Intervenciones dietéticas para la esclerosis múltiple

Pregunta de la revisión

Se evaluaron los efectos de cualquier intervención dietética para la esclerosis múltiple (EM) (excepto la vitamina D, que es el tema de una revisión Cochrane aparte). Se utilizó la evidencia de los ensayos controlados aleatorizados, que son un tipo de estudio en el que los pacientes se asignan al azar para recibir una de las intervenciones clínicas.

Antecedentes

La esclerosis múltiple es un trastorno en el que se produce un daño en las fibras de conexión (materia blanca) del cerebro y la médula espinal. Esto puede provocar diversos síntomas neurológicos, tales como: debilidad, pérdida de visión, alteración sensorial, falta de coordinación y trastornos intestinales y vesicales. No se conoce la causa, pero la teoría principal es que el propio sistema inmunológico del cuerpo cumple un papel en la enfermedad. Los tratamientos aprobados para la EM actúan regulando el sistema inmunológico. Hay interés en saber si las intervenciones dietéticas, como las dietas específicas o los suplementos dietéticos, pueden afectar la EM.

Características de los estudios

A partir de la búsqueda en la literatura, se encontraron 41 informes de texto completo de 30 ensayos, que analizaron diversas intervenciones dietéticas. Once ensayos investigaron los ácidos grasos poliinsaturados (AGPI), diez investigaron una variedad de suplementos antioxidantes, tres investigaron programas dietéticos y seis ensayos investigaron otros suplementos dietéticos.

Resultados clave y certeza de la evidencia

Entre los ensayos clínicos que comparan los AGPI con los ácidos grasos monoinsaturados (AGMI), podría haber una diferencia escasa o nula en las recaídas de la EM o en la impresión global del deterioro. Un único ensayo que comparó los AGPI con los AGMI no informó sobre ningún evento adverso grave. Entre los ensayos que comparan un tipo de AGPI con otro, podría haber una diferencia escasa o nula en las recaídas de la EM o en la progresión de la discapacidad. Probablemente no haya habido diferencias en la impresión global del deterioro ni de mejora en las lesiones de la EM según el tipo de AGPI. Podría haber una diferencia escasa o nula en los eventos adversos según el tipo de AGPI. Entre los estudios que investigan la administración de suplementos con antioxidantes, podría haber una diferencia escasa o nula en las recaídas de la EM o en la impresión global del deterioro. Hubo evidencia de certeza muy baja con respecto al efecto del antioxidante frente al placebo en el empeoramiento de la discapacidad y la mejora de las lesiones de la EM. Podría haber una diferencia escasa o nula en los eventos adversos graves entre el antioxidante y el placebo. En cuanto al resto, los estudios sobre programas dietéticos y otros suplementos dietéticos difirieron demasiado como para agruparlos para el análisis. Muchos de los ensayos tuvieron problemas con el diseño o la implementación que podrían haber afectado la confianza en los resultados. En la actualidad, no hay suficiente evidencia de certeza alta sobre si las intervenciones dietéticas cambian el curso de la EM.

La evidencia está actualizada hasta mayo de 2019.

Conclusiones de los autores: 

Existen diversos ensayos controlados que abordan los efectos de las intervenciones dietéticas para la EM con una variación importante en el tratamiento activo, el comparador y los resultados de interés. Es posible que la administración de AGPI no difiera en comparación con las alternativas en lo que respecta a la tasa de recaídas, el empeoramiento de la discapacidad o el estado clínico general en los pacientes con EM, aunque la evidencia es incierta. Asimismo, en la actualidad no hay suficiente evidencia para determinar si la administración de suplementos con antioxidantes u otras intervenciones dietéticas tiene algún efecto en los resultados relacionados con la EM.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La esclerosis múltiple (EM) es una enfermedad desmielinizante frecuente del sistema nervioso central. Si bien todavía no se conoce la patogénesis exacta, según la teoría principal se trata de un efecto de la desregulación del sistema inmunológico. Al parecer, la terapia modificadora de la enfermedad aprobada podría modular el sistema inmunológico para mejorar los resultados relacionados con la EM. Existe un gran interés en la capacidad de las intervenciones dietéticas para influir en los resultados relacionados con la EM. Esta es una actualización de la revisión Cochrane «Intervenciones dietéticas para la esclerosis múltiple» (Farinotti 2003; Farinotti 2007; Farinotti 2012).

Objetivos: 

Evaluar los efectos de las intervenciones dietéticas (incluidos los planes alimentarios con recomendaciones para alimentos integrales específicos, macronutrientes y productos naturales para la salud) en comparación con placebo u otra intervención sobre los resultados de la salud (como los resultados relacionados con la EM y los eventos adversos graves) en pacientes con EM.

Métodos de búsqueda: 

El 30 de mayo 2019, se hicieron búsquedas en CENTRAL, MEDLINE, Embase y en Web of Science. También se realizaron búsquedas en ClinicalTrials.gov, en la Plataforma de Registros Internacionales de Ensayos Clínicos de la Organización Mundial de la Salud (ICTRP) y en la Networked Digital Library of Theses and Dissertations (NDLTD). Se verificaron las listas de referencias de los ensayos identificados y se solicitó información a los autores de los ensayos para identificar datos adicionales publicados o no publicados.

Criterios de selección: 

Se incluyeron todos los ensayos controlados aleatorizados (ECA) o ensayos clínicos controlados (ECC) que investigaron el efecto de una intervención dietética versus placebo u otra intervención, en los participantes con EM, sobre los resultados relacionados con la EM, como las recaídas, la progresión de la discapacidad y las mediciones de la resonancia magnética (RM).

