Tratamiento de la incontinencia urinaria después del accidente cerebrovascular en pacientes adultos

Pregunta de la revisión

Se deseaba evaluar la efectividad de las intervenciones dirigidas a ayudar a adultos con incontinencia urinaria que sufrieron un accidente cerebrovascular hace más de un mes.

Antecedentes

La mitad de los pacientes que ingresan al hospital con un accidente cerebrovascular presentan incontinencia urinaria. Además de la pérdida involuntaria de orina, los síntomas de la incontinencia urinaria incluyen el deseo urgente de orinar (incontinencia de urgencia) o pérdidas de orina al reírse o estornudar (incontinencia de esfuerzo). Estos síntomas son más graves en los supervivientes de accidente cerebrovascular que en otras personas con incontinencia urinaria. Causan vergüenza y aflicción y afectan la capacidad del paciente de participar en la rehabilitación. La incontinencia urinaria reduce los sentimientos de autoestima y la depresión es frecuente. También tiene una repercusión importante sobre las familias y puede afectar el retorno de los pacientes al hogar.

Fecha de la búsqueda

La búsqueda está actualizada hasta 1 noviembre 2017.

Características de los estudios

Se identificaron 20 estudios que identificaron 21 comparaciones e involucraron a 1338 pacientes. Estos estudios incluían diversas terapias conductuales (p.ej. entrenamiento muscular del piso pelviano), tratamientos complementarios (p.ej. acupuntura manual o electroacupuntura) y fisioterapias (p.ej. estimulación nerviosa eléctrica transcutánea, ENET), así como medicación (p.ej. oxibutinina, estrógeno). Un ensayo investigó el efecto de la evaluación y el tratamiento por parte de enfermeras profesionales especializadas en continencia. Los grupos de control fueron en general "atención habitual" o ningún tratamiento.

Resultados clave

Se halló que las intervenciones conductuales pueden reducir el número medio de episodios de incontinencia en 24 horas aunque pueden lograr poco o ningún cambio en la calidad de vida. Sin embargo, la intervención administrada por una enfermera profesional especializada en continencia probablemente logró poco o ningún cambio en el número de personas continentes tres meses después del tratamiento. Los tratamientos complementarios como la acupuntura pueden aumentar la cantidad de participantes continentes después del tratamiento. Las fisioterapias, como la neuroestimulación eléctrica transcutánea, pueden reducir el número promedio de episodios de incontinencia en 24 horas y probablemente mejoran la capacidad funcional.

Calidad de la evidencia

La calidad de la evidencia fue limitada debido al informe deficiente de los detalles del estudio (en particular en los estudios anteriores) y el número pequeño de participantes del estudio en la mayoría de las comparaciones. Más de la mitad de los estudios no proporcionaron información sobre los efectos secundarios.

Conclusiones de los autores

Se necesitan ensayos de alta calidad que comparen diferentes tratamientos con la atención habitual o ningún tratamiento y que incluyan a un gran número de participantes.

Conclusiones de los autores: 

Hay evidencia insuficiente para guiar la atención de la continencia en adultos en la fase de rehabilitación posterior al accidente cerebrovascular. Debido a que pocos ensayos examinaron la misma intervención, las conclusiones se extraen por lo general de pocos ensayos pequeños. Los IC fueron amplios, lo cual dificulta la evaluación de si hubo diferencias clínicamente importantes. Sólo cuatro ensayos tuvieron una ocultación adecuada de la asignación y muchos fueron limitados por el informe deficiente, lo cual dio lugar a que fuese imposible juzgar el grado en que fueron propensos al sesgo. Se necesitan más ensayos multicéntricos con el poder estadístico apropiado de las intervenciones con objeto de aportar evidencia consistente de las intervenciones para mejorar la incontinencia urinaria después del accidente cerebrovascular.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La incontinencia urinaria puede afectar a entre un 40% y un 60% de los pacientes que ingresan en el hospital debido a un accidente cerebrovascular; el 25% presenta este problema en el momento del alta y el 15% sigue con incontinencia después de un año.

Ésta es una actualización de una revisión publicada por primera vez en 2005 y actualizada en 2008.

Objetivos: 

Evaluar los efectos de las intervenciones para el tratamiento de la incontinencia urinaria después del accidente cerebrovascular en adultos al menos un mes después del accidente cerebrovascular.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en los registros especializados de los Grupos Cochrane de Incontinencia y de Accidentes Cerebrales Vasculares (Cochrane Incontinence and Cochrane Stroke Specialised Registers) (búsqueda 30 octubre 2017 y el 1 noviembre 2017 respectivamente), que contiene ensayos identificados en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (CENTRAL), MEDLINE, MEDLINE In-Process, MEDLINE Epub Ahead of Print, CINAHL, ClinicalTrials.gov, WHO ICTRP y se hicieron búsquedas manuales en revistas y actas de congresos.

Criterios de selección: 

Se incluyeron los ensayos controlados aleatorios y cuasialeatorios.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de revisión realizaron la extracción de datos, llevaron a cabo la evaluación del riesgo de sesgo y aplicaron los criterios GRADE de forma independiente.

Resultados principales: 

Se incluyeron 20 ensayos (se informaron 21 comparaciones) con 1338 participantes. No hubo datos disponibles para los resultados predeterminados excepto los que se informan a continuación.

