Vacunas para la prevención de la viruela

Vacunas para la prevención de la viruela

La viruela es una infección viral exclusiva de los humanos. Una campaña mundial contra la viruela (que incluía aislamiento y vigilancia de los pacientes) contribuyó con su erradicación en 1980. Sin embargo, se teme que actualmente se utilice el virus como arma biológica. La viruela se contagia de una persona a otra a través de las gotículas de saliva infectada. El período de incubación es de siete a 17 días. Los síntomas empiezan con cefalea intensa, lumbalgia y fiebre de hasta 40ºC, de comienzo repentino. Luego aparece un exantema en la cara que se extiende, los puntitos se convierten en ampollas acuosas que contienen pus y forman costras que dejan marcas punteadas cuando caen. El infectado sigue contagiando hasta que cae la última costra de viruela, aunque la mayor parte de la transmisión ocurre durante la primera semana de enfermedad. La mayoría de los enfermos de viruela se recuperan, pero algunos mueren. El riesgo depende de la cepa del virus. Las primeras vacunas eran efectivas, pero poseían numerosos efectos adversos como cefalea, fiebre y reacción en el lugar de vacunación, e incluso la posibilidad de muerte. Se siguen desarrollando nuevas vacunas. La revisión identificó 10 ensayos con 2 412 participantes. En general, la calidad de los ensayos no era alta pero la revisión reveló que las reservas de vacunas mantenían su efectividad aún tras diluirlas. Las vacunas de segunda generación nuevas parecían ser efectivas aunque siguen provocando eventos adversos. La cantidad de participantes es todavía demasiado escasa como para evaluar medidas de resultados poco frecuentes. Se necesita una mayor investigación, en especial sobre vacunas de tercera generación.

Conclusiones de los autores: 

Las pruebas demuestran que las vacunas almacenadas mantuvieron la inmunogenicidad, y que las derivadas de cultivos celulares son similares en cuanto al éxito de la tasa de vacunación y la inmunogenicidad. Las vacunas de primera y segunda generación con una dilución de al menos 1:10 son tan efectivas como las vacunas no diluidas en cuanto a la tasa de éxito clínico y a la inmunogenicidad. La dilución no redujo la frecuencia de los eventos adversos. La tasa de éxito y la inmunogenicidad fueron similares en las personas con y sin vacunación previa, aunque hubo menos eventos adversos en las personas con vacunación previa. La tasa de eventos adversos hallada en la revisión evidencia la necesidad de un mayor desarrollo y una mejoría de las vacunas antivariólicas.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La viruela fue erradicada en 1980, pero su posible utilización como arma biológica renovó el interés en desarrollar vacunas como protección. Por lo tanto, se investigaron las reservas de vacunas derivadas de linfa de ternero y las recientes vacunas de cultivo celular para colaborar con los planes de acción de emergencia contra la viruela, mientras que se desarrollan nuevas vacunas (competentes y no replicativas).

Objetivos: 

Evaluar los efectos de las vacunas antivariólicas en la prevención de la enfermedad y la inducción de la inmunidad, así como en los eventos adversos.

Estrategia de búsqueda (: 

En diciembre 2006, se realizaron búsquedas en el Registro Especializado de Ensayos Controlados del Grupo Cochrane de Enfermedades Infecciosas (Cochrane Infectious Diseases Group), CENTRAL (The Cochrane Library 2006, número 4), MEDLINE, EMBASE, LILACS, Current Controlled Trials y se hicieron búsquedas manuales en Index Medicus. En diciembre de 2005 se realizaron búsquedas en tres bases de datos sobre la seguridad de las vacunas.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios sobre vacunas antivariólicas versus placebo, otras vacunas antivariólicas o no antivariólicas, ninguna intervención, o diferentes dosis de la misma vacuna en personas vacunadas contra la viruela sin restricción de edad.

Obtención y análisis de los datos: 

Ambos autores, de forma independiente, evaluaron la calidad de los ensayos y extrajeron los datos. Los datos dicotómicos se combinaron mediante el riesgo relativo con un modelo de efectos aleatorios.

Resultados principales: 

Se incluyeron 10 ensayos con 2 412 participantes. Las vacunas investigadas eran las vacunas de primera generación derivadas de linfa de ternera (Dryvax, APVS, Lancy-vaxina, Lister), y vacunas de segunda generación de cultivo celular (ACAM, CCSV). Se investigaron diferentes diluciones de vacunas. Todas las vacunas no diluidas indujeron una reacción en el 95% de las personas vacunadas (pústulas e inmunogenicidad). Incluso las diluciones de 1:10 fueron completamente eficientes cuando se definió la concentración inicial. Entre el 1% y el 2% de los voluntarios informaron eventos adversos graves. Se observó fiebre en el 11 al 22%, y cefaleas en aproximadamente la mitad de los participantes. La fiebre fue menos frecuente con la administración de vacunas recientes, aunque las tasas de cefaleas fueron similares con ambos tipos.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save