Lactancia materna o leche materna para el dolor de los procedimientos en los recién nacidos

La lactancia materna proporciona alivio del dolor a los recién nacidos que se someten a procedimientos dolorosos. Los medicamentos para el alivio del dolor se administran de manera sistemática para los procedimientos dolorosos mayores, pero pueden no administrarse para procedimientos dolorosos menores como la toma de muestras de sangre (mediante un pinchazo en el talón o venipuntura). Existen diferentes formas de estrategias no farmacológicas que se pueden utilizar para reducir el dolor en los recién nacidos como cargarlos, envolverlos, chuparles el chupete o darles soluciones dulces (como sacarosa o glucosa). Diferentes estudios realizados en recién nacidos han demostrado que la lactancia materna es una buena manera de reducir el dolor que los recién nacidos sienten cuando se someten a procedimientos dolorosos menores. Estos estudios se han realizado en recién nacidos a término y han demostrado que la lactancia materna es efectiva, al demostrar que reduce el tiempo de llanto de los recién nacidos y reduce diferentes puntuaciones de dolor que se han validado para los recién nacidos. La leche materna administrada con jeringa no ha demostrado la misma eficacia que la lactancia materna en sí. No se han realizado estudios en recién nacidos prematuros, por lo que se necesitan nuevos estudios para determinar si el uso de la leche materna suplementaria en estos pequeños recién nacidos es efectiva para reducir su dolor.

Conclusiones de los autores: 

Si se dispone de ella, se debe utilizar la lactancia materna o la leche materna para aliviar el dolor del procedimiento en los recién nacidos que se someten a un único procedimiento doloroso, en lugar de utilizar placebo, el posicionamiento o ninguna intervención. La administración de glucosa/sacarosa tuvo una efectividad similar a la lactancia para reducir el dolor. La efectividad de la leche materna para el procedimiento doloroso se debe estudiar en la población de prematuros, ya que actualmente hay un número limitado de estudios en la literatura que han evaluado su efectividad en esta población.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Los cambios fisiológicos provocados por el dolor pueden contribuir al desarrollo de morbilidad en los recién nacidos. Los estudios clínicos han demostrado reducción de los cambios en los parámetros fisiológicos y las mediciones de la puntuación del dolor tras la administración preventiva de analgésicos, en situaciones en las que el recién nacido experimenta dolor o estrés. Con ese fin se han utilizado medidas no farmacológicas (como la sujeción, la envoltura y la lactancia) y medidas farmacológicas (como el paracetamol, la sacarosa y los opiáceos).

Objetivos: 

El objetivo principal fue evaluar la efectividad de la lactancia materna o de la leche materna suplementaria para reducir el dolor de los procedimientos en los recién nacidos. El objetivo secundario fue realizar análisis de subgrupos según el tipo de intervención de control, la edad gestacional y la cantidad de leche materna suplementaria administrada.

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizó una búsqueda bibliográfica en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials, CENTRAL) (The Cochrane Library 2011, Número 10), MEDLINE (1966 a febrero 2011), EMBASE (1980 a febrero 2011), CINAHL (1982 a febrero 2011), los resúmenes de las reuniones anuales de la Society for Pediatric Research (1994 a 2011) y las principales actas de congresos sobre dolor pediátrico. No se aplicaron restricciones de idioma.

Criterios de selección: 

Fueron elegibles para su inclusión en esta revisión los ensayos controlados aleatorizados (ECA) o cuasialeatorizados de lactancia materna o leche materna suplementaria versus ningún tratamiento/otras medidas en los recién nacidos. El estudio debía haber informado sobre marcadores fisiológicos de dolor o puntuaciones de dolor validados.

Obtención y análisis de los datos: 

La calidad metodológica de los ensayos clínicos se evaluó mediante la información proveniente de los estudios y la comunicación personal con los autores. Se extrajeron los datos sobre los resultados pertinentes, se calculó el tamaño del efecto y se informó como riesgo relativo (RR), diferencia de riesgos (DR) y diferencia de medias ponderada (DMP), según correspondiera.

Resultados principales: 

De veinte estudios elegibles, diez evaluaron la lactancia materna y diez evaluaron la leche materna suplementaria. Dieciséis estudios analizados utilizaron la lanceta en el talón y cuatro utilizaron la venopunción como procedimiento. Se observó una marcada heterogeneidad en la intervención control y las medidas de evaluación del dolor entre los estudios. Los recién nacidos del grupo de lactancia tuvieron estadísticamente un aumento significativamente menor de la frecuencia cardíaca, una menor proporción de tiempo de llanto y una menor duración del primer llanto y del tiempo total de llanto, en comparación con el grupo de posicionamiento (envueltos y colocados en una cuna), sujeción por la madre, placebo, uso del chupete, ninguna intervención o sacarosa oral, o ambos.

Las puntuaciones del Premature Infant Pain Profile (PIPP) fueron significativamente más bajas en el grupo de lactancia en comparación con el grupo de posicionamiento, placebo o sacarosa oral, o ambos. Sin embargo, no hubo una diferencia estadísticamente significativa en las puntuaciones del PIPP en comparación con ninguna intervención. Las puntuaciones del Douleur Aigue Nouveau-ne (DAN) fueron significativamente menores en el grupo de lactancia que en el grupo placebo y en el grupo de sujeción en los brazos de la madre, pero no cuando se comparó con el grupo de glucosa. La Neonatal Infant Pain Scale (NIPS) fue significativamente menor en el grupo de lactancia que en el grupo de ninguna intervención, pero no hubo diferencias cuando se comparó con el grupo de sacarosa oral. El Neonatal Facial Coding System (NFCS) fue significativamente menor en el grupo de lactancia en comparación con la glucosa oral, el uso de chupetes, la sujeción por parte de la madre y ninguna intervención, pero no se encontraron diferencias en comparación con la alimentación con leche maternizada.

La leche materna suplementaria produjo resultados variables. Los recién nacidos en el grupo de leche materna suplementaria tuvieron un aumento significativamente menor de la frecuencia cardíaca, una reducción en la duración del llanto y un menor NFCS, en comparación con el grupo placebo. Los recién nacidos del grupo de leche materna suplementaria tuvieron un aumento significativamente mayor de cambios en la frecuencia cardíaca, en comparación con el grupo de sacarosa. Se encontró que la sacarosa (en cualquier concentración, es decir 12,5%, 20%, 25%) reduce la duración del llanto en comparación con la leche materna, al igual que la glicina, el uso de chupetes, mecerlo o ninguna intervención. Se encontró que la leche materna no es efectiva para reducir las puntuaciones de dolor validadas y no validadas como el NIPS, NFCS y DAN; solo es significativamente mejor cuando se compara con placebo (agua) o masaje. No se identificaron estudios que hubieran evaluado la seguridad/efectividad de la administración repetida de la lactancia materna o de la leche materna suplementaria para el alivio del dolor.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save