Suplementos nutritivos para las personas que reciben tratamiento para la tuberculosis activa

Los investigadores de Cochrane realizaron una revisión de los efectos de los suplementos nutricionales para las personas que están siendo tratadas por tuberculosis. Después de buscar estudios pertinentes hasta el 4 de febrero de 2016, se incluyeron 35 estudios pertinentes con 8283 participantes. Sus hallazgos se resumen a continuación.

¿Qué es la tuberculosis activa y cómo pueden funcionar los suplementos nutricionales?

La tuberculosis es una infección bacteriana que afecta más comúnmente a los pulmones. La mayoría de las personas que se infectan nunca desarrollan síntomas ya que su sistema inmunológico logra controlar la bacteria. La tuberculosis activa se produce cuando la infección ya no es contenida por el sistema inmunológico, y los síntomas típicos son tos, dolor torácico, fiebre, sudores nocturnos, pérdida de peso y, a veces, tos con sangre. El tratamiento consiste en una combinación de antibióticos, que deben tomarse durante al menos seis meses.

Los pacientes con tuberculosis suelen estar desnutridas, y las personas desnutridas corren un mayor riesgo de desarrollar tuberculosis al estar debilitado su sistema inmunológico. Los suplementos nutricionales podrían ayudar a las personas a recuperarse de la enfermedad fortaleciendo su sistema inmunológico y mejorando el aumento de peso y la fuerza muscular, permitiéndoles volver a una vida activa. Una buena nutrición requiere una ingesta diaria de macronutrientes (carbohidratos, proteínas y grasas) y micronutrientes (vitaminas y minerales esenciales).

Lo que dice la investigación

Efecto del suministro de suplementos nutricionales a las personas que reciben tratamiento para la tuberculosis

Actualmente se desconoce si el suministro de alimentos gratuitos a los pacientes de tuberculosis, en forma de comidas calientes o paquetes de raciones, reduce la muerte o mejora la curación (evidencia de calidad muy baja). Sin embargo, es probable que mejore el aumento de peso en algunos entornos (evidencia de calidad moderada), y puede mejorar la calidad de vida (evidencia de calidad baja).

La administración habitual de suplementos de multimicronutrientes puede tener poco o ningún efecto en las muertes de personas VIH negativas con tuberculosis (evidencia de baja calidad) o personas VIH positivas que no están tomando tratamiento antirretroviral (evidencia de calidad moderada). Actualmente se desconoce si los suplementos de micronutrientes tienen algún efecto sobre los resultados del tratamiento de la tuberculosis (evidencia de calidad muy baja), pero es posible que no tengan ningún efecto sobre el aumento de peso (evidencia de calidad baja). Ningún estudio ha evaluado el efecto sobre la calidad de vida.

Los niveles de vitamina A en el plasma parecen aumentar después de iniciar el tratamiento de la tuberculosis, independientemente de la administración de suplementos. Por el contrario, la administración de suplementos probablemente mejora los niveles plasmáticos de zinc, vitamina D, vitamina E y selenio, pero no se ha demostrado que esto tenga beneficios clínicamente importantes. A pesar de los múltiples estudios sobre la administración de suplementos de vitamina D en diferentes dosis, no se han demostrado beneficios estadísticamente significativos en la conversión del esputo.

Conclusiones de los autores

Los suplementos alimenticios o energéticos pueden mejorar el aumento de peso durante la recuperación de la tuberculosis en algunos entornos, pero actualmente no hay evidencia de que mejoren los resultados del tratamiento de la tuberculosis. Tampoco existen actualmente evidencia fiable de que la suplementación habitual de las cantidades diarias recomendadas tenga beneficios clínicos.

Conclusiones de los autores: 

En la actualidad no hay suficientes investigaciones para saber si el suministro habitual de alimentos gratuitos o suplementos energéticos mejora los resultados del tratamiento de la tuberculosis, pero es probable que mejore el aumento de peso en algunos contextos.

Aunque los niveles en sangre de algunas vitaminas pueden ser bajos en las personas que empiezan el tratamiento de la tuberculosis activa, actualmente no hay evidencia fiable de que la suplementación rutinaria de las cantidades diarias recomendadas tenga beneficios clínicos.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La tuberculosis y la malnutrición están vinculadas en una relación compleja. La tuberculosis puede causar desnutrición por el aumento de las demandas metabólicas y la disminución de la ingesta, y las deficiencias nutricionales pueden empeorar la enfermedad o retrasar la recuperación deprimiendo importantes funciones inmunológicas. En la actualidad, no existe una orientación nutricional basada en evidencia para los adultos y niños que reciben tratamiento para la tuberculosis.

Objetivos: 

Evaluar los efectos de los suplementos nutricionales orales en las personas que están siendo tratadas con tratamiento farmacológico antituberculosos para la tuberculosis activa.

