Raspaje y pulido sistemático para la salud periodontal en adultos

Pregunta de la revisión

Esta revisión examina la evidencia sobre los efectos del tratamiento sistemático de raspaje y pulido. Fue realizada por autores que trabajaban con el Grupo Cochrane de Salud Oral para evaluar los efectos de los tratamientos sistemáticos de raspaje y pulido en adultos sanos; establecer si los diferentes intervalos de tiempo entre los tratamientos influyen en los mismos; y comparar la efectividad del tratamiento cuando es administrado por un odontólogo en comparación con un odontoterapeuta o un higienista.

Esta revisión actualiza la versión publicada en 2013 y la evidencia está actualizada hasta el 10 de enero de 2018.

Antecedentes

El raspaje y pulido elimina los depósitos como la placa y el sarro de las superficies del diente. Con el transcurso del tiempo, la eliminación regular de estos depósitos puede reducir la gingivitis (una forma leve de enfermedad de las encías) y prevenir la progresión a la periodontitis (enfermedad grave de las encías). El tratamiento sistemático de raspaje y pulido a veces se denomina "profilaxis", "extracción mecánica profesional de la placa" o "instrumentación periodontal".

Muchos odontólogos o higienistas realizan a la mayoría de los pacientes raspaje y pulido a intervalos regulares, aunque se considere que estos pacientes tienen bajo riesgo de desarrollar enfermedad periodontal. Se debate si el raspaje y pulido es efectivo y el mejor intervalo entre los tratamientos. El raspaje es un procedimiento invasivo y se ha asociado con varios efectos adversos que incluyeron daño en la superficie de los dientes y sensibilidad dental.

Para esta revisión, el "raspaje y pulido sistemático" incluyó la realización del raspaje y el pulido de los dientes y la raíz de los dientes con el objetivo de eliminar los depósitos de placa (principalmente bacterias) y sarro. El sarro se endurece tanto que no se puede eliminar sólo mediante el cepillado de los dientes, y el tratamiento de raspaje y pulido lo elimina junto con la placa, otro detritus y el manchado de los dientes. El raspaje o la eliminación de los depósitos endurecidos se realizan con instrumentos dentales especialmente diseñados o escariadores ultrasónicos, y el pulido se realiza de forma mecánica con pastas especiales.

En esta revisión se incluyó el raspaje por encima y por debajo del nivel de las encías; sin embargo, se excluyó cualquier procedimiento quirúrgico en las encías, cualquier lavado químico del espacio entre la encías y el diente (bolsa) y el alisado radicular, que es el raspado más intenso de la raíz que el simple raspado.

Características de los estudios

En esta revisión, se incluyeron dos estudios con un total de 1711 participantes. Ambos estudios incluyeron a adultos sin periodontitis grave que asistían de forma regular a consultas odontológicas en el Reino Unido. Los estudios se realizaron en un contexto de práctica odontológica general, que es el más apropiado para evaluar los tratamientos de "raspaje y pulido sistemático". Un estudio midió los resultados a los 24 meses, y otro, a los 36 meses.

Resultados clave

Los estudios encontraron poca o ninguna diferencia entre los tratamientos de raspaje y pulido planificados de forma regular en comparación con ningún raspaje y pulido programado para los signos tempranos de la enfermedad de las encías (gingivitis o hemorragia gingival; depósitos de placa; y profundidades de sondaje o bolsas de las encías). Hubo una reducción pequeña de los niveles de sarro, pero no está claro si este hecho es importante para los pacientes o los odontólogos.

Los participantes que recibieron tratamientos de raspaje y pulido cada seis meses y cada 12 meses informaron la sensación de que sus dientes estaban más limpios que los que fueron programados para recibir ningún tratamiento. Sin embargo, no parece haber una diferencia entre los grupos en términos de calidad de vida.

La evidencia disponible sobre los costes de los tratamientos no está clara.

Ninguno de los estudios midió los efectos secundarios (como el daño en las superficies del diente y la sensibilidad en el diente), los cambios en el nivel de inserción, la pérdida de dientes ni la halitosis (mal aliento). Ningún estudio comparó tratamientos de raspaje y pulido proporcionados por diferentes profesionales, p.ej., odontólogos, odontoterapeutas e higienistas.

