¿Algún tratamiento para los pacientes que han dejado con éxito de fumar ayuda a evitar que comiencen a fumar nuevamente?

Antecedentes

Algunas personas comienzan a fumar de nuevo poco tiempo después de dejarlo y se dice que son "reincidentes". Los tratamientos utilizados para ayudar a los pacientes a evitar la reincidencia por lo general se centran en enseñarles habilidades para enfrentar la tentación de fumar, pero también puede incluir la duración prolongada del tratamiento que les ayudó a abandonar el hábito, o recibir tratamiento adicional como llamadas de seguimiento, volantes o medicamentos para dejar de fumar. Se planificó determinar si estos tipos de enfoques pueden ser útiles para los pacientes que dejan de fumar por sí mismos o con la ayuda de un tratamiento, o para quienes lo dejaron porque quedaron embarazadas o estaban en el hospital.

Características de los estudios

Las búsquedas en las bases de datos de investigación se actualizaron en mayo 2019. Se encontraron 81 estudios que evaluaron diversas maneras de tratar de ayudar a las personas que habían dejado de fumar recientemente a no reincidir. Cinco estudios eran nuevos para esta actualización. Cincuenta estudios incluyeron a personas que ya habían dejado de fumar y 30 ayudaron a las personas a abandonar el hábito y luego analizaron tratamientos para prevenir la reincidencia. Veintiocho estudios se enfocaron en personas que necesitaban dejar de fumar durante un período de tiempo limitado debido a que estaban embarazadas (19 estudios), hospitalizadas (seis estudios) o debido a que habían ingresado al servicio militar (tres estudios). La mayoría de los estudios utilizaron tratamientos de apoyo conductual que trataron de enseñarles a las personas habilidades para enfrentar el deseo imperioso de fumar, o las siguieron mediante volantes o llamadas adicionales, internet o recursos de teléfonos móviles, o les brindaron orientación adicional. Algunos estudios analizaron prolongar la administración de medicamentos para ayudar a las personas a dejar de fumar, con la esperanza de prevenir la reincidencia.

Resultados clave

La evidencia que se encontró no apoya la administración de tratamientos conductuales para ayudar a prevenir la reincidencia después de dejar de fumar. Este resultado fue similar en todos los grupos diferentes de personas estudiadas. Los tratamientos más alentadores incluyeron prolongar el tratamiento con el medicamento para dejar de fumar, en particular, la vareniclina. El tratamiento prolongado con bupropion no pareció ayudar y no hubo suficiente evidencia sobre el tratamiento prolongado con terapia de reemplazo de nicotina.

Certeza de la evidencia

Para los tratamientos conductuales la certeza de la evidencia fue moderada. Lo anterior se debe a la diversidad de resultados entre los estudios. La certeza de la evidencia para los tratamientos con medicamentos para dejar de fumar fue variable. Hubo evidencia de certeza moderada para la vareniclina, evidencia de certeza moderada para el bupropion y evidencia de certeza baja para la terapia de reemplazo de nicotina (TRN), así como para la TRN y el bupropion juntos. La certeza sobre la evidencia estuvo limitada por los tamaños pequeños de los estudios.

Conclusiones de los autores: 

Las intervenciones conductuales que enseñan a las personas a reconocer las situaciones con alto riesgo de reincidencia, junto con las estrategias para afrontarlas, no proporcionaron efectos beneficios significativos para prevenir la reincidencia en las personas a las que se les ayudó a dejar de fumar, aunque la heterogeneidad estadística no explicada significa que la certeza sobre este aspecto solo es moderada. En los pacientes que habían dejado con éxito de fumar mediante farmacoterapia hubo resultados contradictorios con respecto a la farmacoterapia prolongada más allá del tiempo habitual. El tratamiento prolongado con vareniclina ayudó a prevenir la reincidencia; la evidencia para la estimación del efecto fue de certeza moderada, limitada por la heterogeneidad estadística no explicada. La evidencia de certeza moderada, limitada por la imprecisión, no detectó un efecto beneficioso del tratamiento prolongado con bupropion, aunque los intervalos de confianza significan que no es posible descartar un efecto beneficioso clínicamente importante en este estadio. La evidencia de certeza baja limitada por la imprecisión no mostró un efecto beneficioso del tratamiento prolongado con la terapia de reemplazo de nicotina para prevenir la reincidencia en las personas a las que se les había ayudado a dejar de fumar. Se necesitan más estudios de investigación en esta área, en especial porque la evidencia para la terapia de reemplazo de nicotina prolongada en las personas que habían dejado de fumar sin ayuda sí indicó un efecto beneficioso.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Algunos tratamientos pueden ayudar a los fumadores a intentar dejar de fumar con éxito, pero muchos de los que lo logran al inicio reinciden en el futuro. Se han propuesto diversas intervenciones para ayudar a prevenir la reincidencia.

