Progesterona para la prevención de la preeclampsia y sus complicaciones

No existe ninguna prueba convincente de que la administración de la hormona progesterona a embarazadas ayudará a las mujeres y a los recién nacidos a evitar los problemas de preeclampsia

La preeclampsia es una complicación grave del embarazo que se presenta aproximadamente en 2% a 8% de las mujeres. Ésta se identifica por una presión arterial elevada y proteínas en la orina, pero a menudo las mujeres no presentan síntomas al inicio. A través de la constricción de los vasos sanguíneos de la placenta, la preeclampsia puede interferir con el paso de alimentos y oxígeno al recién nacido, por lo que inhibe el crecimiento del feto y provoca que el mismo nazca demasiado pronto. Las mujeres pueden presentar trastornos en el riñón, el hígado, el cerebro y el sistema de la coagulación. Una teoría antigua establecía la posible asociación de la preeclampsia a una escasez de progesterona y, por lo tanto, se sugirió que proporcionar progesterona a las mujeres durante el embarazo podría ayudarlas a evitar la preeclampsia. El estudio encontró dos ensayos que incluían a 296 mujeres. No hubo datos suficientes para poder establecer si la progesterona era útil, y hubo poca información sobre los posibles resultados adversos. Debido a las pruebas adicionales más recientes, ahora se piensa que esta teoría no tiene una buena fundamentación para ser analizada. Por lo tanto, la progesterona no se debe usar en el embarazo para tratar de reducir la incidencia de preeclampsia, aunque se podría probar su posible utilidad en otras situaciones.

Conclusiones de los autores: 

No existen pruebas suficientes para establecer conclusiones fiables sobre los efectos de la progesterona en la prevención de la preeclampsia y sus complicaciones. Por consiguiente, no se debería utilizar la progesterona con este fin en la práctica clínica actual. A menos que surjan hipótesis nuevas y verosímiles para la función de la progesterona en el desarrollo de la preeclampsia, es poco probable que se prioricen otros ensayos sobre el tema.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

En el pasado, la progesterona ha sido considerada para la prevención de la preeclampsia y sus complicaciones. Aunque los progestágenos no se usan con este fin, en la práctica clínica actual, sigue siendo pertinente evaluar las pruebas sobre sus posibles beneficios y daños.

Objetivos: 

Evaluar los efectos de la progesterona durante el embarazo sobre el riesgo de desarrollar la preeclampsia y sus complicaciones.

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizaron búsquedas en el Registro Especializado de Ensayos Controlados del Grupo Cochrane de Embarazo y Parto (Cochrane Pregnancy and Childbirth Group) (abril de 2006), el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials, CENTRAL) (The Cochrane Library 2006, número 2), y EMBASE (desde 1974 hasta agosto de 2005).

Criterios de selección: 

Se incluyeron los ensayos aleatorios que evalúan la progesterona u otro progestágeno durante el embarazo para la prevención de la preeclampsia y sus complicaciones.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión evaluaron de forma independiente los estudios para su inclusión y extrajeron los datos.

Resultados principales: 

Se incluyeron dos ensayos de calidad incierta (296 mujeres). Estos ensayos compararon las inyecciones de progesterona con ninguna progesterona. No hubo pruebas suficientes para demostrar alguna diferencia clara entre los dos grupos en el riesgo de preeclampsia (un ensayo, 128 mujeres; riesgo relativo [RR]: 0,21; intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,03 a 1,77), muerte del recién nacido (dos ensayos, 296 mujeres; RR: 0,72; IC del 95%: 0,21 a 2,51), parto prematuro (un ensayo, 168 mujeres; RR: 1,10; IC del 95%: 0,33 a 3,66), recién nacidos pequeños para la edad gestacional (un ensayo, 168 mujeres; RR: 0,83; IC del 95%: 0,19 a 3,57) o defectos congénitos graves (un ensayo, 168 mujeres; RR: 1,65; IC del 95%: 0,28 a 9,62). No hubo casos informados de masculinización de los recién nacidos de sexo femenino (un ensayo, 128 mujeres).

En un ensayo se informó un seguimiento a largo plazo de los niños, pero los datos se excluyen de la revisión ya que 54% se perdió durante el seguimiento al año de edad, y 80% a los 16 años.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save