Efectividad de las intervenciones breves para el consumo de alcohol en las poblaciones de atención primaria

¿Cuál era el objetivo de esta revisión?

Se intentó determinar si las intervenciones breves con personal médico y de enfermería en ámbitos de atención general o de urgencias pueden reducir el consumo excesivo de alcohol. Se evaluaron los hallazgos de 69 ensayos que incluyeron en total 33 642 participantes; de estos 34 estudios (15 197 participantes) proporcionaron datos para el análisis principal.

Mensajes clave

Intervenciones breves en ámbitos de atención primaria dirigidas a reducir el consumo excesivo de alcohol en comparación con personas que recibieron atención habitual o información escrita breve. Las intervenciones de mayor duración probablemente logran poco o ningún cambio en el consumo excesivo de alcohol en comparación con una intervención breve.

¿Qué se estudió en la revisión?

Una manera de reducir el consumo excesivo de alcohol puede ser que el personal médico y de enfermería brinden asesoramiento u orientación breves a las personas de interés que consultan a médicos generales o a otros profesionales de la atención primaria de salud. Habitualmente a las personas que solicitan atención primaria de salud se les pregunta acerca de su comportamiento relacionado con el alcohol porque el consumo de alcohol puede afectar muchos aspectos de la salud.

Las intervenciones breves habitualmente incluyen retroalimentación sobre el consumo de alcohol y los efectos perjudiciales relacionados con la salud, la identificación de las situaciones de alto riesgo para el consumo excesivo de alcohol, asesoramiento sencillo acerca de cómo reducir el consumo de alcohol, estrategias que pueden aumentar la motivación para cambiar el comportamiento relacionado con el consumo de alcohol y el desarrollo de un plan personal para reducir el consumo de alcohol. Las intervenciones breves están diseñadas para administrarse en consultas regulares, que suelen durar de cinco a 15 minutos con los médicos y cerca de 20 a 30 minutos con el personal de enfermería. Aunque son de corta duración, las intervenciones breves se pueden administrar en una a cinco sesiones. En esta revisión no se incluyeron las intervenciones digitales.

Fecha de la búsqueda

La evidencia está actualizada hasta septiembre 2017.

Financiación de los estudios

Las fuentes de financiación se informaron en 60 estudios (87%). De éstos, 58 fueron financiados por institutos gubernamentales, organismos de investigación o fundaciones de caridad. Un estudio fue financiado en parte por una compañía farmacéutica y una asociación de cerveceros, y otro por una empresa que desarrolla equipos para pruebas diagnósticas. Nueve estudios no informaron sobre las fuentes de financiación de los estudios.

¿Cuáles son los principales resultados de la revisión?

Se incluyeron 69 ensayos controlados realizados en muchos países. La mayoría de los estudios se realizaron en la práctica general y en la atención de urgencia. Los participantes de los estudios recibieron la intervención breve o la atención habitual, o información escrita acerca del consumo de alcohol (grupo control).

La cantidad de alcohol que consumieron las personas cada semana se informó en 34 ensayos (15 197 participantes) al año de seguimiento y mostró que los participantes que recibieron la intervención breve consumieron menos que los del grupo control (evidencia de calidad moderada). La reducción fue de cerca de una pinta de cerveza (475 ml) o un tercio de una botella de vino (250 ml) menos cada semana.

Un asesoramiento de mayor duración probablemente proporciona pocos efectos beneficiosos adicionales en comparación con una intervención breve o ninguna intervención.

Un ensayo informó que la intervención fue perjudicial para el consumo compulsivo de alcohol en las mujeres, y dos informaron que no hubo efectos adversos como resultado de recibir las intervenciones breves. La mayoría de los estudios no mencionaron los efectos adversos.

