Tratamiento de inyección periuretral para la incontinencia urinaria en mujeres

Esta traducción está desactualizada. Por favor, haga clic aquí para ver la versión en inglés más reciente de esta revisión.

Inyecciones de materiales de relleno para la incontinencia urinaria en mujeres

La incontinencia de esfuerzo es la pérdida de orina que se produce al toser, reír, estornudar o hacer ejercicio. Generalmente, los músculos y los tejidos forman un cojín que sostiene el equilibrio de la presión alrededor de la vejiga. Si no lo hacen, se puede crear un cojín artificial mediante la inyección de materiales de relleno en el área circundante a la uretra (vía por la que se excreta la orina). La revisión de 12 ensayos con 1318 mujeres halló sólo pruebas limitadas de que este procedimiento pueda aliviar la incontinencia de esfuerzo en las mujeres. Es probable que otros métodos sean mejores. El uso de los propios tejidos grasos de las pacientes como material inyectado puede causar graves complicaciones.

Conclusiones de los autores: 

A pesar de cinco ensayos adicionales, esta revisión actualizada todavía es una base insatisfactoria para la práctica. Los ensayos fueron pequeños y generalmente de calidad moderada. Las únicas pruebas de beneficio provienen de los cambios a corto plazo dentro del grupo después de la inyección. El hallazgo de que la inyección de solución salina como placebo fue seguida por una mejoría sintomática similar cuestiona el mecanismo de cualquier efecto. No hubo ensayos en comparación con el entrenamiento muscular del suelo pelviano -el claro comparador no quirúrgico. Se observó una mayor mejoría sintomática después de la cirugía, aunque estas ventajas necesitan compararse con riesgos probablemente mayores. No pudieron establecerse conclusiones claras de los ensayos que comparaban materiales alternativos; un ensayo pequeño sugiere que la inyección periuretral puede implicar más riesgos que la inyección transuretral. El único ensayo de grasas autólogas proporciona un recordatorio de que en ocasiones, las inyecciones periuretrales pueden producir graves efectos secundarios. Si bien aún existen pruebas adicionales pendientes, el tratamiento de inyección puede representar una opción útil para el alivio sintomático a corto plazo entre las mujeres seleccionadas con comorbilidad que excluye la anestesia - es probable que se requieran dos o tres inyecciones para lograr un resultado satisfactorio.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La inyección periuretral o transuretral de materiales de relleno es un procedimiento quirúrgico utilizado con mayor frecuencia para el tratamiento de la incontinencia urinaria de esfuerzo, un síntoma común y problemático entre las mujeres adultas.

Objetivos: 

Evaluar los efectos del tratamiento de inyección periuretral / transuretral en la incontinencia urinaria en mujeres.

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizaron búsquedas en el Registro Especializado de Ensayos del Grupo Cochrane de Incontinencia (Cochrane Incontinence Group) (28 febrero 2007), MEDLINE (enero 1996 hasta marzo 2007, PREMEDLINE (7 febrero 2007) y en las listas de referencias de los artículos pertinentes.

Criterios de selección: 

Todos los ensayos controlados aleatorios o cuasialeatorios sobre el tratamiento de la incontinencia urinaria, en los que al menos un brazo del estudio incluyera el tratamiento de inyección periuretral / transuretral.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos revisores de forma independiente evaluaron la calidad metodológica de cada estudio con el uso de criterios explícitos. La extracción de datos se realizó de forma independiente mediante un formulario estándar y se solicitó directamente a los investigadores que proporcionaran aclaraciones acerca de posibles datos no informados.

Resultados principales

Se identificaron 12 ensayos con 1318 mujeres que cumplían los criterios de inclusión. Los escasos datos disponibles no fueron apropiados para un metanálisis. La inyección de grasa autóloga se comparó con el placebo en un estudio de 68 mujeres que finalizó anticipadamente debido a problemas de seguridad. No se encontraron diferencias en el resultado subjetivo u objetivo en los dos grupos. No se encontraron estudios que compararan el tratamiento de inyección con el tratamiento conservador. Dos estudios que comparaban la inyección con el tratamiento quirúrgico hallaron significativamente mejores resultados objetivos en el grupo quirúrgico. Ocho estudios compararon diferentes materiales - todos los resultados presentaron amplios intervalos de confianza. Las partículas de silicona, la hidroxiapatita de calcio, el etileno alcohol vinílico y las esferas de carbono proporcionaron mejorías equivalentes al colágeno. El implante dérmico porcino proporcionó mejorías equivalentes a la silicona a los seis meses. Una comparación de los métodos periuretrales y transuretrales de administración de materiales de relleno halló resultados similares pero una mayor tasa de complicaciones tempranas en el grupo periuretral.

Conclusiones de los autores

A pesar de cinco ensayos adicionales, esta revisión actualizada todavía es una base insatisfactoria para la práctica. Los ensayos fueron pequeños y generalmente de calidad moderada. Las únicas pruebas de beneficio provienen de los cambios a corto plazo dentro del grupo después de la inyección. El hallazgo de que la inyección de solución salina como placebo fue seguida por una mejoría sintomática similar cuestiona el mecanismo de cualquier efecto. No hubo ensayos en comparación con el entrenamiento muscular del suelo pelviano -el claro comparador no quirúrgico. Se observó una mayor mejoría sintomática después de la cirugía, aunque estas ventajas necesitan compararse con riesgos probablemente mayores. No pudieron establecerse conclusiones claras de los ensayos que comparaban materiales alternativos; un ensayo pequeño sugiere que la inyección periuretral puede implicar más riesgos que la inyección transuretral. El único ensayo de grasas autólogas proporciona un recordatorio de que en ocasiones, las inyecciones periuretrales pueden producir graves efectos secundarios. Si bien aún existen pruebas adicionales pendientes, el tratamiento de inyección puede representar una opción útil para el alivio sintomático a corto plazo entre las mujeres seleccionadas con comorbilidad que excluye la anestesia - es probable que se requieran dos o tres inyecciones para lograr un resultado satisfactorio.

Esta revisión debería citarse como:Keegan PE, Atiemo K, Cody J, McClinton S, Pickard RLa Biblioteca Cochrane PlusThe Cochrane Library
Resultados principales: 

Se identificaron 12 ensayos con 1318 mujeres que cumplían los criterios de inclusión. Los escasos datos disponibles no fueron apropiados para un metanálisis. La inyección de grasa autóloga se comparó con el placebo en un estudio de 68 mujeres que finalizó anticipadamente debido a problemas de seguridad. No se encontraron diferencias en el resultado subjetivo u objetivo en los dos grupos. No se encontraron estudios que compararan el tratamiento de inyección con el tratamiento conservador. Dos estudios que comparaban la inyección con el tratamiento quirúrgico hallaron significativamente mejores resultados objetivos en el grupo quirúrgico. Ocho estudios compararon diferentes materiales - todos los resultados presentaron amplios intervalos de confianza. Las partículas de silicona, la hidroxiapatita de calcio, el etileno alcohol vinílico y las esferas de carbono proporcionaron mejorías equivalentes al colágeno. El implante dérmico porcino proporcionó mejorías equivalentes a la silicona a los seis meses. Una comparación de los métodos periuretrales y transuretrales de administración de materiales de relleno halló resultados similares pero una mayor tasa de complicaciones tempranas en el grupo periuretral.

Share/Save