Evaluación cervical digital repetida en el embarazo para la identificación de las mujeres en riesgo de trabajo de parto prematuro

Esta traducción está desactualizada. Por favor, haga clic aquí para ver la versión en inglés más reciente de esta revisión.

El examen vaginal digital habitual (examen del cuello uterino con un dedo) durante el embarazo para reducir la prevalencia del parto prematuro no está apoyado por pruebas de ensayos controlados aleatorios. El trabajo de parto prematuro a menudo es precedido por cambios en el cuello uterino aunque la mujer no presente síntomas. La detección eficaz y el tratamiento apropiado del riesgo de parto prematuro son fundamentales para mejorar la atención. La evaluación cervical digital repetida es una técnica sencilla de bajo costo que utiliza un guante desechable y se realiza en sólo uno o dos minutos. La misma se ha promovido como una intervención habitual durante el embarazo como una prueba de detección del riesgo de parto prematuro (o sea, el parto que ocurre antes de las 37 semanas de gestación) que puede tratarse luego. Es de uso habitual en muchas partes de Europa, África y en menor grado en los EE.UU.

La revisión incluyó dos ensayos controlados aleatorios donde participaron 7163 embarazadas. El número de mujeres que presentó parto prematuro fue similar con y sin examen vaginal digital repetido cuando no había una indicación médica. Uno fue un ensayo multicéntrico realizado en países donde la intervención era habitual y en países donde no lo era. Entre las causas de inquietud, están el riesgo potencial de infección y parto prematuro a partir del examen vaginal, así como el malestar y la vergüenza para la mujer. No se encontraron pruebas suficientes para evaluar los efectos adversos de la intervención.

Conclusiones de los autores: 

No se encontraron pruebas que apoyen el uso de la evaluación cervical digital repetida (ECDR) en el embarazo para reducir la prevalencia del parto prematuro. No se encontraron pruebas suficientes para evaluar los efectos adversos de la intervención.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La evaluación cervical digital repetida (ECDR, es decir, el examen del cuello uterino con el dedo) se ha promovido como una intervención habitual en el consultorio prenatal como una prueba de detección del riesgo de parto prematuro (parto que ocurre antes de las 37 semanas de gestación).

Objetivos: 

Evaluar el efecto de la evaluación cervical digital repetida durante el embarazo para detectar el riesgo de parto prematuro y de otros efectos adversos para la madre y el neonato.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en el Registro de Ensayos del Grupo Cochrane de Embarazo y Parto (Cochrane Pregnancy and Childbirth Group) (septiembre 2009) y en CENTRAL (The Cochrane Library 2009, número 3).

Criterios de selección: 

Todos los ensayos clínicos aleatorios conocidos que compararan la evaluación cervical digital repetida con el examen interno limitado a la indicación clínica o ningún examen interno. No se han incluido estudios en los cuales la evaluación cervical repetida es sólo un componente de intervenciones complejas dirigidas a disminuir el parto prematuro.

Obtención y análisis de los datos: 

Se evaluó si los estudios relevantes eran apropiados para la inclusión, así como su calidad metodológica, sin tener en cuenta los resultados. Tres autores de la revisión extrajeron los datos. Para realizar todos los análisis de datos, éstos se introdujeron según el principio de intención de tratar. Se calcularon los odds ratios y los intervalos de confianza del 95% para los datos dicotómicos.

Resultados principales: 

Se incluyeron dos ensayos que implicaron a un total de 7163 mujeres. En ambos ensayos, se informó el parto prematuro antes de las 37 semanas. El odds ratio para el parto antes de las 37 semanas fue 1,05 (intervalo de confianza del 95%: 0,85 a 1,31; dos ensayos, 6070 mujeres). Un ensayo (con 5836 mujeres) no encontró diferencias estadísticamente significativas entre los dos brazos de tratamiento para los siguientes resultados: nacimiento prematuro antes de las 34 semanas; rotura prematura de membranas antes del trabajo de parto; ingreso hospitalario antes de las 37 semanas; cesárea; administración de fármacos tocolíticos; bajo peso al nacer; muy bajo peso al nacer, nacimiento de mortinatos, muerte neonatal, ingresos a cuidados intensivos neonatales; uso de los servicios de salud. Los otros resultados preestablecidos no fueron evaluados en los estudios incluidos. No fue posible realizar los análisis de subgrupos planificados debido a que los datos no fueron suficientes.

Share/Save