Intervenciones en el lugar de trabajo para el abandono del hábito de fumar

Antecedentes
El lugar de trabajo parece ser un contexto útil para ayudar a las personas a dejar de fumar. Hay grupos grandes de fumadores disponibles a los que se puede acceder y ayudar con facilidad, mediante el uso de métodos de utilidad comprobada. También es parte de los intereses de los empleadores la posibilidad de mejorar la salud de los recursos humanos. Los cambios recientes que introducen leyes contra el tabaco en muchos países desarrollados pueden haber aliviado la presión de demostrar el valor de los programas en el ámbito laboral. La situación en los países en desarrollo todavía requiere que estos métodos se prueben y evalúen en dichas comunidades. Se examinaron las pruebas acerca de los programas en el lugar de trabajo para ayudar a los empleados a dejar de fumar, y cualquier información acerca de los costos y beneficios.

Características de los estudios
Para esta revisión actualizada (publicada por primera vez en 2003), se realizaron búsquedas de ensayos controlados aleatorios y cuasialeatorios, que compararan las tasas de éxito de las personas que recibieron un programa para dejar de fumar en el ámbito laboral con las personas no incluidas en un programa para dejar de fumar en el ámbito laboral. La comparación podía realizarse entre las personas dentro de un único lugar de trabajo, o entre uno o más lugares de trabajo asignados al azar a un programa para dejar de fumar o a ningún programa (asignación al azar grupal). El estudio tenía que incluir adultos (mayores de 18), podía estar en cualquier idioma y reportado en cualquier formato, publicado o no. Debía informar los números de personas que dejaban de fumar durante al menos seis meses.

Resultados
Se realizaron búsquedas de estudios en julio de 2013, y se identificaron diez ensayos nuevos que cumplían los criterios, haciendo un total de 61 comparaciones en 57 estudios incluidos para esta actualización. Los agrupamos en dos grandes categorías: los que procuraron ayudar a fumadores individuales, y los dirigidos al ambiente del lugar de trabajo en su totalidad. El primer grupo incluye métodos como asesoramiento individual o grupal, autoayuda, tratamiento de reemplazo de nicotina (TRN) y otros fármacos, ayuda por parte de los compañeros de trabajo u otro personal y ayuda a las personas que abandonaron el hábito a seguir sin fumar. El segundo grupo incluye señales ambientales (carteles, recordatorios), incentivos económicos o materiales, y programas integrales de abandono del hábito de fumar o de promoción de la salud. La revisión halló que los programas basados en la terapia conductual grupal (ocho ensayos; 1309 participantes), en el asesoramiento individual (ocho ensayos; 3516 participantes), en los fármacos (cinco ensayos; 1092 participantes) y en varias intervenciones combinadas (seis ensayos; 5018 participantes) ayudaron a los pacientes a dejar de fumar. Las posibilidades de dejar de fumar mediante el uso de estos métodos son aproximadamente las mismas en el lugar de trabajo que en otros contextos. Esta revisión halló que los siguientes métodos no ayudan a los pacientes a dejar de fumar cuando se administran en el lugar de trabajo: los métodos de autoayuda, el apoyo por parte de los amigos, la familia y los compañeros de trabajo, los programas de prevención de recaídas, las señales ambientales, o los programas integrales dirigidos a cambiar varias conductas de alto riesgo. Los resultados son contradictorios en cuanto a los incentivos, un ensayo de alta calidad encontró un beneficio claro para los incentivos mientras que los cinco restantes no lo hicieron.

Calidad de la evidencia
Los estudios más antiguos tendían a estar menos bien realizados y reportados que los recientes. Menos de uno de cada cinco estudios asignó al azar a la población del estudio mediante un método aceptable. Dos tercios de los estudios comprobaron la veracidad de los que dijeron que habían abandonado el hábito con pruebas de aliento, sangre u orina. Los resultados en general estuvieron de acuerdo con los hallazgos de otras revisiones de las formas de abandonar el hábito en cualquier contexto. La tabla de “Resumen de los hallazgos” muestra que los ensayos generalmente fueron considerados de calidad moderada a alta, lo cual confirma de forma adicional la solidez de los hallazgos. La investigación futura podría examinar qué características del ensayo con grandes incentivos lograron que fuese más exitoso que otros ensayos en ese grupo. También sería útil tener más ensayos de países en desarrollo y de ingresos bajos, en los que las tasas de tabaquismo siguen siendo altas y las leyes contra el tabaco no se cumplen ampliamente.

