Administración de suplementos de calcio para el tratamiento de la hipertensión primaria en pacientes adultos

La revisión no encontró evidencia sólida de que la administración de suplementos orales de calcio reduzca la hipertensión arterial en pacientes adultos. En la revisión se incluyeron 13 ensayos con 485 pacientes, que compararon la administración de suplementos de calcio con placebo o ningún tratamiento, y que midieron la presión arterial entre ocho semanas y 15 semanas después. En promedio, los pacientes que recibieron calcio adicional lograron una presión arterial diastólica ligeramente más baja al final de los ensayos. Sin embargo, la mayoría de los ensayos incluidos fueron de calidad baja, por lo que sus resultados pueden no ser fiables. Los ensayos fueron demasiado pequeños y cortos para medir si el calcio adicional reduce el riesgo de muerte, ataque cardíaco o accidente cerebrovascular. El calcio no suele tener más efectos adversos que placebo. Se necesitan ensayos más grandes, de mayor duración y mejor calidad para determinar si la administración de suplementos de calcio puede reducir la hipertensión arterial.

Conclusiones de los autores: 

Debido a la calidad baja de los ensayos incluidos y la heterogeneidad entre los mismos, la evidencia a favor de una asociación causal entre el suplemento de calcio y la reducción de la presión arterial es débil y probablemente se deba al sesgo. Ello se debe a que los estudios de calidad baja suelen sobrestimar los efectos del tratamiento. Se necesitan ensayos doble ciego controlados con placebo más grandes, de mayor duración y mejor calidad para evaluar el efecto de la administración de suplementos de calcio sobre la presión arterial y los resultados cardiovasculares.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Los estudios metabólicos indican que el calcio puede tener una función en la regulación de la presión sanguínea. En algunos estudios epidemiológicos se informó de que los pacientes que consumen más calcio tienden a tener una presión arterial más baja. En anteriores revisiones sistemáticas y metanálisis se establecieron conclusiones contradictorias sobre si la administración de suplementos de calcio por vía oral puede reducir la presión arterial.

Objetivos: 

Evaluar los efectos de la administración de suplementos de calcio como tratamiento para la hipertensión primaria en pacientes adultos.

Métodos de búsqueda: 

Se hicieron búsquedas en la Cochrane Library, MEDLINE, EMBASE, Science Citation Index, ISI Proceedings, ClinicalTrials.gov, Current Controlled Trials y en listas de referencias de revisiones sistemáticas, metanálisis y ensayos controlados aleatorizados (ECA) incluidos en la revisión.

Criterios de selección: 

Los criterios de inclusión fueron: 1) ECA que compararan la administración de suplementos orales de calcio con placebo, ningún tratamiento o atención habitual; 2) tratamiento y seguimiento ≥ 8 semanas; 3) participantes mayores de 18 años, con presión arterial sistólica (PAS) elevada ≥ 140 mmHg o presión arterial diastólica (PAD) elevada ≥ 85 mmHg; 4) PAS y PAD informadas al final del seguimiento. Se excluyeron los ensayos en los que: las participantes estaban embarazadas; recibieron fármacos antihipertensivos que cambiaron durante el estudio; o la administración de suplementos de calcio se combinó con otras intervenciones.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión extrajeron los datos y evaluaron la calidad de los ensayos de forma independiente. Los desacuerdos se resolvieron mediante discusión o con un tercer autor de la revisión. Se realizaron metanálisis con un modelo de efectos aleatorios, así como análisis de sensibilidad.

Resultados principales: 

Se incluyeron 13 ECA (n = 485), con un seguimiento entre ocho y 15 semanas. Los resultados de los ensayos individuales fueron heterogéneos. Al combinar todos los ensayos, los participantes que recibieron suplementos de calcio en comparación con control tuvieron una reducción estadísticamente significativa de la PAS (diferencia de medias: -2,5 mmHg; IC del 95%: -4,5 a -0,6; I2 =42%), pero no de la PAD (diferencia de medias: -0,8 mmHg; IC del 95%: -2,1 a 0,4; I2 = 48%). Los análisis de subgrupos indicaron que la heterogeneidad entre los ensayos no se podía explicar por la dosis de calcio o la presión arterial inicial. La heterogeneidad se redujo cuando se excluyeron los ensayos de calidad baja. El único ensayo que informó de una ocultación adecuada de la asignación y el único ensayo que informó de un cegamiento adecuado informaron resultados consistentes con el metanálisis primario.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save