Métodos de búsqueda: 

Se realizaron búsquedas en el Registro Especializado del Grupo Cochrane de Enfermedades Infecciosas (Cochrane Infectious Disease Group), en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (CENTRAL; Número 1, 2016), MEDLINE (desde 1946 hasta el 4 de febrero de 2016), EMBASE (desde 1980 hasta el 4 de febrero de 2016), LILACS (desde 1982 hasta el 4 de febrero de 2016), el metaRegistro de Ensayos Controlados (mRCT), la Plataforma de Registro Internacional de Ensayos Clínicos (ICTRP) de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Indian Journal of Tuberculosis hasta el 4 de febrero de 2016, y se verificaron las listas de referencias de todos los estudios incluidos.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorizados que compararon cualquier suplemento nutricional oral administrado durante al menos cuatro semanas con ninguna intervención nutricional, placebo o asesoramiento dietético sólo para las personas que están siendo tratadas por tuberculosis activa. Los principales resultados de interés fueron la muerte por todas las causas y la curación a los seis y doce meses.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión seleccionaron de forma independiente los ensayos para su inclusión, y extrajeron los datos y evaluaron el riesgo de sesgo en los ensayos incluidos. Los resultados se presentaron como riesgo relativo (RR) para las variables dicotómicas y diferencias de medias (DM) para las variables continuas, con intervalos de confianza (IC) del 95%. En los casos en que procedía, se agruparon los datos de los ensayos con intervenciones y resultados similares. Se evaluó la calidad de la evidencia utilizando el enfoque de la Clasificación de la Evaluación de Recomendaciones, Desarrollo y Evaluación (GRADE).

Resultados principales: 

Treinta y cinco ensayos, que incluían 8283 participantes, cumplieron los criterios de inclusión de esta revisión.

Suplementos de macronutrientes

Seis ensayos evaluaron el suministro de alimentos gratuitos o de suplementos de alta energía. Sólo dos ensayos midieron la ingesta dietética total, y en ambos ensayos la intervención aumentó el consumo de calorías en comparación con los controles.

Los ensayos disponibles fueron demasiado pequeños para probar o excluir de manera fiable los beneficios clínicamente importantes sobre la mortalidad (RR 0,34; IC del 95%: 0,10 a 1,20; cuatro ensayos, 567 participantes, evidencia de calidad muy baja), la curación (RR 0,91; IC del 95%: 0,59 a 1,41; un ensayo, 102 participantes, evidencia de calidad muy baja) o la finalización del tratamiento (datos no agrupados; dos ensayos, 365 participantes, evidencia de calidad muy baja).

La administración de suplementos probablemente produce un modesto aumento de peso durante el tratamiento de la tuberculosis activa, aunque esto no se observó de manera consistente en todos los ensayos (datos no agrupados; cinco ensayos, 883 participantes, evidencia de calidad moderada). Dos estudios pequeños aportan alguna evidencia de que la calidad de vida también puede mejorar, pero los ensayos fueron demasiado pequeños para tener mucha confianza en el resultado (datos no agrupados; dos ensayos, 134 participantes, evidencia de calidad baja).

Suplementos de micronutrientes

Seis ensayos evaluaron la administración de suplementos con micronutrientes múltiples en dosis de hasta 10 veces la ingesta dietética de referencia, y 18 ensayos evaluaron la administración de suplementos con micronutrientes simples o dobles.

La administración sistemática de suplementos de multimicronutrientes puede tener poco o ningún efecto sobre la mortalidad en las personas VIH negativas con tuberculosis (RR 0,86; IC del 95%: 0,46 a 1,6; cuatro ensayos, 1.219 participantes, evidencia de calidad baja), o en las personas VIH positivas que no están recibiendo tratamiento antirretroviral (RR 0,92; IC del 95%: 0,69 a 1,23; tres ensayos, 1.429 participantes, evidencia de calidad moderada). No hay evidencia suficiente para saber si la administración de suplementos mejora la curación (ningún ensayo), la finalización del tratamiento (RR 0,99; IC del 95%: 0,95 a 1,04; un ensayo, 302 participantes, evidencia de calidad muy baja), o la proporción de personas que siguen siendo positivas para el esputo durante las primeras ocho semanas (RR 0,92; IC del 95%: 0,63 a 1,35; dos ensayos, 1020 participantes, evidencia de calidad muy baja). Sin embargo, la administración de suplementos puede tener poco o ningún efecto sobre el aumento de peso durante el tratamiento (datos no agrupados; cinco ensayos, 2.940 participantes, evidencia de calidad baja), y ningún estudio ha evaluado el efecto sobre la calidad de vida.

Los niveles plasmáticos de vitamina A parecen aumentar tras el inicio del tratamiento de la tuberculosis, independientemente de la administración de suplementos. Por el contrario, la administración de suplementos probablemente mejora los niveles plasmáticos de zinc, vitamina D, vitamina E y selenio, pero no se ha demostrado que esto tenga beneficios clínicamente importantes. Cabe señalar que, a pesar de los múltiples estudios sobre la administración de suplementos de vitamina D en diferentes dosis, no se han demostrado beneficios estadísticamente significativos en la conversión del esputo.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save