Ejercicio acuático para el tratamiento de la osteoartritis de rodilla y cadera

Esta traducción está desactualizada. Por favor, haga clic aquí para ver la versión en inglés más reciente de esta revisión.

Este resumen de una revisión Cochrane muestra información sobre el efecto del ejercicio acuático para la osteoartritis de cadera y rodilla. La revisión muestra que:

¿Cuáles son los efectos del ejercicio acuático?
En los estudios, algunas personas hicieron ejercicios acuáticos durante diferentes períodos y en un número diferente de sesiones por semana, mientras que otras personas no hicieron ejercicios o hicieron ejercicios sobre una superficie. Los efectos se midieron principalmente a los tres meses.

En las personas con osteoartritis de cadera o rodilla,

Conclusiones de los autores: 

El ejercicio acuático parece tener algunos efectos beneficiosos a corto plazo para los pacientes con OA de cadera o rodilla, mientras que no se documentaron efectos a largo plazo. Por consiguiente, se puede considerar la posibilidad de realizar ejercicio acuático como la primera parte de un programa de ejercicio más prolongado para los pacientes con osteoartritis. Aún hay muy pocos estudios controlados y aleatorios en esta área para hacer sugerencias adicionales sobre cómo aplicar el tratamiento, y se requieren estudios de grupos de pacientes claramente definidos con resultados a largo plazo para decidir acerca del uso adicional de este tratamiento para osteoartritis.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La experiencia clínica indica que el ejercicio acuático puede tener ventajas para los pacientes con osteoartritis.

Objetivos: 

Comparar la efectividad y la seguridad de las intervenciones con ejercicio acuático para el tratamiento de la osteoartritis de rodilla y cadera.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en MEDLINE desde 1949, EMBASE hasta 1980, CENTRAL (número 2, 2006), CINAHL desde 1982, Web of Science desde 1945 hasta mayo 2006. No hubo restricciones de idioma.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios o ensayos clínicos cuasialeatorios.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión seleccionaron de forma independiente los ensayos para la inclusión, evaluaron la validez interna de los ensayos incluidos y extrajeron los datos. Los resultados agrupados se analizaron con el uso de las diferencias de medias estandarizadas (DME).

Resultados principales

Existe una falta de estudios de alta calidad en esta área. En total, se incluyeron seis ensayos (800 participantes). Al final del tratamiento, para la osteoartritis de rodilla y cadera combinadas, se observó un efecto pequeño a moderado sobre la función (DME 0,26; intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,11 a 0,42) y un efecto pequeño a moderado sobre la calidad de vida (DME 0,32; IC del 95%: 0,03 a 0,61). Para el dolor, se encontró un efecto menor de una reducción absoluta del 3% (0,6 puntos menos en una escala de 0 a 20) y una reducción relativa del 6,6% con respecto al valor inicial. No hubo pruebas acerca del efecto sobre la habilidad para caminar o la rigidez inmediatamente después del final del tratamiento. No se observaron pruebas del efecto sobre el dolor, la función o la calidad de vida en el único ensayo que incluyó participantes con osteoartritis de cadera sola. Sólo se identificó un ensayo que incluyó participantes con osteoartritis de rodilla sola, y comparó ejercicio acuático con ejercicio sobre una superficie. Inmediatamente después del tratamiento, hubo un efecto importante sobre el dolor (DME 0,86; IC del 95%: 0,25 a 1,47; porcentaje de mejoría relativa: 22%), pero no hubo pruebas del efecto sobre la rigidez o la habilidad para caminar. Sólo dos estudios informaron los efectos adversos, es decir, las intervenciones no aumentaron las puntuaciones de dolor autoinformado o los síntomas. No se realizó una evaluación radiográfica en ninguno de los estudios incluidos.

Conclusiones de los autores

El ejercicio acuático parece tener algunos efectos beneficiosos a corto plazo para los pacientes con OA de cadera o rodilla, mientras que no se documentaron efectos a largo plazo. Por consiguiente, se puede considerar la posibilidad de realizar ejercicio acuático como la primera parte de un programa de ejercicio más prolongado para los pacientes con osteoartritis. Aún hay muy pocos estudios controlados y aleatorios en esta área para hacer sugerencias adicionales sobre cómo aplicar el tratamiento, y se requieren estudios de grupos de pacientes claramente definidos con resultados a largo plazo para decidir acerca del uso adicional de este tratamiento para osteoartritis.

Esta revisión debería citarse como:Bartels EM, Lund H, Hagen KB, Dagfinrud H, Christensen R, Danneskiold-Samsøe BLa Biblioteca Cochrane PlusThe Cochrane Library
Resultados principales: 

Existe una falta de estudios de alta calidad en esta área. En total, se incluyeron seis ensayos (800 participantes). Al final del tratamiento, para la osteoartritis de rodilla y cadera combinadas, se observó un efecto pequeño a moderado sobre la función (DME 0,26; intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,11 a 0,42) y un efecto pequeño a moderado sobre la calidad de vida (DME 0,32; IC del 95%: 0,03 a 0,61). Para el dolor, se encontró un efecto menor de una reducción absoluta del 3% (0,6 puntos menos en una escala de 0 a 20) y una reducción relativa del 6,6% con respecto al valor inicial. No hubo pruebas acerca del efecto sobre la habilidad para caminar o la rigidez inmediatamente después del final del tratamiento. No se observaron pruebas del efecto sobre el dolor, la función o la calidad de vida en el único ensayo que incluyó participantes con osteoartritis de cadera sola. Sólo se identificó un ensayo que incluyó participantes con osteoartritis de rodilla sola, y comparó ejercicio acuático con ejercicio sobre una superficie. Inmediatamente después del tratamiento, hubo un efecto importante sobre el dolor (DME 0,86; IC del 95%: 0,25 a 1,47; porcentaje de mejoría relativa: 22%), pero no hubo pruebas del efecto sobre la rigidez o la habilidad para caminar. Sólo dos estudios informaron los efectos adversos, es decir, las intervenciones no aumentaron las puntuaciones de dolor autoinformado o los síntomas. No se realizó una evaluación radiográfica en ninguno de los estudios incluidos.

Share/Save