Oximetría de pulso fetal para la evaluación del feto durante el trabajo de parto

Esta traducción está desactualizada. Por favor, haga clic aquí para ver la versión en inglés más reciente de esta revisión.

El uso de la oximetría de pulso fetal para evaluar el bienestar del feto durante el trabajo de parto no cambia las tasas generales de cesárea

Durante el trabajo de parto, el bienestar del feto se puede evaluar de forma intermitente mediante un estetoscopio de Pinard o un monitor de mano, o continuamente mediante la cardiotocografía (CTG, a veces llamada monitorización fetal electrónica [MFE]) o mediante la evaluación del estado del feto con un electrocardiograma (ECG). También hay pruebas adicionales que se pueden utilizar si se considera que el feto no está recibiendo suficiente oxígeno, como analizar la sangre del feto en una muestra tomada de la cabeza o las nalgas del mismo. Un nuevo método, la oximetría de pulso fetal, mide cuán buena es la oxigenación del feto. Utiliza una sonda que se inserta dentro de la vagina durante el trabajo de parto. Se ha informado que la sonda no inhibe la movilidad de la mujer durante el trabajo de parto. Esta revisión analizó la oximetría de pulso fetal y sólo encontró cuatro ensayos que la utilizaron conjuntamente con una CTG y compararon el uso combinado con la CTG sola. La revisión identificó cinco ensayos con 7 424 mujeres. La oximetría de pulso fetal más CTG no mostró diferencias en las tasas generales de cesárea, ni diferencias en la salud de la madre o el recién nacido, en comparación con la CTG sola. Si hubo inquietud por el bienestar del feto antes de que se colocara la sonda de oximetría de pulso fetal, el uso de ésta redujo las cesáreas debidas a alteraciones en el bienestar del feto. En uno de los ensayos, la compañía que fabricaba las máquinas de oximetría de pulso fetal proporcionó alguna financiación. Los ensayos adicionales pueden ser útiles.

Conclusiones de los autores: 

Los datos proporcionan apoyo limitado al uso de la oximetría de pulso fetal cuando se utiliza en presencia de una CTG desalentadora, para reducir la cesárea por estado fetal desalentador. El agregado de la oximetría de pulso fetal no reduce las tasas generales de cesárea. Se necesita un mejor método para evaluar el bienestar fetal en el trabajo de parto.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La oximetría de pulso fetal puede contribuir con la evaluación del bienestar fetal durante el trabajo de parto.

Objetivos: 

Comparar la efectividad y la seguridad de la oximetría de pulso fetal con técnicas de vigilancia convencionales.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en el Registro Especializado de Ensayos Controlados del Grupo Cochrane de Embarazo y Parto (Pregnancy and Childbirth Group) (noviembre 2006), MEDLINE (1994 hasta noviembre 2006), EMBASE (1994 hasta noviembre 2006) y en Current Contents (1994 hasta noviembre 2006).

Criterios de selección: 

Todos los ensayos controlados aleatorios publicados y no publicados que compararan medidas de resultado maternas y fetales cuando se utilizó la oximetría de pulso fetal durante el trabajo de parto, con o sin el uso concomitante de vigilancia fetal convencional, en comparación con el uso de cardiotocografía (CTG) sola.

Obtención y análisis de los datos: 

Al menos dos autores independientes realizaron la extracción de datos. Los análisis se realizaron sobre la base del tipo intención de tratar (intention-to-treat analysis). Se solicitó información adicional a los investigadores de tres de los ensayos informados.

Resultados principales: 

Se incluyeron cinco ensayos publicados que compararon oximetría de pulso fetal y CTG con CTG sola (o cuando se cegaron los valores de la oximetría de pulso fetal). Los ensayos publicados, con algunos datos no publicados, informaron sobre 7 424 embarazos. Los criterios de ingreso diferentes necesitaron análisis separados, en lugar del metanálisis de todos los ensayos.

Cuatro ensayos no informaron diferencias significativas en la tasa general de cesárea entre los monitorizados con oximetría fetal y los no monitorizados con oximetría de pulso fetal o para quienes se enmascararon los resultados de la oximetría de pulso fetal. Las convulsiones neonatales y la encefalopatía hipóxica-isquémica fueron poco frecuentes. Ningún estudio informó detalles de la evaluación de la discapacidad a largo plazo.

En dos análisis hubo una disminución estadísticamente significativa en la cesárea por estado fetal desalentador en el grupo de oximetría de pulso fetal más cardiotocografía (CTG) en comparación con el grupo de CTG: (i) edad gestacional desde 36 semanas con muestra de sangre fetal (muestreo de sangre fetal) no requerida antes del ingreso al estudio (riesgo relativo [RR] 0,68; intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,47 a 0,99); y (ii) cuando se requirió muestreo de sangre fetal antes del ingreso al estudio (RR 0,03; IC del 95%: 0,00 a 0,44). No hubo diferencias estadísticamente significativas en la cesárea por distocia cuando la oximetría de pulso fetal se agregó a la monitorización con CTG, comparada con la monitorización con CTG sola, aunque las tasas de incidencia variaron entre los ensayos.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Share/Save