Calidad de la evidencia

Los resultados pueden haber estado afectados por el hecho de que los participantes y los médicos a menudo estaban al tanto de las intervenciones breves centradas en el alcohol. Además, no fue posible establecer contacto con algunos participantes al año de seguimiento para que informaran los niveles de consumo de alcohol. En general, la evidencia se consideró en su mayoría de calidad moderada. Lo anterior significa que es probable que el tamaño y la dirección del efecto informados estén cerca del efecto verdadero de estas intervenciones.

Conclusiones de los autores: 

Se encontró evidencia de calidad moderada de que las intervenciones breves pueden reducir el consumo de alcohol en los bebedores peligrosos y nocivos, en comparación con una intervención mínima o ninguna intervención. Una mayor duración del asesoramiento probablemente tiene poco efecto adicional. Los estudios futuros se deben centrar en la identificación de los componentes de las intervenciones que se asocian de manera más marcada con la efectividad.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

El consumo excesivo de alcohol es una causa significativa de mortalidad, morbilidad y problemas sociales en muchos países. Las intervenciones breves intentan reducir el consumo de alcohol y los efectos perjudiciales relacionados en los bebedores peligrosos y nocivos, que no solicitan ayuda de forma activa para sus problemas con el consumo de alcohol. Las intervenciones generalmente adoptan la forma de una conversación con un profesional de atención primaria y pueden incluir retroalimentación sobre el consumo de alcohol de la persona, información acerca de los posibles efectos perjudiciales y beneficiosos de reducir la ingesta, y asesoramiento sobre cómo reducir el consumo. La discusión informa el desarrollo de un plan personal para ayudar a reducir el consumo de alcohol. Las intervenciones breves también pueden incluir el cambio de comportamiento o el asesoramiento centrado en la motivación.

Ésta es una actualización de una revisión Cochrane publicada en 2007.

Objetivos: 

Evaluar la efectividad del cribado y la intervención breve para el consumo de alcohol para reducir el consumo excesivo de alcohol en bebedores peligrosos o nocivos en ámbitos de práctica general o de atención de urgencia.

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizaron búsquedas en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials (CENTRAL), MEDLINE y en otras 12 bases de datos bibliográficas hasta septiembre 2017. Se buscó en la Alcohol and Alcohol Problems Science Database (hasta diciembre 2003, después que lo cual la base de datos se interrumpió), los registros de ensayos y los sitios web. Se realizaron búsquedas manuales y se verificaron las listas de referencias de los estudios incluidos y las revisiones relevantes.

Criterios de selección: 

Se incluyeron los ensayos controlados aleatorizados (ECA) de intervenciones breves para reducir el consumo de alcohol peligroso o perjudicial en personas que acuden a consulta en la práctica general, la atención de urgencia u otros ámbitos de atención primaria por razones diferentes del tratamiento para el consumo de alcohol. El grupo de comparación fue intervención mínima o ninguna intervención, donde se informó sobre una medida de consumo de alcohol. La "intervención breve" se definió como una conversación que constó de cinco o menos sesiones de asesoramiento u orientación breves sobre el estilo de vida, con una duración total de menos de 60 minutos. Más tiempo que lo anterior se consideró una intervención prolongada. En esta revisión no se incluyeron las intervenciones digitales.

Obtención y análisis de los datos: 

Se utilizaron los procedimientos metodológicos estándar previstos por Cochrane. De ser posible se realizaron análisis de subgrupos para investigar la repercusión de factores como el sexo, la edad, el ámbito (práctica general versus atención de urgencia), la exposición a tratamientos y el consumo inicial.

