Cribado de cáncer de próstata

El cáncer de próstata es una de las formas de cáncer más frecuentes en los hombres de todo el mundo. El cribado del cáncer de próstata implica que las pruebas de diagnóstico se realicen en ausencia de síntomas o indicaciones de la enfermedad. Estos exámenes incluyen el examen rectal digital (ERD), el análisis de sangre del antígeno prostático específico (PSA) y la biopsia guiada por ultrasonido transrectal (TRUS). El objetivo del cribado es identificar el cáncer en una etapa precoz y tratable, lo que aumenta las posibilidades de éxito del tratamiento y mejora al mismo tiempo la calidad de vida futura del paciente. En esta revisión se identificaron cinco estudios pertinentes, con un total de 341.342 participantes. Se consideró que dos de los estudios tenían un bajo riesgo de sesgo, mientras que los tres restantes presentaban limitaciones metodológicas más sustanciales. El metanálisis de los cinco estudios incluidos no demostró ninguna reducción estadísticamente significativa de la mortalidad por cáncer de próstata (riesgo relativo (RR) 1,00; intervalo de confianza (IC) del 95%: 0,86 a 1,17). El meta-análisis de los dos estudios de bajo riesgo de sesgo no indicó ninguna reducción significativa de la mortalidad por cáncer de próstata (RR 0,96; IC del 95%: 0,70 a 1,30). Sólo un estudio incluido en esta revisión (ERSPC) informó una reducción relativa significativa del 21% (IC del 95%: 31% a 8%) de la mortalidad por cáncer de próstata en un subgrupo de hombres preespecificado. Estos resultados fueron impulsados principalmente por dos países del estudio del ERSPC que tenían tasas de mortalidad por cáncer de próstata muy altas y estimaciones de reducción inusualmente grandes. Entre los hombres de 55 a 69 años de edad que participaron en el estudio de la ERSPC, los autores del estudio informaron de que 1.055 hombres tendrían que someterse a pruebas de cribado para evitar una muerte adicional por cáncer de próstata durante una duración media de seguimiento de 11 años. Los daños incluyeron el sobrediagnóstico y los daños asociados con el sobretratamiento, incluyendo los resultados falsos positivos de la prueba de PSA, la infección, la hemorragia y el dolor asociado con la biopsia posterior.

Conclusiones de los autores: 

El cribado del cáncer de próstata no redujo significativamente la mortalidad específica del cáncer de próstata en un meta-análisis combinado de cinco ECA. Sólo un estudio (ERSPC) informó de una reducción significativa del 21% de la mortalidad por cáncer de próstata en un subgrupo preestablecido de hombres de 55 a 69 años. Los datos agrupados actualmente demuestran que no hay una reducción significativa de la mortalidad por cáncer de próstata y de la mortalidad general. Los daños asociados con la exploración basada en el PSA y las evaluaciones diagnósticas subsiguientes son frecuentes y de gravedad moderada. El sobrediagnóstico y el sobretratamiento son comunes y están asociados con los daños relacionados con el tratamiento. Los hombres deben ser informados de esto y de los efectos adversos demostrados cuando decidan si se someten a un examen de cribado del cáncer de próstata o no. Toda reducción de la mortalidad por cáncer de próstata puede tardar hasta 10 años en acumularse; por lo tanto, los hombres que tienen una esperanza de vida inferior a 10 ó 15 años deben ser informados de que es poco probable que la detección del cáncer de próstata sea beneficiosa. No hay estudios que examinen el papel independiente de las pruebas de cribado del ERD.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Cualquier forma de cribado tiene por objeto reducir la mortalidad específica por enfermedad y la mortalidad general, y mejorar la calidad de vida futura de una persona. El cribado del cáncer de próstata ha generado un debate considerable en la comunidad médica y en la más amplia, como lo demuestran las diversas recomendaciones formuladas por las organizaciones médicas y regidas por las políticas nacionales. Para informar mejor la toma de decisiones de los pacientes individuales y las decisiones de política sanitaria, es necesario considerar todo el conjunto de datos de los ensayos controlados aleatorizados (ECA) sobre el cribado del cáncer de próstata resumidos en una revisión sistemática. En 2006, la revisión Cochrane identificó evidencia insuficiente para apoyar o refutar el uso del cribado sistemático masivo, selectivo u oportunista para el cáncer de próstata. Una actualización de la revisión en 2010 incluyó tres ensayos adicionales. El metaanálisis de los cinco estudios incluidos en la revisión de 2010 llegó a la conclusión de que el cribado no redujo significativamente la mortalidad por cáncer de próstata. En los dos últimos años se han publicado varias actualizaciones de los estudios incluidos en la revisión de 2010, lo que justifica esta actualización de la revisión sistemática de 2010.

Objetivos: 

Determinar si el cribado del cáncer de próstata reduce la mortalidad específica del cáncer de próstata o la mortalidad por todas las causas y evaluar su repercusión en la calidad de vida y los eventos adversos.

