Intervenciones en el hogar para prevenir la exposición de los niños al plomo en el hogar

¿Por qué es importante esta revisión?

El envenenamiento por plomo en altos niveles puede causar anemia, daños multiorgánicos, crisis epilépticas, coma y muerte en los niños. En niveles bajos crónicos puede conducir a un deterioro cognitivo, psicológico y neurológico. Los investigadores han estudiado muchas intervenciones formativas y ambientales diferentes en el hogar para prevenir la exposición al plomo en los niños, como la educación de los padres, la eliminación del polvo de plomo o los trabajos de reparación en el hogar. Sin embargo, no está claro si estas intervenciones funcionan para prevenir la exposición al plomo en los niños y en qué medida lo hacen.

¿Quién estará interesado en esta revisión?

- Padres y cuidadores que quieren prevenir la exposición doméstica al plomo en los niños.

- Profesionales de la salud y responsables de la toma de decisiones que se interesan por los métodos para prevenir la exposición al plomo en el hogar en los niños.

¿Qué preguntas pretende contestar esta revisión?

Se buscaba averiguar si las intervenciones formativas o ambientales en el hogar, o las combinaciones de ambas, son eficaces para prevenir o reducir la exposición al plomo en el hogar en niños de hasta 18 años de edad. El objetivo era observar las mejoras en el desarrollo cognitivo y neuroconductual, las reducciones en los niveles de plomo en la sangre y los niveles de polvo de plomo en el hogar.

¿Qué estudios se incluyeron en la revisión?

Se realizaron búsquedas en las bases de datos hasta mayo de 2016 de ensayos controlados aleatorizados, o ECA (en los que los participantes se asignan al azar a grupos de tratamiento y control, en este caso con un grupo que no recibe ninguna intervención y otro u otros grupos que sí la reciben) y cuasialeatorizados (en los que los niños se asignan a grupos con métodos que no son estrictamente aleatorizados). Se encontraron 14 estudios con 2643 niños que investigaron intervenciones formativas o ambientales, o una combinación de ambas, para reducir la exposición al plomo doméstico en los niños. Los niños de todos los estudios eran menores de seis años. Trece estudios tuvieron lugar en zonas urbanas de Norteamérica, y uno fue en Australia. La mayoría de los estudios se realizaron en zonas de baja condición socioeconómica. Los niños y las niñas estuvieron representados por igual en todos los estudios. La duración de la intervención osciló entre 3 y 24 meses en 12 estudios, y dos estudios realizaron una intervención en una sola ocasión. Los períodos de seguimiento oscilaron entre 6 y 48 meses. Las subvenciones de investigación nacionales o internacionales o los gobiernos financiaron 12 estudios, y 2 estudios no informaron sobre sus fuentes de financiación.

¿Qué revela la evidencia de la revisión?

No se encontraron estudios que evaluaran los efectos sobre los resultados cognitivos o neuroconductuales o los eventos adversos en los niños. Todos los estudios informaron sobre los niveles de plomo en la sangre. Los estudios incluidos encontraron que las intervenciones formativas no son eficaces para reducir los niveles de plomo en la sangre de los niños pequeños; la calidad de esta evidencia fue de moderada a alta. Las intervenciones de control del polvo pueden dar lugar a poca o ninguna diferencia en los niveles de plomo en la sangre; sin embargo, es posible que las investigaciones futuras cambien estos resultados porque la calidad de la evidencia fue de moderada a baja para estas intervenciones. En la actualidad no hay evidencia suficiente de que las intervenciones de reducción de suelos o de combinación de éstas reduzcan los niveles de plomo en la sangre, por lo que es necesario realizar más estudios al respecto.

¿Qué debe suceder a continuación?

Se necesita más investigación para averiguar qué es efectivo para prevenir la exposición de los niños al plomo. Deberían realizarse estudios en diferentes grupos socioeconómicos de los países de ingresos altos, medios y bajos para considerar cómo funcionan las intervenciones en contextos conformados por diferentes niveles de industrialización o reglamentos de seguridad ambiental y de salud ocupacional.

Conclusiones de los autores: 

Sobre la base de los conocimientos actuales, las intervenciones formativas en los hogares son ineficaces para reducir los niveles de plomo en la sangre de los niños como medida de salud de la población. Las intervenciones de control del polvo pueden dar lugar a poca o ninguna diferencia en los niveles de plomo en la sangre (la calidad de la evidencia fue de moderada a baja, lo que significa que es probable que las investigaciones futuras cambien estos resultados). En la actualidad no hay evidencia suficiente para sacar conclusiones sobre la efectividad de las intervenciones de reducción de la contaminación del suelo o de combinación de ellas. Ningún estudio informó sobre resultados cognitivos o de comportamiento neurológico o eventos adversos. Estos resultados relevantes para el paciente habrían sido de gran interés para sacar conclusiones para la práctica.

Es necesario realizar más ensayos para establecer la intervención más eficaz para prevenir la exposición al plomo. Los elementos clave de estos ensayos deberían incluir estrategias para reducir las múltiples fuentes de exposición al plomo simultáneamente utilizando niveles empíricos de eliminación de polvo. También es necesario que los ensayos se realicen en países de ingresos bajos y medios y en diferentes grupos socioeconómicos de los países de ingresos altos.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

El envenenamiento por plomo se asocia con el deterioro físico, cognitivo y neurológico de los niños, y en los ensayos se han ensayado muchas intervenciones domésticas para prevenir la exposición al plomo. Ésta es una actualización de la revisión original publicada por primera vez en 2008.

