Eritropoyetina o darbepoyetina para los pacientes con cáncer

Esta traducción está desactualizada. Por favor, haga clic aquí para ver la versión en inglés más reciente de esta revisión.

Los investigadores de La Colaboración Cochrane realizaron una revisión del efecto de la epoyetina y la darbepoyetina para los pacientes con cáncer. Después de buscar por todos los estudios relevantes, se encontraron 91 estudios con un máximo de 20 102 personas. Los resultados se resumen a continuación:

En los pacientes con anemia relacionada con el cáncer:

- La epoyetina y la darbepoyetina reducen la necesidad de transfusiones de eritrocitos; sin embargo, también aumentan el riesgo de hipertensión, eventos tromboembólicos y muertes

- No está claro si la epoyetina y la darbepoyetina mejoran la calidad de vida, al reducir la sensación de cansancio

Los pacientes con cáncer a menudo también desarrollan anemia. La anemia implica una cantidad de eritrocitos en la sangre inferior a lo normal. Esta afección puede empeorar aún más con el tratamiento para el cáncer como la quimioterapia y es medida por la cantidad de hemoglobina en los eritrocitos. Debido a que la hemoglobina es responsable de llevar el oxígeno por todo el cuerpo, los pacientes con anemia pueden presentar síntomas como cansancio extremo, disnea, mareos y dolor torácico. Para tratar la anemia, los médicos a menudo usan transfusiones de eritrocitos. Las transfusiones mejoran los síntomas de la anemia muy rápidamente; sin embargo, pueden tener algunas complicaciones poco frecuentes como reacciones alérgicas o transmisión de enfermedades infecciosas.

La epoyetina y la darbepoyetina pertenecen a un grupo de fármacos llamados “agentes estimulantes de la eritropoyesis” La eritropoyetina es el nombre de una hormona producida principalmente en el riñón, que participa en la producción de eritrocitos. La epoyetina y la darbepoyetina funcionan de una forma similar a esta hormona para aumentar el número de eritrocitos y tratar la anemia. La epoyetina y la darbepoyetina no se usan como tratamiento anticanceroso, sino como tratamiento de apoyo para la anemia causada por el cáncer o por el tratamiento anticanceroso. Estos fármacos se comercializan como Epogen®, Procrit®, Eprex®, Recormon®, y Aranesp® y se administran por vía subcutánea.

- Veinticinco de cada 100 pacientes que recibieron epoyetina o darbepoyetina debieron ser sometidos a transfusiones de eritrocitos, en comparación con 39 de cada 100 pacientes que no recibieron epoyetina o darbepoyetina.

- Más pacientes que recibieron epoyetina o darbepoyetina murieron en y hasta 30 días después del final del estudio en comparación con los pacientes que recibieron placebo o tratamiento estándar. El aumento del riesgo para los pacientes que recibieron epoyetina o darbepoyetina fue de un 17%. Ciento catorce de cada 1000 pacientes que recibieron epoyetina o darbepoyetina murieron, en comparación con 98 de cada 1000 pacientes que no recibieron epoyetina o darbepoyetina. No fue posible identificar las características particulares de los pacientes o las estrategias de tratamiento que aumentan o reducen el riesgo de muerte.

- Con respecto a la supervivencia a largo plazo los pacientes que recibieron epoyetina o darbepoyetina presentaron un riesgo de muerte del 5% mayor que los pacientes que recibieron placebo o tratamiento estándar.

- Los pacientes que recibieron epoyetina o darbepoyetina consideraron que la mejoría en sus síntomas de fatiga fueron de 2,08 puntos en promedio en una escala de 0-52 puntos después de tres o cuatro meses, en comparación con los pacientes que recibieron placebo o tratamiento estándar. Esta mejoría, sin embargo, representa un aumento de menos de 3,0 puntos que se considera el mínimo requerido para que el paciente sienta una diferencia en su experiencia de los síntomas relacionados con la fatiga mediante el uso de esta escala.

- Los pacientes que recibieron epoyetina o darbepoyetina consideraron que la mejoría en los síntomas de fatiga y de anemia debía ser de 6,14 puntos en promedio después de tres a cuatro meses, en una escala de 0-80 puntos. Se considera que esta mejoría refleja un cambio positivo en la forma en que los pacientes experimentan los síntomas relacionados de fatiga y anemia, debido a que es un aumento de más de cuatro a cinco puntos que es el mínimo necesario para esta escala.

- Siete de cada 100 pacientes que recibieron epoyetina o darbepoyetina sufrieron un evento tromboembólico como accidente cerebrovascular e infarto de miocardio en comparación con cinco de cada 100 pacientes que no recibieron epoyetina o darbepoyetina.