Resultados principales: 

Se incluyeron 69 estudios que asignaron al azar a un total de 33 642 participantes. De éstos, se agregaron 42 estudios para esta actualización (24 057 participantes). La mayoría de las intervenciones se administraron en ámbitos de práctica general (38 estudios, 55%) o atención de urgencia (27 estudios, 39%). La mayoría de los estudios (61 estudios, 88%) compararon una intervención breve con una intervención mínima o ninguna intervención. Las intervenciones prolongadas se compararon con una intervención breve (cuatro estudios, 6%), mínima o ninguna intervención (siete estudios, 10%). Pocos estudios se centraron en grupos de edad específicos: adolescentes o adultos jóvenes (seis estudios, 9%) y adultos mayores (cuatro estudios, 6%). El consumo de alcohol inicial medio fue 244 g/semana (30,5 unidades estándares del Reino Unido) en los estudios que informaron dichos datos. Las fuentes principales de sesgo fueron el desgaste y la falta de cegamiento de los profesionales o los participantes. El metanálisis primario incluyó 34 estudios (15 197 participantes) y proporcionó evidencia de calidad moderada de que los participantes que recibieron la intervención breve consumieron menos alcohol que los participantes que recibieron la intervención mínima o ninguna intervención después de un año (diferencia de medias [DM] -20 g/semana; intervalo de confianza [IC] del 95%: -28 a -12). Hubo heterogeneidad significativa entre los estudios (I² = 73%). Un análisis de subgrupos por sexo demostró que los hombres y las mujeres redujeron el consumo de alcohol después de recibir una intervención breve.

Se encontró evidencia de calidad moderada de que las intervenciones breves sobre el alcohol tienen poca repercusión sobre la frecuencia de las borracheras por semana (DM -0,08; IC del 95%: -0,14 a -0,02; 15 estudios, 6946 participantes); los días de consumo de alcohol por semana (DM -0,13; IC del 95%: -0,23 a -0,04; 11 estudios, 5469 participantes); o la intensidad del consumo de alcohol (-0,2 g/día de consumo de alcohol, IC del 95%: -3,1 a 2,7; diez estudios, 3128 participantes).

Se encontró evidencia de calidad moderada de poca diferencia en la cantidad de alcohol consumido cuando la intervención prolongada se comparó con la intervención mínima o ninguna intervención (-20 g/semana; IC del 95%: -40 a 1; seis estudios, 1296 participantes). Hubo poca diferencia en las borracheras por semana (-0,08; IC del 95%: -0,28 a 0,12; dos estudios, 456 participantes; evidencia de calidad moderada) o en los días de consumo de alcohol por semana (-0,45; IC del 95%: -0,81 a -0,09; dos estudios, 319 participantes; evidencias de calidad moderada). La intervención prolongada versus ninguna o mínima proporcionó poca repercusión sobre la intensidad del consumo de alcohol (9 g/día de consumo, IC del 95%: -26 a 9; un estudio, 158 participantes; evidencia de calidad baja).

La intervención prolongada no tuvo mayor repercusión que la intervención breve sobre el consumo de alcohol, aunque los hallazgos fueron imprecisos (DM 2 g/semana, IC del 95%: -42 a 45; tres estudios, 552 participantes; evidencia de calidad baja). No se informó el número de borracheras para esta comparación, pero un ensayo indicó una posible disminución de los días en que se bebe por semana (-0,5; IC del 95%: -1,2 a 0,2; 147 participantes; evidencia de calidad baja). Los resultados de este ensayo también indicaron muy poca repercusión sobre la intensidad del consumo de alcohol (-1,7 g/día de consumo, IC del 95%: -18,9 a 15,5; 147 participantes; evidencia de calidad muy baja).

Solo cinco estudios informaron sobre los efectos adversos (evidencia de calidad muy baja). Ningún participante experimentó efectos adversos en dos estudios; un estudio informó que la intervención aumentó el consumo de alcohol compulsivo en las mujeres y dos estudios informaron sobre eventos adversos relacionados con los resultados relacionados con la conducción, pero concluyeron que fueron equivalentes en ambos brazos del estudio.

Las fuentes de financiación se informaron en 67 estudios (87%). Con dos excepciones, los estudios fueron financiados por institutos gubernamentales, organismos de investigación o fundaciones de caridad. Un estudio fue financiado en parte por una compañía farmacéutica y una asociación de cerveceros, y otro por una empresa que desarrolla equipos para pruebas diagnósticas.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save