Corticosteroides para la hemorragia subaracnoidea por aneurisma y la hemorragia intracerebral primaria

No existe evidencia del beneficio de los corticosteroides para los pacientes con accidente cerebrovascular por hemorragia Cerca de una quinta parte de los accidentes cerebrovasculares se deben a la rotura de una arteria. Dicha arteria provoca una hemorragia en el cerebro (denominada hemorragia intracerebral) o en el espacio que rodea al cerebro (denominada hemorragia subaracnoidea). Posteriormente a cualquier tipo de hemorragia, el tejido cerebral puede inflamarse. La inflamación provoca un aumento de presión que puede causar daño cerebral adicional o incluso la muerte. Los corticosteroides podrían reducir la inflamación después de la hemorragia cerebral y, por lo tanto, mejorar las posibilidades de recuperación del paciente. Sin embargo, los corticosteroides también pueden producir efectos adversos importantes, tales como hiperglucemia, infección y hemorragia digestiva. Los ensayos incluidos en esta revisión tuvieron muy pocos participantes como para aportar evidencia fiable de cualquier beneficio de este tratamiento, en comparación con los daños, para los pacientes con accidente cerebrovascular debido a hemorragia cerebral.

Conclusiones de los autores: 

En términos generales, no existe evidencia de efectos beneficiosos o adversos de los corticosteroides para los pacientes con HSA o HICP. Los intervalos de confianza son amplios e incluyen efectos clínicamente significativos en ambas direcciones.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

A pesar de la falta de evidencia, los corticosteroides, en particular la dexametasona, son utilizados frecuentemente para el tratamiento de pacientes con hemorragia subaracnoidea (HSA) y hemorragia intracerebral primaria (HICP).

Objetivos: 

Determinar: (1) si el tratamiento con corticosteroides reduce la proporción de pacientes que mueren o tienen un resultado deficiente entre uno y seis meses después de la aparición de la HSA o la HICP; (2) si el tratamiento con corticosteroides reduce la frecuencia de isquemia cerebral retardada en pacientes con HSA; (3) la frecuencia de los efectos adversos del tratamiento con corticosteroides en pacientes con HSA o HICP dentro de los seis meses posteriores a la aparición del evento.

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizaron búsquedas en el Registro Especializado de Ensayos Controlados del Grupo Cochrane de Accidentes Cerebrovasculares (Cochrane Stroke Group Trials Register) (última búsqueda: noviembre de 2003). Además, se hicieron búsquedas en MEDLINE (1966 hasta marzo 2004) y EMBASE (1980 hasta marzo 2004) y en las listas de referencias de los estudios relevantes identificados. También se intentó identificar cualquier estudio pertinente en curso y publicado o no publicado, mediante el contacto con los investigadores y las compañías farmacéuticas

Criterios de selección: 

Se realizó una búsqueda de todos los ensayos clínicos aleatorizados o cuasialeatorizados de tratamiento con corticosteroides, en pacientes con HSA o HICP, que tuvieran un brazo de placebo o de estrategia estándar como control. Los datos se analizaron por separado y combinados para los pacientes examinados mediante tomografía computarizada (TC)/ imágenes por resonancia magnética (IRM)/autopsia/angiografía.

Obtención y análisis de los datos: 

Los datos extraídos de los ensayos clínicos seleccionados incluyeron: (1) muerte y resultado deficiente (muerte, discapacidad grave o estado vegetativo) de un mes a seis meses después del evento (resultados primarios); (2) desarrollo de isquemia cerebral retardada en pacientes con HSA; y (3) efectos adversos del tratamiento durante el tratamiento programado o el período de seguimiento (resultados secundarios). Se calculó una estimación agrupada del tamaño del efecto y se realizó la prueba de heterogeneidad entre los resultados de los ensayos. Siempre que fue posible, se realizó un análisis del tipo intención de tratar (intention to treat analysis).

Resultados principales: 

Se incluyeron ocho ensayos, con 256 pacientes asignados al azar en tres ensayos de HSA y 206 pacientes en cinco ensayos de HICP. Los estudios difirieron de manera significativa con respecto a las poblaciones de estudio, los fármacos y la calidad metodológica. El número de pacientes asignados al tratamiento con hidrocortisona o acetato de fludrocortisona en pacientes con HSA, o al tratamiento con dexametasona en pacientes con HICP, fue demasiado pequeño para establecer conclusiones definitivas.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save