Analgesia para las pacientes con neoplasia intraepitelial cervical sometidas a colposcopia

Esta traducción está desactualizada. Por favor, haga clic aquí para ver la versión en inglés más reciente de esta revisión.

El tratamiento de la NIC suele realizarse en un consultorio externo de colposcopia para eliminar las células precancerosas del cuello uterino. Por lo general involucra la extracción de las células del cuello uterino con un asa que se calienta con una corriente eléctrica (diatermia) o un rayo láser, o la destrucción de las células anormales con métodos de congelación (crioterapia). Este procedimiento puede provocar dolor. La finalidad de esta revisión es determinar qué método de alivio del dolor, si es necesario, debe utilizarse durante el tratamiento de colposcopia cervical. Se identificaron 17 ensayos, los cuales informaron diferentes modalidades de analgesia antes, durante y después de la colposcopia. Las pruebas de dos ensayos pequeños indicaron que las pacientes tratadas con colposcopia sufrieron menos dolor y menos pérdida de sangre si en el cuello uterino se inyectaba una combinación de un anestésico local y un fármaco para constreñir (estrechar) los vasos sanguíneos, en comparación con placebo. Aunque la mayoría de las guías recomiendan tomar analgésicos orales (como ibuprofeno) antes del tratamiento del cuello uterino en el consultorio de colposcopia, las pruebas de dos ensayos pequeños no demostraron que esta práctica alivie el dolor durante el procedimiento. La mayoría de las pruebas en este campo son de calidad baja o moderada y la investigación futura puede cambiar estos resultados.

Además, no se pudo obtener pruebas sobre la dosis del anestésico local ni el método de administración del anestésico local en el cuello uterino. Se necesitan ensayos de alta calidad con un número suficiente de participantes que proporcionen los datos necesarios para estimar estos efectos.

Conclusiones de los autores: 

Sobre la base de dos ensayos pequeños, no hubo diferencias significativas en el alivio del dolor en las pacientes que recibieron analgésicos orales versus placebo o ningún tratamiento (129 pacientes; DM -3,51; IC del 95%: -10,03 a 3,01). Se considera que la calidad de esta evidencia es de baja a moderada. En la práctica clínica habitual, la inyección intracervical de anestésicos locales junto con un vasoconstrictor (lidocaína más adrenalina o prilocaína más felipresina) parece ser la analgesia óptima para el tratamiento. Sin embargo, se deben realizar ensayos adicionales de buena calidad y con un adecuado poder estadístico que proporcionen los datos necesarios para estimar la eficacia de los analgésicos orales, la dosis de anestésicos locales y la vía de administración óptimas.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Las lesiones precancerosas del cuello uterino (neoplasia intraepitelial cervical [NIC]) suelen tratarse con procedimientos escisionales o ablativos. En el Reino Unido, las guías de detección cervical del NHS indican que más del 80% de los tratamientos deben realizarse en el ámbito ambulatorio (consultorios de colposcopia). Además, estas guías indican que siempre debe aplicarse analgesia antes de los tratamientos con rayos láser o escisionales. Actualmente se utilizan diversas estrategias de analgesia que pueden aliviar el dolor durante estos procedimientos.

Objetivos: 

El objetivo de esta revisión era evaluar si la administración de analgesia alivió el dolor durante la colposcopia y en el período postoperatorio.

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizaron búsquedas en el Registro Especializado del Grupo de Revisión Cochrane de Cáncer Ginecológico, el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (CENTRAL - mayo de 2011) (2011, Número 2), MEDLINE (1950 hasta la semana 2 de mayo de 2011), EMBASE (1980 hasta la semana 20 de 2011) en busca de estudios con cualquier diseño sobre analgesia para el tratamiento colposcópico. También se buscó en los registros de ensayos clínicos, los resúmenes de reuniones científicas, las listas de referencias de los estudios incluidos y se estableció contacto con expertos en el campo.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios (ECA) que comparen todos los tipos de analgesia antes, durante o después del tratamiento ambulatorio del cuello uterino, en pacientes adultas con NIC sometidas a escisión con asa diatérmica, ablación láser, escisión láser o criocirugía en el ámbito de consultorios ambulatorios de colposcopia.

