Factor estimulante de colonias de granulocitos (G-CSF) como adyuvante de los antibióticos en el tratamiento de la neumonía en adultos

El factor de estimulación de colonias de granulocitos (G-CSF), cuando se administran antibióticos, no parece reducir la mortalidad en adultos con neumonía

La neumonía, o infección que involucra los pulmones, es responsable de un número significativo de muertes en todo el mundo. La neumonía es potencialmente mortal en personas mayores y personas con otras enfermedades que pueden afectar el sistema inmunológico (tal como la diabetes). El factor estimulante de colonias de granulocitos (G-CSF) es otra opción para el tratamiento, además de los antibióticos. El G-CSF estimula la producción de glóbulos blancos que luchan contra la infección, y se utiliza en personas con cáncer tras la quimioterapia, y en la neutropenia febril (infección asociada a un recuento de glóbulos blancos muy bajo). La revisión de los ensayos halló que, cuando se combina con antibióticos, el G-CSF parece ser un tratamiento seguro para las personas con neumonía, pero no parece reducir la mortalidad. Se necesitan más estudios para definir el momento óptimo de administración (anterior, o como profilaxis antes de la aparición de infección) y los posibles problemas cuando se administra a pacientes con infección grave.

Conclusiones de los autores: 

No existen pruebas que apoyen el uso clínico del G-CSF para el tratamiento de la neumonía. Podrían ser de interés los estudios en los que se administre G-CSF como profilaxis o más pronto en el tratamiento.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Se ha demostrado que el factor estimulante de colonias de granulocitos (G-CSF), una citoquina natural, produce un aumento en la cantidad y función de los neutrófilos. La administración exógena de G-CSF recombinante (filgrastim, pegfilgrastim o lenograstim) se ha utilizado ampliamente en el tratamiento de la neutropenia febril, pero su rol en el tratamiento de la infección en huéspedes neutropénicos no está claramente definido.

Objetivos: 

Se exploró la utilidad del G-CSF como complemento de los antibióticos en el tratamiento de la neumonía en adultos no neutropénicos.

Estrategia de búsqueda (: 

Para esta revisión actualizada se realizaron búsquedas en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials, CENTRAL) (The Cochrane Library, número 4, 2006); MEDLINE (1950 a enero de 2007); EMBASE (1988 a enero de 2007); y las bases de datos en línea de ensayos clínicos (www.controlled-trials.com, actualizada al 10 de noviembre de 2006).

Criterios de selección: 

Se consideraron los ensayos controlados aleatorios (ECAs) que incluían pacientes adultos hospitalizados con neumonía adquirida en la comunidad o con neumonía adquirida en el hospital.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos revisores extrajeron de forma independiente los datos y evaluaron la calidad de los ensayos. La medida de resultado primaria fue la mortalidad a los 28 días. Las medidas secundarias de resultado incluyeron otros indicadores de mortalidad como así también indicadores de eventos adversos, con la inclusión de disfunción orgánica. Se realizó una evaluación de la calidad metodológica para cada estudio.

Resultados principales

Se identificaron seis estudios con un total de 2 018 personas. Aparentemente, la utilización del G-CSF fue segura y sin aumento en la incidencia total de eventos adversos graves (odds ratio [OR] agrupado 0,91; IC del 95%: 0,73 a 1,14) o disfunción orgánica. Sin embargo, la utilización del G-CSF no se asoció a una mejoría en los resultados de mortalidad a los 28 días (OR agrupado 0,81; IC del 95%: 0,52 a 1,27).

Conclusiones de los autores

No existen pruebas que apoyen el uso clínico del G-CSF para el tratamiento de la neumonía. Podrían ser de interés los estudios en los que se administre G-CSF como profilaxis o más pronto en el tratamiento.

Esta revisión debería citarse como:Cheng AC, Stephens DP, Currie BJLa Biblioteca Cochrane PlusThe Cochrane Library
Resultados principales: 

Se identificaron seis estudios con un total de 2 018 personas. Aparentemente, la utilización del G-CSF fue segura y sin aumento en la incidencia total de eventos adversos graves (odds ratio [OR] agrupado 0,91; IC del 95%: 0,73 a 1,14) o disfunción orgánica. Sin embargo, la utilización del G-CSF no se asoció a una mejoría en los resultados de mortalidad a los 28 días (OR agrupado 0,81; IC del 95%: 0,52 a 1,27).

Tools
Information
Share/Save