Conclusiones de los autores: 

1. Se encontraron pruebas sólidas de que algunas intervenciones dirigidas a los fumadores individuales aumentan la probabilidad de abandono del hábito de fumar. Las mismas incluyen asesoramiento individual y grupal, tratamiento farmacológico para superar la adicción a la nicotina, e intervenciones múltiples dirigidas al abandono del hábito de fumar como el resultado primario o único. Todas estas intervenciones muestran efectos similares, tanto si se proporcionan en el lugar de trabajo como en otro sitio. Las intervenciones de autoayuda y el apoyo social son menos efectivos. Aunque los pacientes que reciben estas intervenciones presentan mayor probabilidad de dejar el hábito, los números absolutos de abandono son bajos.

2. No se logró detectar un efecto de los programas integrales dirigidos a factores de riesgo múltiples en cuanto a la reducción de la prevalencia del hábito de fumar, aunque este hallazgo no se basó en los datos metanalizados.

3. Hubo pruebas limitadas de que la participación en los programas puede aumentar mediante el uso de competencias e incentivos organizados por el empleador, aunque un ensayo demostró un efecto sostenido de las recompensas económicas por asistir a un curso de abandono del hábito de fumar y por el abandono a largo plazo. Se necesita investigación adicional para establecer qué componentes de este ensayo contribuyeron a la mejoría en las tasas de éxito.

4. La investigación adicional sería valiosa en los países de ingresos bajos y en desarrollo, en los que se observa la prevalencia de tasas altas de tabaquismo y la legislación que prohíbe fumar no es ampliamente aceptada ni se hace cumplir.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

El lugar de trabajo tiene potencial como un contexto a través del cual se puede acceder a grupos amplios de personas para promover el abandono del hábito de fumar.

Objetivos: 

1. Categorizar las intervenciones en el lugar de trabajo para el abandono del hábito de fumar probadas en estudios controlados y determinar el grado en el cual ayudan a los trabajadores a dejar de fumar.
2. Recopilar y evaluar los datos sobre los costos y el costo-eficacia asociados con las intervenciones en el lugar de trabajo.

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizaron búsquedas en el registro especializado del Grupo Cochrane de Adicción al Tabaco (Cochrane Tobacco Addiction Group, julio 2013), MEDLINE (1966 - julio 2013), EMBASE (1985 - junio 2013), y PsycINFO (hasta junio 2013), entre otras. Se realizaron búsquedas de referencias adicionales en resúmenes de congresos internacionales sobre el tabaco y en las bibliografías de los estudios y las revisiones identificadas.

Criterios de selección: 

Se seleccionarion intervenciones realizadas en el lugar de trabajo para promocionar el abandono del hábito de fumar. Se incluyeron sólo ensayos controlados aleatorios y cuasialeatorios que asignaron a los individuos, los lugares de trabajo o las empresas a la intervención o a condiciones de control.

Obtención y análisis de los datos: 

Un autor extrajo la información relativa a las características y contenidos de todos los tipos de intervenciones, participantes, resultados y métodos de los estudios, y un segundo autor los verificó. Para esta actualización se realizaron metanálisis de las intervenciones principales, mediante el método de la varianza inversa genérica para producir odds ratios e intervalos de confianza del 95%.

Resultados principales: 

Se incluyeron 57 estudios (61 comparaciones) en esta revisión actualizada. Se encontraron 31 estudios de las intervenciones en el lugar de trabajo dirigidas a trabajadores individuales, que incluyeron tratamiento grupal, asesoramiento individual, materiales de autoayuda, tratamiento de reemplazo de nicotina y apoyo social, y 30 estudios que probaron intervenciones aplicadas al lugar de trabajo en su totalidad, es decir señales ambientales, incentivos y programas integrales. Los ensayos en general fueron de calidad moderada a alta, y los resultados fueron consistentes con los encontrados en otros contextos. Los programas de tratamiento grupal (odds ratio [OR] para el abandono 1,71; intervalo de confianza [IC] del 95%: 1,05 a 2,80; ocho ensayos, 1309 participantes), el asesoramiento individual (OR 1,96; IC del 95%: 1,51 a 2,54; ocho ensayos, 3516 participantes), los tratamientos farmacológicos (OR 1,98; IC del 95%: 1,26 a 3,11; cinco ensayos, 1092 participantes) y los programas con intervenciones múltiples orientados principalmente o exclusivamente al abandono del hábito de fumar (OR 1,55; IC del 95%: 1,13 a 2,13; seis ensayos, 5018 participantes) aumentaron las tasas de abandono en comparación con ningún tratamiento o con controles de intervención mínima. Los materiales de autoayuda fueron menos efectivos (OR 1,16; IC del 95%: 0,74 a 1,82; seis ensayos, 1906 participantes) y dos programas de prevención de recaídas (484 participantes) no ayudaron a mantener la abstinencia a largo plazo. Los incentivos no parecieron mejorar las probabilidades de abandono, excepto por un estudio que encontró un beneficio positivo sostenido. Hubo una falta de pruebas de que los programas integrales dirigidos a los factores de riesgo múltiples redujeran la prevalencia del tabaquismo.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save