Programas de crianza para la prevención de lesiones no intencionales en la niñez

Esta revisión consideró si los programas de educación y entrenamiento para padres (denominados programas de crianza) ayudan a proporcionar un ambiente doméstico más seguro y a reducir las lesiones en los niños. Se emprendió la revisión debido a que hay varios factores que pueden aumentar el riesgo de lesiones no intencionales en los niños, como la salud mental de las madres y los problemas de comportamiento en los niños, aunque los padres que asisten a los programas de crianza pueden ayudar en esta situación. Además, es más probable que las lesiones ocurran cuando los padres no pueden predecir la capacidad de un niño de realizar acciones como trepar a los muebles o abrir cerraduras. Los programas de crianza pueden ayudar a los padres a desarrollar expectativas realistas en cuanto al comportamiento del niño de acuerdo a su edad y etapa del desarrollo. Por lo tanto, se deseó evaluar si los programas de crianza reducían el riesgo de lesiones no intencionales en los niños y si los padres proporcionaban un ambiente doméstico más seguro al usar más equipos de seguridad, como puertas de escalera, y adoptaban prácticas seguras como mantener la medicación fuera de alcance.

A partir de las búsquedas de las bases de datos y los sitios web, se encontraron 22 estudios aleatorios y no aleatorios que evaluaron el efecto de los programas de crianza sobre las lesiones en la niñez o la seguridad domiciliaria. Quince de los mismos eran programas de visitas que proporcionaron una diversidad de servicios de apoyo, así como educación o entrenamiento de los padres. Dichos programas fueron proporcionados generalmente a familias en situaciones desfavorables, cuyos niños eran considerados en riesgo de salud deficiente o a los que podrían beneficiarse con apoyo adicional.

Se agruparon los resultados de diez ensayos controlados aleatorios que incluían a un total de 5074 niños y se encontró que los niños de las familias que habían recibido los programas de crianza tenían menos lesiones que los de las familias que no habían recibido los programas. Se agruparon los resultados de tres ensayos controlados aleatorios que midieron la seguridad domiciliaria con la herramienta Home Observation for Measurement of the Environment (HOME). Con un total de 368 niños, los resultados de estos tres estudios no encontraron ninguna diferencia en las puntuaciones HOME entre las familias que recibieron programas de crianza y las que no recibieron el programa. En general, la calidad de los estudios era aceptable.

Se establece la conclusión de que los programas de crianza son efectivos para reducir las lesiones no intencionales en los niños y pueden mejorar la seguridad domiciliaria, en particular en las familias que pueden considerarse ‘en riesgo’, como algunas madres adolescentes o solteras. Merecería la pena que los profesionales de la atención social y sanitaria proporcionaran programas de crianza a las familias.

Conclusiones de los autores: 

Es posible que los programas de crianza, que con mayor frecuencia se administran dentro del hogar a través de intervenciones multifactoriales, sean eficaces para reducir las lesiones durante la niñez. Hay pruebas bastante consistentes de que también mejoran la seguridad domiciliaria. Las pruebas se relacionan principalmente con las intervenciones proporcionadas a familias de poblaciones en situación desfavorable, que están en riesgo de resultados adversos relacionados con la salud infantil o cuyas familias pueden beneficiarse con el apoyo adicional. Se requiere una investigación adicional para explorar los mecanismos que estas intervenciones utilizan para reducir lesiones, las características de los programas de crianza que son necesarias o suficientes para reducir lesiones y la generalización a diferentes grupos de la población.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Los programas de educación y entrenamiento para padres pueden mejorar la salud psicosocial materna, los problemas de conducta de los niños y las prácticas de crianza. Esta revisión evalúa los efectos de los programas de crianza para la reducción de lesiones en niños.

Objetivos: 

Evaluar los efectos de los programas de crianza para la prevención de lesiones no intencionales en los niños menores de 18 años de edad y el aumento de la posesión y el uso de equipos de seguridad y prácticas de seguridad por parte de los padres.

