Tratamiento conservador para las hemorroides sintomáticas y/o complicadas durante el embarazo y el puerperio

No hay suficientes pruebas sobre las intervenciones no quirúrgicas para tratar las várices problemáticas (hemorroides) durante el embarazo y durante las primeras semanas posteriores al nacimiento (puerperio)

Las hemorroides (várices) son venas tumefactas del recto (ano). Normalmente ayudan a vaciar el recto y previenen pérdidas involuntarias. Si se inflaman en el embarazo, pueden causar dolor, prurito, sensación de ardor y en ocasiones sangrando. Estos problemas en general se resuelven después del nacimiento. La incidencia es baja en países donde la dieta se basa principalmente en fibras. Los tratamientos no quirúrgicos durante el embarazo incluyen aumento de la ingesta de fibras en la dieta y fármacos para mejorar la circulación o aliviar el dolor. La revisión de los ensayos no encontró estudios sobre las modificaciones dietéticas, sino información sobre algunos fármacos que parecen prometedores pero no hay suficientes datos. Se necesita investigación adicional.

Conclusiones de los autores: 

Aunque el tratamiento con hidroxietilrutósidos orales parece prometedor para el alivio de los síntomas en las hemorroides de primer y segundo grado, su uso no puede ser recomendado hasta que nuevas pruebas tranquilizen a las mujeres y sus médicos acerca de su seguridad. Los enfoques utilizados con más frecuencia, tales como las modificaciones dietéticas y los tratamientos locales, no se evaluaron de forma adecuada durante el embarazo y el puerperio.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Las hemorroides (várices) son venas tumefactas localizadas en o cerca del ano, normalmente asintomáticas. No constituyen una enfermedad, a menos que se vuelvan sintomáticas. El embarazo y el puerperio predisponen a las hemorroides sintomáticas, siendo la enfermedad anorrectal más frecuente en estas etapas. Los síntomas en general son leves y transitorios e incluyen sangrado intermitente por el ano y dolor. Según el grado de dolor, la calidad de vida puede verse afectada, variando de malestar leve a dificultad real para enfrentarse con las actividades de la vida diaria. El tratamiento durante el embarazo está dirigido principalmente al alivio de los síntomas, especialmente el control del dolor. El denominado tratamiento conservador incluye modificaciones dietéticas, agentes que estimulan o retrasan el tránsito intestinal, tratamiento local y flebotónicos (fármacos que disminuyen la fragilidad capilar, mejorando la microcirculación en la insuficiencia venosa). En muchas mujeres, los síntomas se resolverán espontáneamente poco después del nacimiento, por lo tanto cualquier tratamiento correctivo por lo general se posterga hasta un tiempo después del mismo. Por lo tanto, el objetivo de esta revisión es evaluar la eficacia del tratamiento conservador para las hemorroides durante el embarazo y el puerperio.

Objetivos: 

Determinar los posibles beneficios, riesgos y efectos secundarios del tratamiento conservador para las hemorroides sintomáticas durante el embarazo y el puerperio.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en el Registro Especializado de Ensayos del Grupo Cochrane de Embarazo y Parto (Cochrane Pregnancy and Childbirth Group trials register) (30 junio 2004).

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios que comparen cualquier tratamiento conservador para las hemorroides sintomáticas durante el embarazo y el puerperio (tales como modificaciones dietéticas, factores que estimulan/retrasan el tránsito intestinal, tratamientos locales, fármacos que mejoran la microcirculación en la insuficiencia venosa) con placebo o ningún tratamiento.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión realizaron de forma independiente una evaluación metodológica para decidir qué estudios debían incluirse/excluirse de la revisión y extrajeron los datos.

Resultados principales

De 10 estudios potencialmente elegibles, se incluyeron 2 (150 mujeres) en esta revisión. Ambos compararon rutósidos orales con placebo. Los rutósidos parecen ser efectivos para reducir los signos identificados por el profesional de la asistencia sanitaria, y los síntomas y signos informados por la mujer, de enfermedad hemorroidal. Para la medida de resultado sin respuesta al tratamiento: riesgo relativo 0,07; intervalo de confianza del 95%: 0,03 a 0,20. Con respecto a las medidas de resultado perinatales, se informó una muerte fetal y una malformación congénita (posiblemente no relacionadas con la exposición) en el grupo control y de tratamiento respectivamente.

Conclusiones de los autores

Aunque el tratamiento con hidroxietilrutósidos orales parece prometedor para el alivio de los síntomas en las hemorroides de primer y segundo grado, su uso no puede ser recomendado hasta que nuevas pruebas tranquilizen a las mujeres y sus médicos acerca de su seguridad. Los enfoques utilizados con más frecuencia, tales como las modificaciones dietéticas y los tratamientos locales, no se evaluaron de forma adecuada durante el embarazo y el puerperio.

Esta revisión debería citarse como:Quijano CE, Abalos ELa Biblioteca Cochrane PlusThe Cochrane Library
Resultados principales: 

De 10 estudios potencialmente elegibles, se incluyeron 2 (150 mujeres) en esta revisión. Ambos compararon rutósidos orales con placebo. Los rutósidos parecen ser efectivos para reducir los signos identificados por el profesional de la asistencia sanitaria, y los síntomas y signos informados por la mujer, de enfermedad hemorroidal. Para la medida de resultado sin respuesta al tratamiento: riesgo relativo 0,07; intervalo de confianza del 95%: 0,03 a 0,20. Con respecto a las medidas de resultado perinatales, se informó una muerte fetal y una malformación congénita (posiblemente no relacionadas con la exposición) en el grupo control y de tratamiento respectivamente.

Tools
Information
Share/Save