Intervención versus ninguna intervención/atención convencional

Intervenciones conductuales: La evidencia de baja calidad indica que las intervenciones conductuales pueden reducir el número medio de episodios de incontinencia en 24 horas (diferencia de medias [DM] –1,00; intervalo de confianza [IC] del 95%: –2,74 a 0,74; un ensayo; 18 participantes; P = 0,26). Además, la evidencia de baja calidad de dos ensayos indica que las intervenciones conductuales pueden lograr poco o ningún cambio en la calidad de vida (DME -0,99; IC del 95%: -2,83 a 0,86; 55 participantes).

Intervenciones con participación de profesionales especialistas: Un ensayo de calidad moderada sugirió que la evaluación y el tratamiento estructurados administrados por una enfermera profesional especializada en continencia probablemente lograron poco o ningún cambio en el número de personas continentes tres meses después del tratamiento (cociente de riesgos [CR] 1,28; IC del 95%: 0,81 a 2,02; 121 participantes; equivalente a un aumento de 354 a 453 por 1000; IC del 95%: 287 a 715).

Tratamiento complementario: Cinco ensayos evaluaron el tratamiento complementario con acupuntura tradicional, electroacupuntura y moxibustión con jengibre y sal más acupuntura habitual. La evidencia de baja calidad de cinco ensayos indicó que el tratamiento complementario puede aumentar la cantidad de participantes continentes después del tratamiento; los participantes en el grupo de tratamiento tuvieron tres veces más probabilidades de ser continentes (CR 2,82; IC del 95%: 1,57 a 5,07; 524 participantes; equivalente a un aumento de 193 a 544 por 1000; IC del 95%: 303 a 978). Los eventos adversos se informaron de manera narrativa en un estudio de la electroacupuntura y se informó equimosis y dolor abdominal posacupuntura en el grupo de intervención.

Terapia física: Dos ensayos que informaron sobre tres comparaciones sugieren que la fisioterapia con neuroestimulación eléctrica transcutánea (ENET) puede reducir el número medio de episodios de incontinencia en 24 horas (DM –4,76; IC de 95%: –8,10 a –1,41; 142 participantes; evidencia de baja calidad). Un ensayo de la ENET que informó sobre dos comparaciones halló que la intervención probablemente mejora la capacidad funcional general (DM 8,97; IC del 95%: 1,27 a 16,68; 81 participantes; evidencia de calidad moderada).

Intervención versus placebo

Terapia física: Un ensayo de la fisioterapia sugiere que la ETNTP puede lograr poco o ningún cambio en el número de participantes continentes después del tratamiento (CR 0,75; IC del 95%: 0,19 a 3,04; 54 participantes) o en la cantidad de episodios de incontinencia (DM –1,10; IC del 95%: –3,99 a 1,79; 39 participantes). Un ensayo indicó una mejoría en el grupo de ETNTP a las 26 semanas (OR 0,04; IC del 95%: 0,004 a 0,41) aunque no hubo evidencia de una diferencia en la afección vesical percibida a las seis semanas (OR 2,33; IC del 95%: 0,63 a 8,65) o a las 12 semanas (OR 1,22; IC del 95%: 0,29 a 5,17). Los datos de un ensayo no aportaron evidencia de que la ETNTP lograra un cambio en la calidad de vida medida con el ICIQLUTSqol (DM 3,90; IC del 95%: –4,25 a 12,05; 30 participantes). Los eventos adversos menores, como la irritación menor de la piel y los calambres del tobillo, se informaron en un estudio.

Intervenciones de farmacoterapia: En un estudio no hubo evidencia de que el tratamiento con estrógeno lograra un cambio en el número medio de episodios de incontinencia por semana en la incontinencia leve (muestras pareadas, DM –1,71; IC del 95%: –3,51 a –0,09) o la incontinencia grave (muestras pareadas, DM –6,40; IC del 95%: –9,47 a –3,33). Un estudio informó que no hubo efectos adversos.

Intervención específica versus otra intervención

Intervenciones conductuales: Un ensayo que comparó una intervención conductual (vaciamiento intermitente) con una intervención de farmacoterapia (oxibutinina) no contuvo datos utilizables.

Tratamiento complementario: Un ensayo que comparó diferentes agujas de acupuntura y profundidad de la inserción de las agujas para evaluar el efecto sobre la incontinencia informó que, después de cuatro tratamientos, un 78,1% de los participantes del grupo de agujas alargadas no tuvieron ningún episodio de incontinencia versus un 40% en el grupo de agujas filiformes (57 participantes). Este ensayo se evaluó como en riesgo poco claro o alto para todos los tipos de sesgo aparte de los datos de resultado incompletos.

Intervención combinada versus intervención única

Un ensayo comparó una intervención combinada (biorretroalimentación motora sensorial más vaciamiento intermitente a la orden) versus una única intervención (vaciamiento intermitente). La intervención combinada puede lograr poco o ningún cambio en el número de participantes continentes después del tratamiento (CR 0,55; IC del 95%: 0,06 a 5,21; 23 participantes; equivalente a una disminución de 167 a 92 por 1000; IC del 95%: 10 a 868) o en el número de episodios de incontinencia (DM 2,20; IC del 95%: 0,12 a 4,28; 23 participantes).

Intervención específica versus control con atención

Intervenciones con fisioterapia: Un estudio encontró que la ETNTP puede lograr poco o ningún cambio en el número de participantes continentes después del tratamiento en comparación con un grupo de control de atención que realizó ejercicios de estiramiento (CR 1,33; IC del 95%: 0,38 a 4,72; 24 participantes; equivalente a un aumento de 250 a 333 por 1000; IC del 95%: 95 a 1000).

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save