Certeza de la evidencia

La certeza de la evidencia se consideró alta para la gingivitis, las profundidades de sondaje, el sarro y la calidad de vida, pero baja para la placa y baja a muy baja para la percepción del paciente del aseo oral. La certeza de la evidencia de los costes fue muy baja. La evidencia de alta certeza sobre la gingivitis significa que es posible tener seguridad en cuanto a que el raspaje y pulido sistemático no reduce de manera significativa los signos de enfermedad leve de las encías cuando se miden hasta los tres años.

Conclusiones de los autores: 

En los adultos sin periodontitis grave que tienen un acceso regular a la atención odontológica habitual, el tratamiento sistemático de raspaje y pulido logra poco o ningún cambio en la gingivitis, las profundidades de sondaje y la calidad de vida relacionada con la salud bucodental durante dos a tres años de seguimiento en comparación con ningún tratamiento programado de raspaje y pulido (evidencia de alta certeza). También puede haber poca o ninguna diferencia en los niveles de la placa durante dos años (evidencia de baja certeza). El raspaje y pulido sistemático reduce los niveles de sarro en comparación con ningún raspaje y pulido sistemático y se observa que los tratamientos cada seis meses reducen el sarro más que los tratamientos cada 12 meses durante dos a tres años de seguimiento (evidencia de alta certeza), aunque la importancia clínica de estas reducciones pequeñas no está clara. Tampoco está clara la evidencia disponible sobre los costes de los tratamientos. Los estudios no evaluaron los efectos adversos.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Muchos odontólogos o higienistas realizan raspaje y pulido a los pacientes a intervalos regulares, aunque se considere que esos pacientes tienen bajo riesgo de desarrollar una enfermedad periodontal. Existe debate sobre la efectividad clínica y la relación entre coste y efectividad del "raspaje y pulido sistemático", así como a la frecuencia "óptima" a la cual se debe realizar en los adultos sanos.

El tratamiento de "raspaje y pulido sistemático" se define como el raspaje y el pulido, o ambos, de la corona y las superficies radiculares de los dientes para eliminar los factores irritativos locales (placa, sarro, detritus y manchado), que no incluye cirugía periodontal ni otra forma de tratamiento periodontal complementario, como el uso de agentes farmacológicos o el alisado radicular. Los tratamientos sistemáticos de raspaje y pulido se proporcionan de forma habitual en ámbitos de práctica odontológica general. La técnica también se puede denominar profilaxis, extracción mecánica profesional de la placa o instrumentación periodontal.

Esta revisión actualiza una versión publicada en 2013.

Objetivos: 

1. Determinar los efectos beneficiosos y perjudiciales del raspaje y pulido sistemático para la salud periodontal.
2. Determinar los efectos beneficiosos y perjudiciales del raspaje y pulido sistemático a diferentes intervalos sobre la salud periodontal.
3. Determinar los efectos beneficiosos y perjudiciales del raspaje y pulido sistemático para la salud periodontal cuando el tratamiento es proporcionado por odontólogos en comparación con profesionales de la atención odontológica (odontoterapeutas o higienistas dentales).

Estrategia de búsqueda (: 

El especialista en información del Grupo Cochrane de Salud Oral (Cochrane Oral Health's Information Specialist) buscó en las siguientes bases de datos: Registro de ensayos del Grupo Cochrane de Salud Oral (Cochrane Oral Health’s Trials Register) (hasta el 10 de enero de 2018), Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (CENTRAL) (The Cochrane Library 2017, número 12), MEDLINE Ovid (1946 hasta 10 de enero de 2018), y en Embase Ovid (1980 hasta 10 de enero de 2018). Se hicieron búsquedas de ensayos en curso en el US National Institutes of Health Trials Registry (ClinicalTrials.gov) y en la World Health Organization International Clinical Trials Registry Platform. No se impusieron restricciones de idioma ni de fecha de publicación en la búsqueda en las bases de datos electrónicas.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios de los tratamientos sistemáticos de raspaje y pulido, con o sin instrucción sobre higiene bucodental, en adultos sanos dentados sin periodontitis grave. Se excluyeron los ensayos de boca dividida.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión analizaron los resultados de las búsquedas según los criterios de inclusión, extrajeron los datos y evaluaron el riesgo de sesgo de forma independiente y por duplicado. Se calcularon las diferencias de medias (DM) (o las diferencias de medias estandarizadas [DME] cuando se informaron diferentes escalas) y los intervalos de confianza (IC) del 95% para los datos continuos. Se calcularon los cocientes de riesgos (CR) y los IC del 95% para los datos dicotómicos. Para los metanálisis se utilizó un modelo de efectos fijos. Se contactó con los autores de los estudios cuando fue necesario para obtener la información faltante. La certeza de la evidencia se evaluó mediante los criterios GRADE.

