Cirugía o radioterapia para el cáncer del cuello uterino en estadios iniciales tipo adenocarcinoma

El cáncer del cuello uterino en estadios iniciales de tipo frecuente, el carcinoma escamocelular, tiene el mismo pronóstico después de la cirugía que de la radioterapia primarias. Para el cáncer del cuello uterino del tipo de células glandulares (adenocarcinoma), se recomienda la cirugía. La segunda mejor opción para las pacientes que no son aptas para la cirugía es la quimiorradiación. Para las pacientes con sospecha de ganglios linfáticos positivos, la quimiorradiación es probablemente la primera elección.

Conclusiones de los autores: 

Se recomienda la cirugía para el AC del cuello uterino en estadios iniciales en pacientes cuidadosamente estadiadas. La quimiorradiación primaria continúa siendo la segunda mejor alternativa para las pacientes que no son aptas para cirugía; la quimiorradiación es probablemente la primera elección en las pacientes con ganglios linfáticos positivos (sospecha en RM o PET-CT). Desde la última versión de esta revisión no se encontraron nuevos estudios. En 2017, datos de seguimiento a los 20 años confirmaron estos resultados.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Para el carcinoma escamocelular del cuello uterino en estadios iniciales, el resultado es similar después de la cirugía primaria o de la radioterapia primaria. Hay informes de que este no es el caso para el adenocarcinoma (AC) del cuello uterino en estadios iniciales y algunos estudios han informado de que el desenlace es mejor después de la cirugía primaria. No hay revisiones sistemáticas acerca de cirugía versus quimiorradiación en el tratamiento del cáncer del cuello uterino.

Objetivos: 

Los objetivos de esta revisión fueron comparar la efectividad y la seguridad de la cirugía primaria para el AC del cuello uterino en estadios iniciales con la radioterapia o la quimiorradiación primarias.

Métodos de búsqueda: 

Se realizaron búsquedas en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials, CENTRAL) Número 3, 2009, MEDLINE (desde 1950 hasta la quinta semana de julio de 2009), EMBASE (desde 1980 hasta la semana 32 de 2009), y también se buscó la función "artículos relacionados" de PubMed y la Web of Science. También se verificaron las listas de referencias de artículos. Para esta actualización, las búsquedas se volvieron a ejecutar en junio de 2012: CENTRAL número 6, 2012, Registro especializado del Grupo Cochrane de Cáncer ginecológico (Cochrane Gynaecological Cáncer Specialised Register) junio de 2012, MEDLINE de 2009 a la segunda semana de junio de 2012 y Embase de 2009 a la semana 24 de 2012. Recientemente se volvieron a ejecutar las búsquedas en noviembre de 2020: CENTRAL número 11, 2020; MEDLINE hasta la segunda semana de noviembre de 2020; y EMBASE hasta la semana 47 de 2020.

Criterios de selección: 

Se incluyeron los estudios de tratamiento de pacientes con AC del cuello uterino en estadios iniciales. El tratamiento incluyó cirugía, cirugía seguida de radioterapia, radioterapia y quimiorradiación.

Obtención y análisis de los datos: 

Se seleccionaron 43 estudios mediante la estrategia de búsqueda y 30 fueron excluidos. Se consideraron doce estudios para su inclusión. Excepto un ensayo controlado aleatorizado (ECA), todos los otros estudios fueron estudios de cohortes retrospectivos con calidad metodológica variable y tuvieron las limitaciones de un estudio retrospectivo. No fue posible la comparación de los resultados de estos estudios retrospectivos debido a las diferencias en las estrategias terapéuticas. En la búsqueda de noviembre de 2020 sólo se identificaron los datos de seguimiento del único estudio incluido.

Resultados principales: 

El análisis de un subgrupo de un ECA demostró que la cirugía para el AC de cuello uterino en estadios iniciales fue mejor que la radioterapia. Sin embargo, la mayoría de las pacientes operadas requirió radioterapia adyuvante, que se asocia con mayor morbilidad. Además, la radioterapia en este estudio no fue óptima, y la cirugía no se comparó con quimiorradiación, que actualmente se recomienda en la mayoría de los centros. Finalmente, las técnicas de imagen modernas (resonancia magnética [RM] y la tomografía por emisión de positrones / tomografía computarizada [PET-CT]) permiten una mejor selección de pacientes y pueden identificar a las pacientes con ganglios negativos para cirugía más fácilmente, y así reducir el riesgo de "doble dificultad" causado por la cirugía y la radioterapia adyuvante.

Notas de traducción: 

La traducción de las revisiones Cochrane ha sido realizada bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad del Gobierno de España. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con comunica@cochrane.es.

Tools
Information
Share/Save