Tratamiento combinado con vitamina B6 y magnesio para el trastorno del espectro autista

Durante más de tres décadas, se han informado estudios que investigaron el efecto de la vitamina B6 para mejorar el comportamiento de los niños con trastorno del espectro autista. El objetivo de esta revisión fue resumir esos estudios y analizar la efectividad de la vitamina B6 como intervención. Sólo 3 estudios cumplieron con los criterios de inclusión y de éstos, sólo uno informó datos adecuados para el análisis. Los resultados no fueron concluyentes y los tamaños de muestra fueron pequeños. Por lo tanto, actualmente no puede apoyarse el uso de la vitamina B6 para mejorar el comportamiento de los individuos con autismo. Se necesitan investigaciones adicionales que utilicen ensayos más grandes, bien diseñados.

Conclusiones de los autores: 

Debido al reducido número de estudios, a su calidad metodológica y a los tamaños pequeños de muestra no se pueden realizar recomendaciones acerca del uso de B6/Mg como
tratamiento para el autismo.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

El uso de la intervención megavitamínica comenzó a principios de la década de 1950 con el tratamiento de pacientes esquizofrénicos. La piroxidina (vitamina B6) se utilizó por primera vez en niños con diagnóstico de "síndrome autista" cuando se observó una mejoría en el habla y el lenguaje en algunos niños como resultado de grandes dosis de B6. Varios estudios publicados intentaron evaluar los efectos de la vitamina B6/magnesio (Mg) (se encontró que el Mg reduce los efectos secundarios indeseables de la B6) sobre diversas características como la comunicación verbal y no-verbal, las habilidades interpersonales y la función fisiológica, en individuos con autismo.

Objetivos: 

Determinar la eficacia de la vitamina B6 y el magnesio (B6/Mg) para el tratamiento de las respuestas sociales, comunicativas y conductuales de niños y adultos con autismo.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en el Registro Cochrane de Ensayos Controlados (Cochrane Controlled Trials Register, CENTRAL) (Cochrane Library, Número 2, 2002), MEDLINE (1966 hasta enero 2002), EMBASE (1980 hasta enero 2002), PsycINFO (1887 hasta enero 2002), Dissertation Abstracts International (1861 hasta enero 2002). También se utilizó el motor de búsqueda FirstSearch (enero de 2002). Todas las búsquedas se actualizaron en abril de 2005. Se analizaron las listas de referencias de todos los estudios obtenidos y otros artículos de revisión para obtener estudios adicionales.

Criterios de selección: 

Se incluyeron todos los estudios en que los participantes con diagnóstico de trastorno de espectro autista fueron asignados al azar antes de la intervención y en que las medidas de resultado se compararon con un placebo o con el grupo sin tratamiento.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos revisores evaluaron de forma independiente y extrajeron los datos de todos los potenciales estudios identificados para su inclusión.

Resultados principales

Esta actualización incluye un nuevo ensayo (Kuriyama 2002) para resultar en un total de estudios incluidos de 3 (total n = 33). Un estudio, que usó un diseño cruzado (cross-over) (Tolbert 1993), no proporcionó los datos suficientes para realizar un análisis. Otro de ellos (Findling 1997) no halló diferencias significativas entre los rendimientos del grupo tratamiento y el grupo placebo después de la intervención con B6 en las medidas de interacción social, comunicación, compulsividad, impulsividad o hiperactividad. El último estudio (Kuriyama 2002) fue impulsado por las pruebas de la investigación en epilepsia y se enfocó en un subgrupo de niños con trastornos del desarrollo generalizado (TDG) que presentaron características clínicas similares a aquellos con epilepsia dependiente de piroxidina. Este pequeño estudio (n = 8) sólo midió el CI y el "Cociente social"(CS) y encontró un beneficio estadísticamente significativo para el CI (5,2; IC del 95% = [0,2 a 10,3]) en el grupo tratado, mediante el uso de las puntuaciones de cambio.

Conclusiones de los autores

Debido al reducido número de estudios, a su calidad metodológica y a los tamaños pequeños de muestra no se pueden realizar recomendaciones acerca del uso de B6/Mg como
tratamiento para el autismo.

Esta revisión debería citarse como:Nye C, Brice ALa Biblioteca Cochrane PlusThe Cochrane Library
Resultados principales: 

Esta actualización incluye un nuevo ensayo (Kuriyama 2002) para resultar en un total de estudios incluidos de 3 (total n = 33). Un estudio, que usó un diseño cruzado (cross-over) (Tolbert 1993), no proporcionó los datos suficientes para realizar un análisis. Otro de ellos (Findling 1997) no halló diferencias significativas entre los rendimientos del grupo tratamiento y el grupo placebo después de la intervención con B6 en las medidas de interacción social, comunicación, compulsividad, impulsividad o hiperactividad. El último estudio (Kuriyama 2002) fue impulsado por las pruebas de la investigación en epilepsia y se enfocó en un subgrupo de niños con trastornos del desarrollo generalizado (TDG) que presentaron características clínicas similares a aquellos con epilepsia dependiente de piroxidina. Este pequeño estudio (n = 8) sólo midió el CI y el "Cociente social"(CS) y encontró un beneficio estadísticamente significativo para el CI (5,2; IC del 95% = [0,2 a 10,3]) en el grupo tratado, mediante el uso de las puntuaciones de cambio.

Tools
Information
Share/Save