Resultados principales: 

En los análisis se incluyeron dos estudios con 1711 participantes. Ambos estudios se realizaron en contextos de práctica odontológica general del Reino Unido e incluyeron a adultos sin periodontitis grave que asistían de forma regular a las consultas dentales. Un estudio midió los resultados a los 24 meses y el otro a los 36 meses. Ningún estudio midió los efectos adversos, los cambios en el nivel de inserción, la pérdida de dientes ni la halitosis.

Comparación 1: raspaje y pulido sistemático versus ningún raspaje y pulido programado

Dos estudios compararon tratamientos de raspaje y pulido planificados a intervalos regulares (cada seis y 12 meses) versus ningún tratamiento programado. Se encontró poca o ninguna diferencia entre los grupos durante un período de dos a tres años en la gingivitis, las profundidades de sondaje, la calidad de vida relacionada con la salud bucodental (evidencia de alta certeza) y la placa (evidencia de baja certeza). La DME para la gingivitis al comparar el tratamiento de raspaje y pulido cada seis meses versus ningún tratamiento programado fue –0,01 (IC del 95%: –0,13 a 0,11; dos ensayos, 1087 participantes) y para el raspaje y pulido cada 12 meses versus ningún tratamiento programado fue –0,04 (IC del 95%: –0,16 a 0,08; dos ensayos, 1091 participantes).

Los tratamientos de raspaje y pulido planificados de forma regular produjeron una reducción pequeña en los niveles de sarro en el plazo de dos a tres años en comparación con ningún tratamiento programado de raspaje y pulido (evidencia de alta certeza). La DME para el raspaje y pulido cada seis meses versus ningún tratamiento programado fue –0,32 (IC del 95%: –0,44 a –0,20; dos ensayos, 1088 participantes) y para el raspaje y pulido cada 12 meses versus ningún tratamiento programado fue –0,19 (IC del 95%: –0,31 a –0,07; dos ensayos, 1088 participantes). La importancia clínica de estas reducciones pequeñas no está clara.

Los niveles autoinformados por los participantes del aseo oral fueron mayores al recibir tratamientos de raspaje y pulido cada seis y 12 meses en comparación con ningún tratamiento programado, pero la certeza de la evidencia es baja.

Comparación 2: raspaje y pulido sistemático a diferentes intervalos

Dos estudios compararon tratamientos sistemáticos de raspaje y pulido cada seis meses versus tratamientos cada 12 meses. Se encontró poca o ninguna diferencia entre los grupos durante dos a tres años en los resultados de gingivitis, profundidades de sondaje, calidad de vida relacionada con la salud bucodental (evidencia de alta certeza) y placa (evidencia de baja certeza). La DME para la gingivitis fue 0,03 (IC del 95%: -0,09 a 0,15; dos ensayos, 1090 participantes; I2 = 0%). Los tratamientos de raspaje y pulido cada seis meses produjeron una reducción pequeña en los niveles de sarro durante el período de dos a tres años en comparación con los tratamientos cada 12 meses (DME –0,13 [IC del 95%: –0,25 a –0,01; dos ensayos, 1086 participantes; evidencia de certeza alta]). La importancia clínica de esta reducción pequeña no está clara.

Los efectos comparativos de los tratamientos de raspaje y pulido cada seis y 12 meses sobre los niveles autoinformados por los pacientes del aseo oral no estuvieron claros (evidencia de certeza muy baja).

Comparación 3: raspaje y pulido sistemático proporcionado por odontólogos en comparación con profesionales de atención odontológica (odontoterapeutas o higienistas)

Ningún estudio evaluó esta comparación.

Los resultados de la revisión con relación a los costes no estuvieron claros (evidencia de certeza muy baja).

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save