Glucocorticoides en lactantes y niños pequeños con bronquiolitis aguda viral

Esta traducción está desactualizada. Por favor, haga clic aquí para ver la versión en inglés más reciente de esta revisión.

La bronquiolitis es la infección aguda de las vías respiratorias y los pulmones más frecuente durante los primeros años de vida. Es causada por virus, el más frecuente es el virus sincitial respiratorio. La enfermedad comienza como un resfriado con síntomas como rinorrea, fiebre ligera y tos. Posteriormente la respiración se hace rápida, difícil y frecuentemente ruidosa (por ejemplo, sibilancias). Aunque con frecuencia la enfermedad es leve en la mayoría de los lactantes y niños pequeños sanos, es una causa importante de enfermedad clínica y constituye una carga económica para los servicios de salud a nivel mundial. Las hospitalizaciones han aumentado en los países de altos ingresos, hay un uso significativo de los servicios de salud y la bronquiolitis puede estar vinculada con trastornos por sibilancias en la edad preescolar y la aparición posterior de asma en el niño.

Los médicos controlan la bronquiolitis de forma diferente, lo que refleja la falta de pruebas científicas claras a favor de algún abordaje terapéutico. Se han utilizado fármacos antiinflamatorios como los glucocorticoides (por ejemplo, prednisolona o dexametasona) debido a las semejanzas evidentes entre la bronquiolitis y el asma. Sin embargo, su uso no ha mostrado beneficios claros.

Esta revisión sistemática encontró 17 estudios controlados que incluyeron 2596 niños afectados que utilizaron estos fármacos en forma aguda y evaluaron los resultados a corto plazo. Cuando se compararon los glucocorticoides con placebo, no se encontraron diferencias en los ingresos al hospital ni en la duración de la estancia hospitalaria. No hubo beneficios significativos en otros resultados de la salud. Estos hallazgos son consistentes y probablemente aplicables en diversos ámbitos.

Los resultados exploratorios de un ensayo grande de alta calidad indican que el tratamiento combinado con glucocorticoides sistémicos (dexametasona) y broncodilatadores (epinefrina) puede reducir significativamente los ingresos al hospital. No hubo efectos adversos relevantes a corto plazo diferentes a los observados con un placebo inactivo, aunque no se evaluó la seguridad a largo plazo. Se necesitan investigaciones adicionales para confirmar la eficacia, la seguridad y la aplicabilidad de este enfoque alentador.

Conclusiones de los autores: 

Las pruebas actuales no apoyan que el uso de los glucocorticoides sistémicos o inhalados tenga un efecto clínicamente relevante sobre los ingresos o sobre la duración de la hospitalización. La dexametasona y la epinefrina combinadas pueden disminuir los ingresos de los pacientes ambulatorios, pero los resultados son exploratorios y los datos de seguridad son limitados. Las investigaciones futuras deben evaluar adicionalmente la eficacia, los daños y la aplicabilidad del tratamiento combinado.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Las revisiones sistemáticas anteriores no han mostrado que los glucocorticoides proporcionen un beneficio claro en el tratamiento de la bronquiolitis aguda viral, pero estos fármacos aún se utilizan con frecuencia. Los recientes ensayos amplios han contribuido de forma significativa con las pruebas actuales e indican nuevos enfoques terapéuticos que incluyen el uso de glucocorticoides.

Objetivos: 

Revisar la eficacia y la seguridad de los glucocorticoides sistémicos e inhalados en niños con bronquiolitis aguda viral.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (The Cochrane Library 2009, número 4); MEDLINE (1950 hasta noviembre 2009); EMBASE (1980 hasta la semana 47, 2009); LILACS (1982 hasta noviembre 2009); Scopus® (1823 hasta noviembre 2009); and IRAN MedEx (1998 hasta noviembre 2009).

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios (ECA) que comparan los glucocorticoides sistémicos o inhalados a corto plazo versus placebo u otra intervención en niños

Obtención y análisis de los datos: 

Dos revisores de forma independiente extrajeron los datos de las características de los estudios y de los participantes, las intervenciones y los resultados. Se evaluó el riesgo de sesgo y se calificó la solidez de la evidencia. Se realizaron metanálisis separados de los resultados de los pacientes hospitalizados y ambulatorios y se utilizaron los modelos de efectos aleatorios. Se preespecificaron los análisis de subgrupos, incluido el uso combinado de broncodilatadores protocolizados.

Resultados principales: 

Se incluyeron 17 ensayos (2596 pacientes); sólo dos tenían en general bajo riesgo de sesgo. La gravedad al inicio, los esquemas de administración de los glucocorticoides, los comparadores y los resultados fueron heterogéneos. Comparados con placebo los glucocorticoides no redujeron significativamente los ingresos de pacientes ambulatorios los días uno y siete (cocientes de riesgos [CR] agrupados 0,92; IC del 95%: 0,78 a 1,08; y 0,86; IC del 95%: 0,7 a 1,06; respectivamente). No hubo diferencias en la duración de la estancia hospitalaria de los pacientes hospitalizados (diferencia de medias -0,18 días; IC del 95%: -0,39 a 0,04). Los resultados no ajustados de un ECA factorial grande con bajo riesgo de sesgo encontraron que el tratamiento combinado con dexametasona sistémica en altas dosis y epinefrina inhalada disminuyó los ingresos el día siete (riesgo inicial de ingreso 26%; CR 0,65; IC del 95%: 0,44 a 0,95; número necesario a tratar 11; IC del 95%: 7 a 76), sin diferencias en los efectos adversos a corto plazo. Ninguna otra comparación mostró diferencias relevantes en los resultados primarios.

Share/Save