Amniocentesis y toma de muestra de vellosidades coriónicas para el diagnóstico prenatal

Esta traducción está desactualizada. Por favor, haga clic aquí para ver la versión en inglés más reciente de esta revisión.

La amniocentesis es más segura después de las 16 semanas de gestación y la toma de muestras de vellosidades coriónicas se realiza mejor a través la pared del útero

Algunos padres desean que le confirmen que su hijo está bien desde el punto de vista genético. Esto incluye una toma de muestras del líquido que rodea al feto (amniocentesis) o de la placenta (toma de muestras de vellosidades coriónicas (TMVC)) y luego el análisis de las mismas. La revisión de los estudios sobre la forma de tomar la muestra encontró un pequeño aumento del riesgo de aborto espontáneo. La amniocentesis realizada entre las 16 y las 18 semanas fue el procedimiento más seguro. La TMVC se realiza en las primeras etapas (alrededor de diez a 13 semanas) y la toma de la muestra a través de la pared del útero fue más segura para el feto que a través de la vagina y el cuello uterino.

Conclusiones de los autores: 

La amniocentesis en el segundo trimestre es más segura que la TMVC transcervical y la amniocentesis temprana. Si se requiere un diagnóstico temprano, la TMVC transabdominal es preferible a la amniocentesis temprana o a la TMVC transcervical. En los casos en que la TMVC transabdominal puede resultar técnicamente difícil, las opciones preferidas son la TMVC transcervical en el primer trimestre o la amniocentesis en el segundo trimestre.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Una desventaja importante de la amniocentesis en el segundo trimestre es que habitualmente el resultado está disponible sólo después de las 18 semanas de gestación. La toma de muestra de vellosidades coriónicas (TMVC) y la amniocentesis temprana pueden realizarse entre las nueve y las 14 semanas y ofrecen una alternativa más temprana.

Objetivos: 

El objetivo fue evaluar la seguridad y exactitud comparativas de la amniocentesis en el segundo trimestre, la amniocentesis temprana, la TMVC transcervical y la transabdominal.

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizaron búsquedas en el registro de ensayos del Grupo Cochrane de Embarazo y Parto (Cochrane Pregnancy and Childbirth Group trials register) (marzo 2003) y el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (La Cochrane Library, Número 1, 2002).

Criterios de selección: 

Todos los ensayos aleatorios que compararon la amniocentesis y la TMVC.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos revisores evaluaron la elegibilidad y la calidad de los ensayos y obtuvieron los datos. Los datos se analizaron mediante al programa informático RevMan.

Resultados principales

Se incluyeron 14 estudios aleatorios. En una población de bajo riesgo con antecedentes de pérdida de embarazo de alrededor del 2%, una amniocentesis en el segundo trimestre aumentaría este riesgo en un 1% adicional. Esta diferencia no alcanzó significación estadística, pero el aumento de los abortos espontáneos después de la amniocentesis en el segundo trimestre, en comparación con los controles (sin amniocentesis), sí la alcanzó (2,1% versus 1,3%; riesgo relativo (RR) 1,02 a 2,52). La amniocentesis temprana no es una alternativa segura comparada con la amniocentesis en el segundo trimestre debido al aumento de la pérdida de embarazo (7,6% versus 5,9%; RR 1,29; IC del 95%: 1,03 a 1,61) y a una mayor incidencia de pies deformes en comparación con la TMVC (1,8% versus 0,2%; RR 6,43; IC del 95%: 1,68 a 24,64).

Comparada con la amniocentesis en el segundo trimestre, la TMVC transcervical conlleva un riesgo significativamente mayor de pérdida de embarazo (14,5% versus 11%; RR 1,40; IC del 95%: 1,09 a 1,81) y aborto espontáneo (12,9% versus 9,4%; RR 1,50; IC del 95%: 1,07 a 2,11). Un estudio comparó la TMVC transabdominal con la amniocentesis en el segundo trimestre y no encontró diferencias significativas en cuanto a la pérdida total de embarazo entre los dos procedimientos (6,3% versus 7%). La TMVC transcervical es técnicamente más exigente que la TMVC transabdominal y presenta más fracasos para obtener la muestra y más inserciones múltiples.

Conclusiones de los autores

La amniocentesis en el segundo trimestre es más segura que la TMVC transcervical y la amniocentesis temprana. Si se requiere un diagnóstico temprano, la TMVC transabdominal es preferible a la amniocentesis temprana o a la TMVC transcervical. En los casos en que la TMVC transabdominal puede resultar técnicamente difícil, las opciones preferidas son la TMVC transcervical en el primer trimestre o la amniocentesis en el segundo trimestre.

Esta revisión debería citarse como:Alfirevic Z, Sundberg K, Brigham SLa Biblioteca Cochrane PlusThe Cochrane Library
Resultados principales: 

Se incluyeron 14 estudios aleatorios. En una población de bajo riesgo con antecedentes de pérdida de embarazo de alrededor del 2%, una amniocentesis en el segundo trimestre aumentaría este riesgo en un 1% adicional. Esta diferencia no alcanzó significación estadística, pero el aumento de los abortos espontáneos después de la amniocentesis en el segundo trimestre, en comparación con los controles (sin amniocentesis), sí la alcanzó (2,1% versus 1,3%; riesgo relativo (RR) 1,02 a 2,52). La amniocentesis temprana no es una alternativa segura comparada con la amniocentesis en el segundo trimestre debido al aumento de la pérdida de embarazo (7,6% versus 5,9%; RR 1,29; IC del 95%: 1,03 a 1,61) y a una mayor incidencia de pies deformes en comparación con la TMVC (1,8% versus 0,2%; RR 6,43; IC del 95%: 1,68 a 24,64).

Comparada con la amniocentesis en el segundo trimestre, la TMVC transcervical conlleva un riesgo significativamente mayor de pérdida de embarazo (14,5% versus 11%; RR 1,40; IC del 95%: 1,09 a 1,81) y aborto espontáneo (12,9% versus 9,4%; RR 1,50; IC del 95%: 1,07 a 2,11). Un estudio comparó la TMVC transabdominal con la amniocentesis en el segundo trimestre y no encontró diferencias significativas en cuanto a la pérdida total de embarazo entre los dos procedimientos (6,3% versus 7%). La TMVC transcervical es técnicamente más exigente que la TMVC transabdominal y presenta más fracasos para obtener la muestra y más inserciones múltiples.

Share/Save