Tratamiento con toxina botulínica tipo A para el blefaroespasmo

Tratamiento con inyección local de la toxina botulínica tipo A para el blefaroespasmo o el cierre de párpados involuntario

El blefaroespasmo es una disfunción de los párpados,con cierre involuntario de párpados debido a contracciones espasmódicas de los músculos del ojo. Frecuentemente se hallan comprometidos otros músculos faciales y del cuello. Generalmente comienza en la edad avanzada, y su gravedad varía entre un parpadeo frecuente repetido bilateral hasta un cierre vigoroso y persistente, y ceguera funcional. El tratamiento ha consistido en cirugía, enfoques psicológicos, biorretroalimentación y fármacos. La toxina botulínica tipo A es el tratamiento actual. Ningún ensayo controlado aleatorio con un número suficiente de pacientes cumplió con los criterios de revisión. Los ensayos identificados encontraron que la toxina botulínica era superior al placebo, al igual que los estudios de cohortes y de casos y controles grandes, con alrededor del 90% de los pacientes beneficiados. Los efectos adversos más frecuentes afectaron a los ojos y duraron poco tiempo.

Conclusiones de los autores: 

No hay datos de eficacia, controlados, aleatorios y de alta calidad que apoyen el uso de la toxina botulínica para el blefaroespasmo. A pesar de esto, otros estudios indican que la toxina botulínica tipo A es sumamente efectiva y segura para tratar el blefaroespasmo y apoyan su uso.
El tamaño del efecto (90% de pacientes beneficiados) observado en los estudios abiertos dificulta y probablemente torna poco ético realizar nuevos ensayos controlados con placebo de la eficacia de la toxina botulínica tipo A para el blefaroespasmo.
Los ensayos futuros deben investigar factores técnicos como los intervalos de tratamiento óptimos, las diferentes técnicas de inyección, las dosis, los tipos de toxina botulínica y las formulaciones. Otras cuestiones son la prestación de servicios, la calidad de vida, la eficacia a largo plazo, la seguridad y la inmunogenicidad.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

El blefaroespasmo es una distonía focal caracterizada por el cierre involuntario crónico intermitente o persistente de los párpados debido a contracciones espasmódicas del músculo orbicular de los párpados. Frecuentemente se hallan comprometidos otros músculos faciales y del cuello. El blefaroespasmo es, en la mayoría de los casos, un trastorno idiopático, que dura generalmente toda la vida. Su gravedad puede variar entre un parpadeo frecuente repetido y un cierre vigoroso persistente de los párpados con ceguera funcional. La toxina botulínica tipo A es el tratamiento actual de primera línea.

Objetivos: 

Determinar si la toxina botulínica es un tratamiento efectivo y seguro para el blefaroespasmo.

Estrategia de búsqueda (: 

Se identificaron estudios para la inclusión en esta revisión mediante el registro de ensayos del Grupo Cochrane de Trastornos del Movimiento (Cochrane Movement Disorders Group), el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials, CENTRAL), MEDLINE, EMBASE, búsquedas manuales en la Movement Disorders Journal (Revista de Trastornos del Movimiento) y resúmenes de congresos internacionales sobre los trastornos del movimiento y la toxina botulínica, la comunicación con otros investigadores en el área, las listas de referencias de documentos encontrados mediante las estrategias de búsqueda anteriores y los contactos con autores y fabricantes de fármacos.

Criterios de selección: 

Los estudios fueron elegibles para la inclusión en la revisión si evaluaban la eficacia de la toxina botulínica para el tratamiento del blefaroespasmo. Debían ser aleatorios y controlados con placebo.

Obtención y análisis de los datos: 

Se utilizó un documento pro forma para obtener los datos de los estudios incluidos mediante la extracción doble de dos revisores independientes. Los dos revisores evaluaron por separado en cada ensayo la validez interna y resolvieron las diferencias entre ellos mediante discusiones.
Las medidas de resultado utilizadas incluyeron: eventos adversos, mejoría en las escalas de calificación sintomáticas, evaluación subjetiva por parte de pacientes y médicos, y cambios en las evaluaciones de la calidad de vida.

Resultados principales

Se encontraron pocos ensayos controlados. Tenían una duración corta y reclutaron un escaso número de pacientes. Debido a la validez interna deficiente, las características de las poblaciones estudiadas y los tipos de intervenciones y resultados, ninguno de los ensayos cumplió con los criterios para la inclusión. Sin embargo, todos estos ensayos encontraron que la toxina botulínica era superior al placebo al igual que los estudios grandes de cohortes y de casos y controles, que informaron un beneficio en alrededor del 90% de los pacientes.

Conclusiones de los autores

No hay datos de eficacia, controlados, aleatorios y de alta calidad que apoyen el uso de la toxina botulínica para el blefaroespasmo. A pesar de esto, otros estudios indican que la toxina botulínica tipo A es sumamente efectiva y segura para tratar el blefaroespasmo y apoyan su uso.
El tamaño del efecto (90% de pacientes beneficiados) observado en los estudios abiertos dificulta y probablemente torna poco ético realizar nuevos ensayos controlados con placebo de la eficacia de la toxina botulínica tipo A para el blefaroespasmo.
Los ensayos futuros deben investigar factores técnicos como los intervalos de tratamiento óptimos, las diferentes técnicas de inyección, las dosis, los tipos de toxina botulínica y las formulaciones. Otras cuestiones son la prestación de servicios, la calidad de vida, la eficacia a largo plazo, la seguridad y la inmunogenicidad.

Esta revisión debería citarse como:Costa J, Espírito-Santo C, Borges A, Ferreira JJ, Coelho M, Moore P, Sampaio CLa Biblioteca Cochrane PlusThe Cochrane Library
Resultados principales: 

Se encontraron pocos ensayos controlados. Tenían una duración corta y reclutaron un escaso número de pacientes. Debido a la validez interna deficiente, las características de las poblaciones estudiadas y los tipos de intervenciones y resultados, ninguno de los ensayos cumplió con los criterios para la inclusión. Sin embargo, todos estos ensayos encontraron que la toxina botulínica era superior al placebo al igual que los estudios grandes de cohortes y de casos y controles, que informaron un beneficio en alrededor del 90% de los pacientes.

Tools
Information
Share/Save