Drenaje abdominal sistemático para la resección hepática no complicada

No existen pruebas que apoyen el uso sistemático de drenaje después de una resección hepática

El uso de drenaje abdominal después de las resecciones hepáticas programadas es controvertido. El fundamento de insertar un drenaje en el abdomen es prevenir las colecciones de líquido en el abdomen y detectar hemorragias y pérdidas biliares posoperatorias. La revisión de cinco ensayos clínicos con 465 pacientes no pudo presentar pruebas que apoyen el uso de drenaje. Sin embargo, los intervalos de confianza son amplios y puede haberse pasado por alto la reducción de la tasa de complicaciones infecciosas y respiratorias de no realizar drenaje En lo que se refiere a la infección de la herida, la probabilidad de contraer una infección prácticamente se duplica si se aplica un drenaje con succión, en comparación con ningún drenaje. Sería conveniente que se realizaran más ensayos aleatorios, ya que brindarían apreciaciones adicionales sobre las implicaciones del uso de drenaje con respecto a grupos específicos de pacientes y distintos tipos de cirugía.

Conclusiones de los autores: 

No existen pruebas que apoyen el uso sistemático de drenaje después de una resección hepática sin complicaciones.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Las principales razones para la inserción de un drenaje después de las resecciones hepáticas programadas son (i) la prevención de la colección de líquido subfrénico o subhepático; (ii) la identificación y control de hemorragias posoperatorias; (iii) la identificación y el drenaje de cualquier pérdida biliar; y (iv) la prevención de la acumulación de líquido ascítico en pacientes con cirrosis. Sin embargo, existen informes que sostienen que el uso de drenaje incrementa las tasas de complicaciones.

Objetivos: 

Evaluar los beneficios y los daños del drenaje abdominal sistemático en las resecciones hepáticas programadas.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en el Registro de Ensayos Controlados del Grupo Cochrane Hepatobiliar (Cochrane Hepato-Biliary Group Controlled Trials Register), en el Cochrane Central Register of Controlled Trials (CENTRAL) en The Cochrane Library, MEDLINE, EMBASE y en Science Citation Index Expanded hasta marzo 2007.

Criterios de selección: 

Se incluyeron todos los ensayos aleatorios que comparaban drenaje abdominal y ningún drenaje en adultos sometidos a resección hepática programada. También se incluyeron ensayos aleatorios que comparaban diferentes tipos de drenaje en adultos sometidos a resección hepática programada.

Obtención y análisis de los datos: 

Se recopilaron los datos sobre las características del ensayo, la calidad metodológica de los ensayos, la mortalidad, la morbilidad, la tasa de conversión, el tiempo quirúrgico y la estancia hospitalaria de cada ensayo. Se analizaron los datos tanto con el modelo de efectos fijos como con el modelo de efectos aleatorios, mediante el software estadístico de Colaboración Cochrane RevMan Analysis. Para cada resultado se calculó el odds ratio (OR) con intervalos de confianza (IC) del 95% (sobre la base del análisis por intención de tratar [intention to treat analysis]) mediante la combinación de los conjuntos de datos del ensayo con el modelo de efectos fijos o el modelo de efectos aleatorios, según resultara apropiado.

Resultados principales

Drenaje versus no drenaje
Se incluyeron cinco ensayos con 465 pacientes asignados al azar: 234 al grupo de drenaje y 231 al grupo sin drenaje. Tres de los cinco ensayos fueron de alta calidad metodológica. No hubo diferencias estadísticamente significativas entre los dos grupos en ninguno de los resultados (mortalidad, colecciones intraabdominales que requirieron una nueva cirugía, colecciones intraabdominales infectadas, infección de la herida, pérdida ascítica y estancia hospitalaria) cuando se adoptó el modelo de efectos aleatorios.

Drenaje abierto versus drenaje cerrado
Un ensayo clínico aleatorio de baja calidad metodológica que comparaba drenaje abierto con drenaje cerrado (186 pacientes) reveló una menor incidencia de colecciones intraabdominales infectadas, complicaciones torácicas y estancia hospitalaria en el grupo de drenaje cerrado.

Conclusiones de los autores

No existen pruebas que apoyen el uso sistemático de drenaje después de una resección hepática sin complicaciones.

Esta revisión debería citarse como:Gurusamy KS, Samraj K, Davidson BRLa Biblioteca Cochrane PlusThe Cochrane Library
Resultados principales: 

Drenaje versus no drenaje
Se incluyeron cinco ensayos con 465 pacientes asignados al azar: 234 al grupo de drenaje y 231 al grupo sin drenaje. Tres de los cinco ensayos fueron de alta calidad metodológica. No hubo diferencias estadísticamente significativas entre los dos grupos en ninguno de los resultados (mortalidad, colecciones intraabdominales que requirieron una nueva cirugía, colecciones intraabdominales infectadas, infección de la herida, pérdida ascítica y estancia hospitalaria) cuando se adoptó el modelo de efectos aleatorios.

Drenaje abierto versus drenaje cerrado
Un ensayo clínico aleatorio de baja calidad metodológica que comparaba drenaje abierto con drenaje cerrado (186 pacientes) reveló una menor incidencia de colecciones intraabdominales infectadas, complicaciones torácicas y estancia hospitalaria en el grupo de drenaje cerrado.

Tools
Information
Share/Save