los fármacos

Objetivos: 

Evaluar la eficacia y la aceptabilidad de fármacos antipsicóticos para la dependencia de cocaína

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en las siguientes fuentes: MEDLINE (1966 hasta octubre 2006), EMBASE (1980 hasta octubre 2006), CINAHL (1982 hasta octubre 2006), Registro Especializado del Grupo Cochrane de Drogas y Alcohol (Cochrane Drug and Alcohol Group) (octubre 2006). También se realizaron búsquedas en las listas de referencias de los ensayos, las principales fuentes electrónicas de ensayos en curso (National Research Register, meta-Register of Controlled Trials; Clinical Trials.gov) y las actas de congresos que probablemente contienen ensayos relevantes para la revisión.
Todas las búsquedas también incluyeron literatura en idiomas diferentes al inglés.

Criterios de selección: 

Todos los ensayos controlados aleatorios y ensayos clínicos controlados que se centraron en el uso de cualquier fármaco antipsicótico para la dependencia de cocaína

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de forma independiente evaluaron los trabajos, extrajeron los datos y evaluaron la calidad metodológica

Resultados principales

Se incluyeron siete pequeños estudios (293 participantes): los fármacos antipsicóticos estudiados fueron la risperidona, la olanzapina y el haloperidol. No se encontraron diferencias significativas para ninguna de las medidas al comparar cualquier fármaco antipsicótico con placebo. Se encontró que la risperidona era superior al placebo para disminuir el número de abandonos; cuatro estudios, 178 participantes, riesgo relativo (RR) 0,77 (IC del 95%: 0,77 a 0,98). La mayoría de los estudios incluidos no informaron resultados útiles sobre medidas de resultado importantes como los efectos secundarios, el consumo de cocaína durante el tratamiento y el deseo compulsivo de consumirla. Los resultados sobre la olanzapina y el haloperidol provienen de estudios demasiado pequeños como para arrojar resultados concluyentes.

Conclusiones de los autores

Aunque es necesario obrar con cautela al evaluar los resultados de un número limitado de ensayos clínicos pequeños, en la actualidad, no hay pruebas que apoyen el uso de fármacos antipsicóticos para el tratamiento de la dependencia de cocaína. Además, la mayoría de los estudios incluidos no informaron resultados útiles sobre medidas de resultado importantes como los efectos secundarios, el consumo de cocaína durante el tratamiento y el deseo compulsivo de consumirla. Para poder responder las urgentes demandas por parte de los médicos, los pacientes, las familias y la comunidad de un tratamiento adecuado para la dependencia de cocaína, deben diseñarse investigaciones aleatorias de mayor tamaño sobre los resultados relevantes y que aporten datos para permitir la comparación de resultados entre los estudios. Además deben realizarse esfuerzos para investigar la eficacia de otros tipos de fármacos, como los anticonvulsivos, que se usan actualmente en la práctica clínica.

Esta revisión debería citarse como:Amato L, Minozzi S, Pani PP, Davoli MLa Biblioteca Cochrane PlusThe Cochrane Library
Resultados principales: 

Se incluyeron siete pequeños estudios (293 participantes): los fármacos antipsicóticos estudiados fueron la risperidona, la olanzapina y el haloperidol. No se encontraron diferencias significativas para ninguna de las medidas al comparar cualquier fármaco antipsicótico con placebo. Se encontró que la risperidona era superior al placebo para disminuir el número de abandonos; cuatro estudios, 178 participantes, riesgo relativo (RR) 0,77 (IC del 95%: 0,77 a 0,98). La mayoría de los estudios incluidos no informaron resultados útiles sobre medidas de resultado importantes como los efectos secundarios, el consumo de cocaína durante el tratamiento y el deseo compulsivo de consumirla. Los resultados sobre la olanzapina y el haloperidol provienen de estudios demasiado pequeños como para arrojar resultados concluyentes.

Share/Save