Objetivos: 

Evaluar los efectos de las intervenciones domésticas para prevenir o reducir la exposición al plomo en los niños, medidos por las mejoras en el desarrollo cognitivo y neuroconductual, las reducciones en los niveles de plomo en la sangre y las reducciones en los niveles de plomo en el polvo doméstico.

Métodos de búsqueda: 

En mayo de 2016 se hicieron búsquedas en CENTRAL, Ovid MEDLINE, Embase, otras nueve bases de datos y dos registros de ensayos: la Plataforma de Registro Internacional de Ensayos Clínicos de la Organización Mundial de la Salud (WHO ICTRP) y ClinicalTrials.gov. También se verificaron las listas de referencia de los estudios pertinentes y se estableció contacto con expertos para encontrar estudios no publicados.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorizados (ECA) y cuasialeatorizados de intervenciones formativas o ambientales domésticas, o combinaciones de intervenciones para prevenir la exposición al plomo en niños (desde el nacimiento hasta los 18 años de edad), en los que los investigadores informaron al menos una medida de resultado estandarizada.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores examinaron de forma independiente todos los estudios elegibles para su inclusión, evaluaron el riesgo de sesgo y extrajeron los datos. Se contactó con los autores de los ensayos para obtener la información que faltaba. La calidad de la evidencia se evaluó mediante los criterios GRADE.

Resultados principales: 

Se incluyeron 14 estudios con 2643 niños: 13 ECA (con 2.565 niños) y un ensayo cuasialeatorizado (con 78 niños). Los niños de todos los estudios eran menores de seis años. Trece estudios tuvieron lugar en zonas urbanas de Norteamérica, y uno fue en Australia. La mayoría de los estudios se realizaron en zonas de baja condición socioeconómica. Las niñas y los niños estuvieron representados por igual en todos los estudios. La duración de la intervención osciló entre 3 y 24 meses en 12 estudios, mientras que 2 estudios realizaron intervenciones en una sola ocasión. Los períodos de seguimiento oscilaron entre 6 y 48 meses. Tres ECA tuvieron un bajo riesgo de sesgo en todos los dominios evaluados. Se calificó dos ECA y un cuasi ECA como de alto riesgo de sesgo de selección y seis ECA como de alto riesgo de sesgo de desgaste. En cuanto a las intervenciones formativas, se calificó la calidad de la evidencia como alta para los niveles de plomo en sangre continuos y moderada para todos los demás resultados. En el caso de las intervenciones ambientales, se evaluó la calidad de la evidencia de moderada a baja. Las subvenciones de investigación nacionales o internacionales o los gobiernos financiaron 12 estudios, mientras que los otros 2 no informaron sobre sus fuentes de financiación.

No se informó de ningún estudio sobre resultados cognitivos o de comportamiento neurológico. Ningún estudio informó sobre eventos adversos en niños. Todos los estudios informaron sobre los resultados de los niveles de plomo en la sangre.

Se agruparon los estudios en subgrupos según su tipo de intervención. Se realizó metanálisis de datos tanto continuos como dicotómicos para subgrupos cuando fue apropiado. Las intervenciones formativas no fueron eficaces para reducir los niveles de plomo en la sangre (continuo: diferencia media (DM) 0,02, intervalo de confianza (IC) del 95%: -0,09 a 0,12, I² = 0%; 5 estudios; N = 815; evidencia de alta calidad (log transformado); dicotómico ≥ 10.0 µg/dL (≥ 0,48 µmol/L): riesgo relativo (RR) 1,02, IC del 95%: 0,79 a 1,30; I² = 0%; 4 estudios; N = 520; evidencia de calidad moderada; dicotómicos ≥ 15,0 µg/dL (≥ 0,72 µmol/L): RR 0,60, IC del 95%: 0,33 a 1,09; I² = 0%; 4 estudios; N = 520; evidencia de calidad moderada). El metanálisis para el subgrupo de control de polvo tampoco encontró evidencia de efectividad en los niveles de plomo en la sangre (continuo: DM -0,15, IC del 95% -0,42 a 0,11; I² = 90%; 3 estudios; N = 298; evidencia de baja calidad (log transformado); dicotómico ≥ 10,0 µg/dL (≥ 0,48 µmol/L): RR 0,93, IC del 95%: 0,73 a 1,18; I² = 0; 2 estudios; N = 210; evidencia de calidad moderada; dicotómicos ≥ 15,0 µg/dL (≥ 0,72 µmol/L): RR 0,86, IC del 95%: 0,35 a 2,07; I² = 56%; 2 estudios; N = 210; evidencia de baja calidad). Después de ajustar el subgrupo de control de polvo para la agrupación en el meta-análisis, no se encontró ninguna evidencia de efectividad. No se pudieron agrupar los estudios que utilizaban grupos de intervención de reducción del suelo (eliminación y sustitución) y de combinación en un metanálisis debido a las diferencias sustanciales entre los estudios, y se desconoce la generalización o la reproducibilidad de los resultados de estos estudios. Por lo tanto, actualmente no hay evidencia suficiente para aclarar si la reducción del suelo o una combinación de intervenciones reduce los niveles de plomo en la sangre.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save