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizó una búsqueda actualizada en las bases de datos electrónicas (PROSTATE register, el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (CENTRAL), MEDLINE, EMBASE, CANCERLIT, y el NHS EED), además de una búsqueda manual en revistas y bibliografías específicas, en un esfuerzo por identificar tanto los ensayos publicados como los no publicados.

Criterios de selección: 

Todos los ECA de cribado versus ningún cribado para el cáncer de próstata fueron elegibles para su inclusión en esta revisión.

Obtención y análisis de los datos: 

En la búsqueda original (2006) se identificaron 99 artículos potencialmente pertinentes que se seleccionaron para la revisión a texto completo. A partir de estas citas, se identificaron dos ECA que cumplían los criterios de inclusión. La búsqueda de la versión de 2010 de la revisión identificó otros 106 artículos potencialmente pertinentes, de los cuales se incluyeron tres nuevos ECA en la revisión. Se recuperaron un total de 31 artículos para su revisión en texto completo sobre la base de la búsqueda actualizada en 2012. En esta revisión se incluyeron datos actualizados de tres estudios. Los datos de los ensayos fueron recogidos de forma independiente por dos autores.

Resultados principales: 

En esta revisión se incluyeron cinco ECA con un total de 341.342 participantes. Todos incluyeron la prueba del antígeno prostático específico (PSA), con o sin examen rectal digital (ERD), aunque el intervalo y el umbral para la evaluación adicional variaron entre los ensayos. La edad de los participantes oscilaba entre 45 y 80 años y la duración del seguimiento entre 7 y 20 años. El metanálisis de los cinco estudios incluidos no indicó ninguna diferencia estadísticamente significativa en la mortalidad por cáncer de próstata entre los hombres asignados al azar a los grupos de cribado y control (riesgo relativo (RR) 1,00; intervalo de confianza (IC) del 95%: 0,86 a 1,17). Se evaluó la calidad metodológica de tres de los estudios como un alto riesgo de sesgo. El Estudio europeo aleatorizado de detección del cáncer de próstata (ERSPC) y el ensayo de detección del cáncer de próstata, pulmón, colon y ovarios (PLCO) de los Estados Unidos fueron evaluados como de bajo riesgo de sesgo, pero proporcionaron resultados contradictorios. El estudio ERSPC informó una reducción significativa de la mortalidad específica por cáncer de próstata (RR 0,84; IC del 95%: 0,73 a 0,95), mientras que el estudio PLCO no concluyó ningún beneficio significativo (RR 1,15; IC del 95%: 0,86 a 1,54). El ERSPC fue el único estudio de los cinco incluidos en esta revisión que informó de una reducción significativa de la mortalidad por cáncer de próstata, en un subgrupo preestablecido de hombres de 55 a 69 años de edad. El análisis de sensibilidad para el riesgo general de sesgo no indicó ninguna diferencia significativa en la mortalidad específica por cáncer de próstata al referirse al metanálisis de sólo los datos de los ensayos ERSPC y PLCO (RR 0,96; IC del 95%: 0,70 a 1,30). Los análisis de subgrupos indicaron que la mortalidad por cáncer de próstata no se veía afectada por la edad en que se examinaba a los participantes. El metanálisis de cuatro estudios que investigaron la mortalidad por todas las causas no determinó ninguna diferencia significativa entre los hombres asignados al azar a la detección o al control (RR 1,00; IC del 95%: 0,96 a 1,03). El diagnóstico de cáncer de próstata fue significativamente mayor en los hombres asignados al azar al cribado en comparación con los asignados al control (RR 1,30; IC del 95%: 1,02 a 1,65). El cáncer de próstata localizado se diagnosticó con mayor frecuencia en los hombres asignados al azar al cribado (RR 1,79; IC del 95%: 1,19 a 2,70), mientras que la proporción de hombres diagnosticados con cáncer de próstata avanzado fue significativamente menor en el grupo de cribado en comparación con los hombres que servían como controles (RR 0,80; IC del 95%: 0,73 a 0,87). El cribado dio lugar a una serie de daños que pueden considerarse de menor a mayor en cuanto a su gravedad y duración. Los daños menores más comunes de la exploración incluyen hemorragias, moretones y ansiedad a corto plazo. Entre los principales daños comunes se encuentran el sobrediagnóstico y el sobretratamiento, incluyendo la infección, la pérdida de sangre que requiere transfusión, la neumonía, la disfunción eréctil y la incontinencia. Los daños de la exploración incluyeron resultados falsos positivos en la prueba de PSA y sobrediagnóstico (hasta el 50% en el estudio ERSPC). Los eventos adversos asociados con las biopsias guiadas por ultrasonido transrectal (TRUS) incluyeron infección, sangrado y dolor. No se atribuyeron muertes a ningún procedimiento de biopsia. Ninguno de los estudios proporcionó una evaluación detallada de los efectos de la detección en la calidad de vida o una evaluación exhaustiva de la utilización de los recursos asociados a la detección (aunque se comunicaron análisis preliminares).

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save