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizaron búsquedasn en CENTRAL, MEDLINE, EMBASE, BIOSIS Preview, PsycINFO, Sociological Abstracts, Social Science Citation Index, CINAHL, ProQuest Dissertations and Theses, ERIC, DARE, ASSIA, Web of Science, SIGLE y en ZETOC. También se realizaron búsquedas manuales de resúmenes en World Conferences on Injury Prevention & Control y la revista Injury Prevention. Las búsquedas se realizaron en enero 2011.

Criterios de selección: 

Se incluyeron ensayos controlados aleatorios (ECA), ensayos controlados no aleatorios y estudios controlados de antes y después (CAD), que evaluaban los programas de crianza administrados a los padres de niños menores de 18 años de edad, y que informaban datos de resultado sobre las lesiones en los niños (no intencionales o intención no especificada), la posesión y el uso de equipos de seguridad o prácticas de seguridad (incluida la escala Home Observation for Measurement of the Environment [HOME] que contenía una evaluación de la seguridad del hogar) por parte de los padres. Se definieron los programas de crianza como los programas que presentan un protocolo, manual o plan de estudios específicos con el objetivo de realizar cambios en el conocimiento, las actitudes o las aptitudes que cubren un número de temas relacionados con la crianza.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores seleccionaron, extrajeron y evaluaron la calidad de los datos de forma independiente. Se estimaron los riesgos relativos (RR) agrupados mediante modelos de efectos aleatorios.

Resultados principales: 

En esta revisión se incluyeron 22 estudios: 16 ECA, dos ensayos controlados no aleatorios, un ensayo parcialmente aleatorio que contenía dos brazos de intervención aleatorios y un brazo de control no aleatorio, dos estudios CBA y un ensayo controlado cuasialeatorio. Se indicó que 17 estudios aportaron intervenciones que incluyeron educación acerca de la crianza y otros servicios de apoyo; se informó que 15 de esos estudios eran programas de visitas domiciliarias y dos eran programas basados en la práctica pediátrica. Dos estudios proporcionaron únicamente programas educativos. Diecinueve estudios incluyeron a familias provenientes de poblaciones en situación socioeconómica desfavorable, que estaban en riesgo de resultados adversos relacionados con los niños o personas que podrían beneficiarse con el apoyo adicional, como madres solteras, madres adolescentes, madres primerizas y madres con dificultades de aprendizaje. Se incluyeron diez ECA con 5074 participantes en el metanálisis, el cual indicó que las familias de la intervención presentaron un riesgo menor estadísticamente significativo de lesiones en comparación con las familias del control (CR 0,83; IC del 95%: 0,73 a 0,94). Los análisis de sensibilidad realizados que incluyeron sólo ECA en bajo riesgo de diversas fuentes de sesgo encontraron que los hallazgos fueron consistentes al incluir sólo los estudios en bajo riesgo de sesgo de detección en cuanto a la evaluación cegada de los resultados y de sesgo de deserción en cuanto al seguimiento de menos del 80% de los participantes en cada brazo. Cuando los análisis se restringieron a los estudios en riesgo bajo de sesgo de selección en cuanto a la ocultación inadecuada de la asignación, el tamaño del efecto ya no fue estadísticamente significativo. Varios estudios encontraron significativamente menos riesgos domésticos desde un punto de vista estadístico o un mayor número de prácticas de seguridad en las familias de la intervención. De diez estudios que informaron las puntuaciones en la escala HOME, los datos de tres ECA se incluyeron en un metanálisis que no encontró pruebas de una diferencia en la calidad del ambiente domiciliario entre los brazos de tratamiento (diferencia de medias 0,57; IC del 95%: -0,59 a 1,72). La mayoría de los estudios que informaron sobre prácticas de seguridad domiciliarias, riesgos domésticos o puntuaciones compuestas de seguridad domiciliaria encontraron efectos estadísticamente significativos que favorecieron a las familias del brazo de intervención. En términos generales, mediante el uso de GRADE, la calidad de las pruebas se consideró moderada.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save