Obtención y análisis de los datos: 

De forma independiente, se evaluó la eligibilidad de los estudios, se extrajeron los datos y se evaluó el riesgo de sesgo. Se entraron los datos en RevMan y se verificó su exactitud por duplicado. Cuando fue posible, los resultados se expresaron como puntuaciones de dolor medias y error estándar de la media con intervalos de confianza (IC) del 95%, además los datos se sintetizaron en un metanálisis.

Resultados principales: 

Se incluyeron 17 ECA (1567 mujeres) de diversa calidad metodológica en la revisión. Estos ensayos compararon diversas intervenciones con el objetivo de aliviar el dolor en las pacientes que recibieron tratamiento para el NIC, incluida la inyección cervical con lidocaína sola, lidocaína con adrenalina, prilocaína con felipresina, analgésicos orales (antiinflamatorios no esteroideos [AINE]), analgesia inhalatoria (mezcla de gases de isoflurano y desflurano), lidocaína en spray, cocaína en spray, aplicación local de gel de benzocaína, crema de lidocaína-prilocaína (crema EMLA) y neuroestimulación eléctrica transcutánea (TENS).

La mayoría de las comparaciones se limitaron a análisis de un solo ensayo y no tenían el poder estadístico necesario para detectar diferencias en las puntuaciones de dolor entre los tratamientos que pudieron o no haber estado presentes. No hubo diferencias significativas en la analgesia entre las pacientes que recibieron infiltración anestésica local (lidocaína al 2%; administrada como inyección cervical directa o paracervical) y un placebo de solución salina (2 ensayos; 130 mujeres; DM -13,74; IC del 95%: -34,32 a 6,83). Sin embargo, cuando se combinó el anestésico local con un vasoconstrictor (un ensayo utilizó lidocaína combinada con adrenalina mientras que el segundo ensayo usó prilocaína combinada con felipresina), hubo significativamente menos dolor (en las puntuaciones analógicas visuales) en comparación con la ausencia de tratamiento (2 ensayos; 95 mujeres; DM -23,73; IC del 95%: -37,53 a -9,93). Al comparar dos preparados de anestésico local más un vasoconstrictor, la prilocaína combinada con felipresina no difirió de la lidocaína combinada con adrenalina respecto del efecto sobre el control del dolor (1 ensayo; 200 mujeres; DM -0,05; IC del 95%: -0,26 a 0,16). Si bien la puntuación media de pérdida de sangre observada fue menor con lidocaína más adrenalina (1,33 ± 1,05) en comparación con prilocaína más felipresina (1,74 ± 0,98), la diferencia no fue clínicamente significativa ya que las puntuaciones globales de ambos grupos fueron bajas (1 ensayo; 200 mujeres; DM -0,41; IC del 95%: 0,13 a 0,69). La inhalación de una mezcla de gases (isoflurano y desflurano) además de la inyección cervical estándar con prilocaína más felipresina redujo significativamente el dolor durante el procedimiento de escisión con asa diatérmica de la zona de transformación (LLETZ, por sus siglas en inglés) (1 ensayo; 389 mujeres; DM -7,20; IC del 95%: -12,45 a -1,95). La lidocaína más ornipresina redujo significativamente la pérdida de sangre medida (1 ensayo; 100 mujeres; DM -8,75; IC del 95%: -10,43 a -7,07) y disminuyó la duración del tratamiento (1 ensayo; 100 mujeres; DM -7,72; IC del 95%: -8,49 a -6,95) en comparación con la infiltración cervical con lidocaína sola.

Un metanálisis no halló diferencias estadísticamente significativas en el dolor con las puntuaciones analógicas visuales entre las pacientes que recibieron analgésicos orales y las que recibieron placebo (2 ensayos; 129 mujeres; DM -3,51; IC del 95%: -10,03 a 3,01; Análisis 6,1).

El spray de cocaína se asoció con una intensidad significativamente menor del dolor (1 ensayo; 50 mujeres; DM -28; IC del 95%: -37,86 a -18,14) y una menor pérdida de sangre (1 ensayo; 50 mujeres; DM -0,04; IC del 95%: 0 a 0,70) que con placebo.

No se informaron eventos adversos graves en ninguno de los ensayos, además la mayoría de los ensayos poseían un riesgo de sesgo moderado o elevado (n = 12).

Share/Save