Obtención y análisis de los datos: 

Se utilizaron los procedimientos metodológicos estándar previstos por Cochrane. Los resultados primarios previstos eran el número de participantes que experimentaron una recaída y un cambio en la progresión de la discapacidad, según una escala de discapacidad validada en el último seguimiento notificado. Los resultados secundarios incluyeron la actividad de la RM, la seguridad y los resultados informados por el paciente. Se introdujeron y analizaron los datos con Review Manager 5.

Resultados principales: 

Se encontraron 41 artículos de texto completo que investigaron 30 ensayos después de la revisión del texto completo. Los participantes eran personas adultas con EM, definida según los criterios establecidos, que se presentaban en clínicas de EM en Europa, Norteamérica y el Oriente Medio. El diseño del estudio varió considerablemente, aunque todos los ensayos tuvieron por lo menos un problema metodológico que dio lugar a un riesgo de sesgo desconocido o alto. Los ensayos investigaron lo siguiente: administración de suplementos para aumentar los ácidos grasos poliinsaturados (AGPI) (11 ensayos); una variedad de suplementos antioxidantes (10 ensayos); programas dietéticos (3 ensayos); y otros suplementos dietéticos (p. ej., acetil L-carnitina, biotina, creatina, palmitoletanolamida, probiótico, riboflavina) (6 ensayos).

En tres ensayos que comparaban los AGPI con los ácidos grasos monoinsaturados (AGMI), la evidencia fue muy incierta en cuanto a la diferencia en las recaídas (riesgo relativo [RR] 1,02; intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,88 a 1,20; 3 estudios, 217 participantes; 75% en el grupo de AGPI versus 74% en el grupo de AGMI; evidencia de certeza muy baja). En cuatro ensayos que comparan los AGPI con los AGMI, podría haber una diferencia escasa o nula en la impresión global del deterioro (RR 0,85; IC del 95%: 0,71 a 1,03; 4 estudios, 542 participantes; 40% en el grupo de AGPI versus 47% en el grupo de AGMI; evidencia de certeza baja). En dos ensayos que comparaban los AGPI con los AGMI (102 participantes), hubo evidencia de certeza muy baja sobre el cambio en la progresión de la discapacidad. Ninguno de los ensayos de AGPI versus AGMI investigó los resultados de la RM. En un ensayo que comparó los AGPI con los AGMI (40 participantes), no se produjeron eventos adversos graves; según la evidencia de certeza baja.

En dos ensayos que compararon diferentes AGPI (omega-3 versus omega-6), podría haber una diferencia escasa o nula en las recaídas (RR 1,02; IC del 95%: 0,62 a 1,66; 2 estudios, 129 participantes; 30% en el grupo de omega-3 versus 29% en el grupo de omega-6; evidencia de certeza baja). En los tres ensayos que comparan los omega-3 con los omega-6, podría haber una diferencia escasa o nula en el cambio de la progresión de la discapacidad, medida como el cambio medio en la Expanded Disability Status Scale (EDSS) (diferencia de medias [DM] 0,00; IC del 95%: -0,30 a 0,30; 3 estudios, 166 participantes; evidencia de certeza baja). En un ensayo que comparó los omega-3 con los omega-6, probablemente no hubo diferencias en la impresión global del deterioro (RR 0,99; IC del 95%: 0,51 a 1,91; 1 estudio, 86 participantes; 29% en el grupo de omega-3 versus 29% en el grupo de omega-6; evidencia de certeza moderada). En un ensayo que comparó los omega-3 con los omega-6 (86 participantes), probablemente no hubo diferencias en el número de nuevas lesiones potenciadoras del gadolinio con ponderación T1, en función de la evidencia de certeza moderada. En cuatro ensayos que compararon los omega-3 con los omega-6, tal vez hubo una diferencia escasa o nula en los eventos adversos graves (RR 1,12; IC del 95%: 0,38 a 3,31; 4 estudios, 230 participantes; 6% en el grupo de omega-3 versus 5% en el grupo de omega-6; evidencia de certeza baja).

En cuatro ensayos que investigaron la administración de suplementos con antioxidantes frente al placebo, podría haber una diferencia escasa a nula en las recaídas (RR 0,98, IC del 95%: 0,59 a 1,64; 4 estudios, 345 participantes; 17% en el grupo de antioxidantes frente a 17% en el grupo de placebo; evidencia de certeza baja). En seis ensayos que investigaron la administración de suplementos con antioxidante frente al placebo, la evidencia fue muy incierta en cuanto al cambio en la progresión de la discapacidad, medido como el cambio medio de EDSS (MD -0,19; IC del 95%: -0,49 a 0,11; 6 estudios, 490 participantes; evidencia de certeza muy baja). En dos ensayos que investigaron la administración de suplementos con antioxidantes frente al placebo, podría haber una diferencia escasa o nula en la impresión global del deterioro (RR 0,99; IC del 95%: 0,50 a 1,93; 2 estudios, 190 participantes; 15% en el grupo de antioxidantes versus 15% en el grupo de placebo; evidencia de certeza baja). En dos ensayos que investigaron la administración de suplementos con antioxidante frente al placebo, la evidencia fue muy incierta en cuanto a la diferencia en las lesiones que mejoran el gadolinio (RR 0,67; IC del 95%: 0,09 a 4,88; 2 estudios, 131 participantes; 11% en el grupo de antioxidantes versus 16% en el grupo de placebo; evidencia de certeza muy baja). En tres ensayos que investigaron la administración de suplementos con antioxidantes versus placebo, podría haber una diferencia escasa o nula en los eventos adversos graves (RR 0,72; IC del 95%: 0,17 a 3,08; 3 estudios, 222 participantes; 3% en el grupo de antioxidantes versus 4% en el grupo de placebo; evidencia de certeza baja).

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save