- Seis de cada 100 pacientes que recibieron epoyetina o darbepoyetina desarrollaron hipertensión en comparación con cuatro de cada 100 pacientes que recibieron placebo o atención estándar.

 

Conclusiones de los autores: 

Los AEE reducen la necesidad de transfusiones de eritrocitos aunque aumentan el riesgo de eventos tromboembólicos y de muerte. Las pruebas sugieren que los AEE pueden mejorar la CdV. Aún no se conoce si y cómo los AEE afectan el control tumoral. El aumento del riesgo de muerte y de eventos tromboembólicos debe compararse con los beneficios potenciales del tratamiento con AEE teniendo en cuenta las circunstancias y las preferencias clínicas de cada paciente. Se necesitan más datos sobre el efecto de estos fármacos sobre la calidad de vida y la progresión tumoral. Se necesita investigación adicional para aclarar los mecanismos celulares y moleculares y las vías de los efectos de los AEE sobre la trombogénesis y sus efectos potenciales sobre el crecimiento tumoral.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La anemia asociada con el cáncer y el tratamiento del cáncer es un factor clínico importante en el tratamiento de las enfermedades malignas. Las opciones terapéuticas son los agentes estimulantes de la eritropoyesis (AEE) humanos recombinantes y las transfusiones de eritrocitos.

Objetivos: 

Evaluar los efectos de los AEE para prevenir o tratar la anemia en pacientes con cáncer.

Métodos de búsqueda: 

Esta es una actualización de una revisión Cochrane publicada por primera vez en 2004. Se realizaron búsquedas en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (CENTRAL), MEDLINE, EMBASE y en otras bases de datos. Las búsquedas se realizaron durante los periodos del 01/1985 hasta el 12/2001 para la primera revisión, del 01/2002 hasta el 04/2005 para la primera actualización y hasta noviembre de 2011 para la actualización actual. También se estableció contacto con expertos en el tema y con compañías farmacéuticas.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios sobre el tratamiento de la anemia en pacientes con cáncer que reciben o no reciben tratamiento anticanceroso y que compararan el uso de AEE (más transfusión si fuese necesario).

Obtención y análisis de los datos: 

Varios autores de la revisión evaluaron la calidad de los ensayos y extrajeron los datos. Un autor de la revisión valoró la calidad de la evaluación y extrajo los datos, un segundo revisor comprobó su adecuación.

Resultados principales: 

Esta actualización de la revisión sistemática incluye un total de 91 ensayos con 20 102 participantes. El uso de AEE redujo significativamente el riesgo relativo de transfusiones de eritrocitos (cociente de riesgos [CR] 0,65; intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,62 a 0,68; 70 ensayos, n = 16 093). En promedio, los participantes del grupo de AEE recibieron una unidad de sangre menos que el grupo control (diferencia de medias [DM] -0,98; IC del 95%: -1,17 a -0,78; 31 ensayos, n = 4715). La respuesta hematológica se observó más a menudo en los participantes que recibieron AEE (CR 3,93; IC del 95%: 3,10 a 3,71; 31 ensayos, n = 6413). Las pruebas sugieren que los AEE pueden mejorar la calidad de vida (CdV). Hubo pruebas sólidas de que los AEE aumentan la mortalidad durante el período activo de estudio (cociente de riesgos instantáneos [CRI] 1,17; IC del 95%: 1,06 a 1,29; 70 ensayos, N= 15 935) y algunas pruebas de que los AEE disminuyen la supervivencia general (CRI 1,05; IC del 95%: 1,00 a 1,11; 78 ensayos, N = 19 003). El cociente de riesgos para las complicaciones tromboembólicas aumentó en los pacientes que recibieron AEE en comparación con los controles (CR 1,52; IC del 95%: 1,34 a 1,74; 57 ensayos, N = 15 498). Los AEE también pueden aumentar el riesgo de hipertensión (modelo de efectos fijos: CR 1,30; IC del 95%: 1,08 a 1,56; modelo de efectos aleatorios: CR 1,12; IC del 95%: 0,94 a 1,33; 31 ensayos, N= 7228) y la trombocitopenia/hemorragia (CR 1,21; IC del 95%: 1,04 a 1,42; 21 ensayos, N = 4507). No hubo pruebas suficientes para apoyar un efecto de los AEE en la respuesta tumoral (CR de efectos fijos 1,02; IC del 95%: 0,98 a 1,06; 15 ensayos, N = 5012).

Share/Save