Lidocaína para el alivio del dolor en pacientes con quemaduras

Antecedentes

Las quemaduras son muy frecuentes y a veces mortales, y el dolor asociado con estas lesiones es uno de los tipos más difíciles de tratar. Es frecuente el uso de fármacos opiáceos en dosis altas, como la morfina; sin embargo, estos fármacos producen efectos secundarios. Se han propuesto agentes alternativos como la lidocaína, un anestésico. Ésta es una actualización de la revisión del mismo nombre publicada por primera vez en 2007.

Características de los estudios

Se buscaron en las bases de datos científicas los estudios que evaluaran los efectos analgésicos de la lidocaína intravenosa (administrada en el torrente sanguíneo a través de un vena) en pacientes adultos con quemaduras. Se incluyeron estudios que compararon la lidocaína con ningún tratamiento, placebo (un tratamiento simulado), otros analgésicos o una combinación de estos tratamientos. Se buscó considerar, por ejemplo, la intensidad del dolor, el tiempo hasta que se requirió más medicación, la analgesia de rescate (para los casos que necesitaron un alivio extra del dolor) y los efectos secundarios. La evidencia está actualizada hasta diciembre 2013.

Resultados clave

Se encontró un ensayo clínico pequeño de solo 45 pacientes, que mostró un beneficio de la lidocaína intravenosa para el alivio del dolor en pacientes con quemaduras. El ensayo no mostró diferencias en el uso de opiáceos, en el nivel de ansiedad ni en la satisfacción de los pacientes con la administración de lidocaína intravenosa.

Calidad de la evidencia

El pequeño estudio incluido proporcionó datos insuficientes para establecer conclusiones.

Conclusiones de los autores: 

Debido a que la evidencia clínica actual se basa en un solo ECA y en series de casos e informes, la lidocaína intravenosa se considera como agente farmacológico en investigación para el tratamiento de quemaduras, y su efectividad se determinará con ensayos clínicos adicionales bien diseñados.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Esta es una actualización de la revisión sobre "Lidocaína para el alivio del dolor en pacientes con quemaduras" que se publicó por primera vez en el número 3 de 2007 y que se actualizó por primera vez en 2012. El dolor es un problema importante para los pacientes con diferentes tipos de heridas, en particular para los pacientes con quemaduras. Es fundamental el uso inmediato y agresivo de analgésicos opiáceos, como la morfina, para evitar el ciclo de dolor y ansiedad. Sin embargo, dichos analgésicos producen efectos secundarios. Existen agentes más nuevos, como la lidocaína, que podrían ser efectivos para disminuir el dolor y la necesidad de dosis escalonadas de opiáceos en pacientes con quemaduras.

Objetivos: 

Evaluar la seguridad y la efectividad de la lidocaína intravenosa como método de alivio del dolor versus ningún tratamiento, placebo, otros fármacos o una combinación de estos tratamientos en pacientes con quemaduras.

Estrategia de búsqueda (: 

Para esta tercera actualización, se hicieron búsquedas en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (número 11, 2013), y en Ovid MEDLINE, MEDLINE in Process y Ovid EMBASE (hasta diciembre 2013).

Criterios de selección: 

Se incluyeron ensayos controlados aleatorios (ECA) y ensayos clínicos controlados (ECC), publicados y no publicados, que evaluaron la eficacia de la lidocaína intravenosa, en diferentes dosis, sola con ningún tratamiento, placebo, otros analgésicos (como los opiáceos), lidocaína más otro fármaco, o una combinación de los tratamientos anteriores para aliviar el dolor en pacientes con quemaduras.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión, de forma independiente, extrajeron los datos y evaluaron el riesgo de sesgo de los estudios identificados.

Resultados principales: 

En esta actualización de 2014, no se encontraron nuevos estudios. Continúa siendo central para esta revisión el único pequeño ensayo cruzado (cross-over) controlado con placebo a doble ciego aleatorio que se encontró en 2012. Este estudio incluyó solo 45 participantes y comparó la lidocaína intravenosa con placebo como tratamiento para el alivio del dolor en pacientes con quemaduras. Este estudio se calificó como de un alto riesgo de sesgo debido a que fue pequeño (menos de 50 participantes por grupo de tratamiento). Las calificaciones subjetivas del dolor, según lo que se midió con la escala de calificación verbal, aumentaron durante los procedimientos en ambos grupos de tratamiento; sin embargo, el aumento fue menor en el grupo de tratamiento con lidocaína. No hubo diferencias clínicas ni estadísticas significativas con respecto a los efectos de la lidocaína y el placebo sobre el requerimiento y el consumo de opiáceos, el nivel de ansiedad o satisfacción de los pacientes durante el procedimiento de cuidado de las heridas; sin embargo, el pequeño estudio incluido no aportó datos suficientes como para establecer conclusiones.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save