Bisturí versus electrocirugía para las incisiones abdominales

Esta traducción está desactualizada. Por favor, haga clic aquí para ver la versión en inglés más reciente de esta revisión.

Durante las cirugías abdominales, los cirujanos tal vez deban realizar cortes (incisiones) en el cuerpo. Esto puede hacerse ya sea con bisturí o electrocirugía. Un bisturí es un instrumento con una hoja extremadamente filosa que se usa para cortar la piel y el tejido subyacente. La electrocirugía es un método para separar los tejidos empleando electricidad. Se hace pasar una corriente eléctrica por la punta del instrumento. Esto provoca que el tejido tome temperatura rápidamente. A medida que toman temperatura, las células estallan y se vaporizan. El cirujano moverá el instrumento a lo largo del tejido, destruyendo más células, y así se genera un corte o incisión. Los posibles beneficios de la electrocirugía incluyen reducir la cantidad de sangre perdida, una separación seca y rápida de los tejidos, y un menor riesgo para los cirujanos de cortarse accidentalmente. Las desventajas de esta técnica incluyen la posibilidad de una cicatrización deficiente de las heridas, se teme que podrían formarse cicatrices grandes o excesivas, y se cree que podría haber un aumento del riesgo de formación de adherencias. Las adherencias son uniones de tejido potencialmente dolorosas que aparecen entre el sitio de la incisión y los órganos u otras superficies del abdomen.

Esta revisión halló que las incisiones abdominales con electrocirugía podrían ser igual de seguras que con un bisturí, aunque se necesita mayor investigación para establecer conclusiones definitivas. No hubo suficientes pruebas para establecer conclusiones sobre una disminución en la pérdida de sangre, el dolor o el tiempo que lleva realizar el corte.

Conclusiones de los autores: 

Las pruebas actuales indican que realizar una incisión abdominal con electrocirugía puede resultar igual de seguro que con un bisturí. Sin embargo, estas conclusiones se basan en relativamente pocos eventos, por lo que se necesita más investigación. Los efectos relativos de los bisturís y la electrocirugía son inciertos para los resultados de pérdida de sangre, dolor y tiempo de incisión.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Los bisturís o la electrocirugía pueden usarse para realizar incisiones abdominales. Los posibles beneficios de la electrocirugía incluyen la reducción de la pérdida de sangre, una separación seca y rápida del tejido y una disminución del riesgo de heridas cortantes para los cirujanos, aunque existen dudas sobre la cicatrización deficiente de heridas, la cicatrización excesiva y la formación de adherencias.

Objetivos: 

Comparar los efectos en las complicaciones de las heridas con bisturí y electrocirugía para realizar incisiones abdominales.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en el registro especializado del Grupo Cochrane de Heridas (Cochrane Wounds Group) (búsqueda, 24 de febrero de 2012); en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials, CENTRAL) (The Cochrane Library 2012, número 2); Ovid MEDLINE (desde 1950 hasta febrero de 2012, semana 3); Ovid MEDLINE (In-Process & Other Non-Indexed Citations, 23 de febrero de 2012), Ovid EMBASE (desde 1980 hasta 2012, semana 7); y en EBSCO CINAHL (desde 1982 hasta el 17 de febrero de 2012). No se aplicó ninguna restricción de idioma ni de fecha.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios (ECA) que compararan los efectos en las complicaciones de las heridas con electrocirugía versus bisturí para realizar incisiones abdominales. Los participantes del estudio eran pacientes sometidos a una cirugía abdominal abierta mayor, sin considerar la orientación de la incisión (vertical, oblicua o transversa) ni el contexto quirúrgico (cirugía programada o de urgencia). Las incisiones electroquirúrgicas incluyeron las incisiones en las que las capas principales de la pared abdominal, incluidos el tejido subcutáneo y la aponeurosis muscular (una lámina resistente de tejido conectivo que sirve de tendón donde se fijan los músculos), se realizaron con electrocirugía, independientemente de las técnicas empleadas en la incisión de la piel abdominal y el peritoneo. Las incisiones con bisturí incluyeron las incisiones que atravesaron con bisturí todas las capas principales de la pared abdominal, incluida la piel, el tejido subcutáneo y la aponeurosis muscular, sin importar qué técnica se utilizó en el peritoneo abdominal.

Obtención y análisis de los datos: 

Los estudios se evaluaron de manera independiente respecto de la inclusión y el riesgo de sesgo. Un revisor hizo la extracción los datos que fueron verificados por un segundo revisor. Se calculó el cociente de riesgos (CR) y los intervalos de confianza (IC) del 95% para los datos dicotómicos, y la diferencia de medias (DM) y el IC del 95% para los datos continuos. Se examinó la heterogeneidad entre los estudios.

Resultados principales: 

Se incluyeron nueve ECA (1.901 participantes) que mayormente presentaron un riesgo de sesgo incierto debido al informe deficiente. No hubo diferencias estadísticamente significativas en las tasas globales de complicación de las heridas (CR 0,90; IC del 95%: 0,68 a 1,18), ni en las tasas de dehiscencia de la herida (CR 1,04; IC del 95%: 0,36 a 2,98); sin embargo, ambas comparaciones poseen poca potencia estadística y no se puede descartar la posibilidad de un efecto del tratamiento. No hay suficientes pruebas fiables sobre los efectos de la electrocirugía comparada con las incisiones con bisturí en la pérdida de sangre, el dolor y tiempo de incisión.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Share/Save