Objetivos: 

Evaluar si las intervenciones específicas para la prevención de la reincidencia disminuyen la proporción de los que vuelven a fumar después de haber dejado de hacerlo recientemente.

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizaron búsquedas en mayo 2019 en el registro de ensayos del Grupo Cochrane de Adicción al Tabaco, clinicaltrials.gov y en la ICTRP para obtener estudios que mencionaran "prevención de la reincidencia (relapse prevention)" o "mantenimiento (maintenance)" en el título, el resumen o las palabras clave.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorizados o cuasialeatorizados de intervenciones de prevención de reincidencia, con un seguimiento mínimo de seis meses. Se incluyeron fumadores que dejaron de fumar de manera espontánea, o se encontraban en un régimen de abstinencia forzosa, o participaban en programas de tratamiento. Se incluyeron los estudios que compararon las intervenciones para prevenir la reincidencia con un control sin intervención, o que compararon un programa de abandono del hábito con componentes adicionales de prevención de la reincidencia con un programa de abandono solamente.

Obtención y análisis de los datos: 

Se utilizaron los procedimientos metodológicos estándar previstos por Cochrane.

Resultados principales: 

Se incluyeron 81 estudios (69 094 participantes), cinco de los cuales son nuevos para esta actualización. Se consideró que 22 estudios presentaban riesgo de sesgo alto; 53, riesgo incierto, y seis, bajo. Cincuenta estudios incluyeron a personas que habían dejado de fumar y 30 ayudaron a los pacientes a dejar de fumar y luego evaluaron tratamientos para prevenir la reincidencia. Veintiocho estudios se centraron en poblaciones especiales que habían dejado de fumar debido al embarazo (19 estudios), al ingreso al hospital (seis estudios) o a que habían ingresado al servicio militar (tres estudios). La mayoría de los estudios utilizaron intervenciones conductuales que trataron de enseñarles a las personas habilidades para afrontar el deseo de fumar o les siguieron con apoyo adicional. Algunos estudios analizaron la farmacoterapia prolongada.

La revisión se centró en los resultados de los estudios que asignaron al azar a los que habían dejado de fumar, ya que proporcionan el mejor análisis de las intervenciones para la prevención de la reincidencia. De los 12 análisis que se realizaron en personas que habían dejado de fumar, tres análisis de la farmacoterapia mostraron beneficios de la intervención: administración prolongada de vareniclina en personas a las que se les ayudó a dejar de fumar (dos estudios, n = 1297; cociente de riesgos [CR] 1,23; intervalo de confianza [IC] del 95%: 1,08 a 1,41; I2 = 82%; evidencia de certeza moderada), rimonabant en personas a las que se les ayudó a dejar de fumar (un estudio, CR 1,29; IC del 95%: 1,08 a 1,55) y tratamiento de reemplazo de nicotina (TRN) en personas a las que no se les ayudó a dejar de fumar (dos estudios, n = 2261; CR 1,24; IC del 95%: 1,04 a 1,47; I2 = 56%). Los restantes análisis de farmacoterapias en personas que habían dejado de fumar tuvieron intervalos de confianza amplios, compatibles con ningún efecto y con un efecto estadísticamente significativo a favor de la intervención. Los mismos incluyeron el TRN en pacientes hospitalizados (dos estudios, n = 1078; CR 1,23; IC del 95%: 0,94 a 1,60; I2 = 0%), el TRN en personas a las que se les ayudó a dejar de fumar (dos estudios, n = 553; CR 1,04; IC del 95%: 0,77 a 1,40; I2 = 0%; evidencia de certeza baja), administración prolongada de bupropión en personas a las que se les ayudó a dejar de fumar (seis estudios, n = 1697; CR 1,15; IC del 95%: 0,98 a 1,35; I2 = 0%; evidencia de certeza moderada) y bupropión más TRN (dos estudios, n = 243; CR 1,18; IC del 95%: 0,75 a 1,87; I2 = 66%; evidencia de certeza baja). Los análisis de las intervenciones conductuales en las personas que habían dejado de fumar no detectaron un efecto. Los mismos incluyeron estudios en mujeres embarazadas y luego del parto al final del embarazo que habían dejado de fumar (ocho estudios, n = 1523; CR 1,05; IC del 95%: 0,99 a 1,11; I2 = 0%) y al momento del seguimiento posterior al parto (15 estudios, n = 4606; CR 1,02; IC del 95%: 0,94 a 1,09; I2 = 3%), estudios en pacientes hospitalizados (cinco estudios, n = 1385; CR 1,10, IC del 95%: 0,82 a 1,47; I2 = 58%) y estudios en personas a las que se les ayudó a dejar de fumar (11 estudios, n = 5523; CR 0,98; IC del 95%: 0,87 a 1,11; I2 = 52%; evidencia de certeza moderada) y en personas a las que no se les ayudó a dejar de fumar (cinco estudios, n = 3561; CR 1,06; IC del 95%: 0,96 a 1,16; I2 = 1%) de la población general.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save