Recambio plasmático para la polirradiculopatía desmielinizante inflamatoria crónica

Pregunta de la revisión

¿Cuáles son los efectos beneficiosos y perjudiciales del recambio plasmático para la polirradiculoneuropatía desmielinizante inflamatoria crónica (PDIC)?

Antecedentes

La PDIC es una enfermedad paralizante poco frecuente causada por la inflamación de los nervios periféricos. Con el recambio plasmático, también llamado plasmaféresis, se extrae la sangre de una vena, se pasa a través de una máquina y luego se devuelve a otra vena. La máquina reemplaza el plasma, que es la parte líquida de la sangre, con un sustituto y preserva los glóbulos rojos. El procedimiento elimina sustancias potencialmente perjudiciales, incluidos los anticuerpos. Demora varias horas y suele repetirse unas cinco veces en dos semanas. Se deseaba determinar si el recambio plasmático es útil en el la PDIC.

Características de los estudios

Se encontraron dos ensayos controlados aleatorizados. Ambos estudios compararon el recambio plasmático con el recambio simulado (en el que la sangre se extrajo y se devolvió pero no se recambió). Un ensayo tuvo como objetivo comparar el recambio plasmático de cuatro semanas con el recambio simulado. Los 18 participantes recibieron ambos tratamientos; se les asignó al azar a cualquiera de los dos tratamientos en el primer período del ensayo, y se cruzaron al otro tratamiento para el segundo período. El otro ensayo comparó el recambio plasmático de tres semanas en 15 participantes con el recambio simulado en 14 participantes. Ambos ensayos se consideraron como bajo riesgo de sesgo, lo que significa que no presentan defectos que podrían haber influido en los resultados.

Fuentes de financiación de los estudios

Una subvención de caridad apoyó el ensayo cruzado. El otro no informó haber recibido apoyo.

Resultados clave

El ensayo cruzado (cross-over) mostró como promedio dos puntos más de mejoría en una escala de discapacidad de 11 puntos con el recambio plasmático que con el recambio simulado. Es poco probable que este hallazgo haya ocurrido por azar. El ensayo de grupos paralelos no informó sobre este resultado. Cuando se combinaron los resultados de ambos ensayos, el recambio plasmático produjo una mejoría significativamente mayor en la gravedad de los signos de la enfermedad medidos por los neurólogos, en comparación con el recambio simulado. Los resultados informados fueron a corto plazo. En la práctica, los pacientes con PDIC reciben ciclos repetidos o combinaciones de recambio plasmático con agentes adicionales. Otra revisión Cochrane incluye un ensayo que muestra una mejoría similar después del recambio plasmático que después de la infusión intravenosa de inmunoglobulina (la porción de anticuerpos de la sangre). Según la evidencia de estudios no aleatorizados, el recambio plasmático causa eventos adversos en el 3% al 17% de los procedimientos. Estos efectos en ocasiones son graves.

Calidad de la evidencia

Debido al pequeño tamaño del único ensayo que informó sobre cambios en la discapacidad, la calidad de la evidencia de que el recambio plasmático reduce la discapacidad es moderada. La calidad de las evidencia de que el recambio plasmático mejora los signos de la enfermedad medidos por un neurólogo es alta.

La evidencia está actualizada hasta el 30 de mayo 2015.

Conclusiones de los autores: 

La evidencia de calidad moderada a alta de dos ensayos pequeños muestra que el recambio plasmático proporciona una mejoría significativa a corto plazo en la discapacidad, el deterioro clínico y la velocidad de conducción de los nervios motores en la PDIC, pero puede ocurrir un deterioro rápido después. Los eventos adversos relacionados con la dificultad para el acceso venoso, el uso de citrato y los cambios hemodinámicos no son poco frecuentes. Se necesitan más estudios de investigación para identificar los agentes que prolongarán la acción beneficiosa del recambio plasmático.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La polirradiculoneuropatía desmielinizante inflamatoria crónica (PDIC) es una enfermedad paralizante progresiva o recurrente poco frecuente causada por la inflamación de los nervios periféricos. Si la hipótesis de que se debe a la autoinmunidad es correcta, la determinación de autoanticuerpos en la sangre mediante el recambio plasmático debería ser beneficiosa.

Objetivos: 

Evaluar los efectos del recambio plasmático para el tratamiento de la PDIC.

Métodos de búsqueda: 

El 30 de junio 2015 se realizaron búsquedas en el Registro Especializado de Ensayos Controlados del Grupo Cochrane de Enfermedades Neuromusculares (Cochrane Neuromuscular Disease Group), Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register for Controlled Trials) (CENTRAL), MEDLINE, EMBASE, CINAHL Plus y LILACS. También se examinó la bibliografía de los ensayos, se estableció contacto con los autores y con otros expertos en la enfermedad, y se realizaron búsquedas de estudios en curso en los registros de ensayos.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorizados (ECA) o cuasialeatorizados en participantes de cualquier edad que compararon el recambio plasmático con el tratamiento simulado o ningún tratamiento.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión de forma independiente seleccionaron los ensayos, extrajeron los datos y evaluaron el riesgo de sesgo. Cuando fue posible, se combinaron los datos según los métodos del Grupo de Revisión Cochrane de Enfermedades Neuromusculares.

Resultados principales: 

Medida de resultado primaria: un ensayo cruzado (cross-over) que incluyó 18 participantes mostró, después de cuatro semanas, 2 puntos (intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,9 a 3,1) más de mejoría en una escala de discapacidad de 11 puntos con el recambio plasmático (diez recambios durante cuatro semanas), en comparación con el recambio simulado. El deterioro rápido después del recambio plasmático ocurrió en ocho de 12 que habían mejorado.

Medidas de resultado secundarias: cuando se combinaron los resultados de este ensayo cruzado y un ensayo con 29 participantes tratados en un diseño de grupos paralelos, hubo 31 puntos (IC del 95%: 18 a 45) más de mejoría en una escala de deterioro (puntuación máxima 280) después del recambio plasmático (seis recambios en tres semanas), en comparación con el recambio simulado. Hubo mejorías significativas en ambos ensayos en una medida electrofisiológica, el potencial de acción muscular compuesto evocado proximalmente, después de tres o cuatro semanas. La evidencia de estudios no aleatorizados indica que el recambio plasmático induce eventos adversos en el 3% al 17% de los procedimientos. En ocasiones estos eventos son graves. Ambos ensayos tuvieron bajo riesgo de sesgo. En la revisión Cochrane de inmunoglobulina intravenosa se incluye un ensayo que no mostró diferencias significativas en el efecto beneficioso entre el recambio plasmático y la inmunoglobulina intravenosa para esta enfermedad.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save