Intervenciones para la promoción de la actividad física

Las intervenciones diseñadas para aumentar la actividad física pueden ser moderadamente efectivas al incentivar a las personas a ser físicamente activas y a tener un mejor estado físico.

Un modo de vida sedentario aumenta el riesgo de padecer varias enfermedades crónicas, incluida la cardiopatía. La actividad física regular puede reducir este riesgo y también proporcionar otro beneficio para la salud física y, posiblemente, mental. La mayoría de los adultos no son activos según los niveles recomendados. Esta revisión halló que el asesoramiento profesional y la orientación, junto con el apoyo constante, pueden incentivar a las personas mayores de 16 años a ser más activos físicamente. Sin embargo, la mayoría de los estudios incluidos en esta revisión, no duró más de un año. No hubo un aumento de los eventos cardíacos o lesiones relacionadas con el ejercicio entre los que se volvieron físicamente activos, en comparación con aquellos que permanecieron sedentarios. Se necesitan más investigaciones para establecer qué métodos de promoción de ejercicios funcionan mejor a largo plazo, para incentivar a diferentes tipos de personas a ser más activos físicamente.

Conclusiones de los autores: 

Esta revisión sugiere que las intervenciones con actividad física tienen un efecto moderado sobre la actividad física y el estado cardiorrespiratorio autoinformado, pero no así para lograr un nivel predeterminado de actividad física. Debido a la heterogeneidad clínica y estadística de los estudios, sólo se puede llegar a conclusiones limitadas sobre la efectividad de los componentes individuales de las intervenciones. Los estudios futuros deben proporcionar mayores detalles de los componentes de las intervenciones.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Existe poca información acerca de la eficacia de las estrategias para facilitar que las personas logren un aumento de su actividad física.

Objetivos: 

Evaluar los efectos de las intervenciones para la promoción de la actividad física en adultos de 16 años o más, que no viven en una institución.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en CENTRAL (Número 4, 2001), MEDLINE, EMBASE, CINAHL, PsychLIT, BIDS ISI, SPORTDISCUS, SIGLE, SCISEARCH (desde la fecha más temprana disponible hasta diciembre 2001) y listas de referencias de artículos.

Criterios de selección: 

Ensayos aleatorios, controlados, que compararon diferentes intervenciones para estimular a los adultos sedentarios que no viven en una institución a ser físicamente activos. Los estudios requirieron un mínimo de seis meses de seguimiento desde el inicio de la intervención hasta la obtención de los datos finales, y aplicaron un análisis por intención de tratar (intention to treat analysis) o, si esto no era posible, que tuvieran una pérdida durante el seguimiento no superior al 20%.

Obtención y análisis de los datos: 

Por lo menos dos revisores, de forma independiente, evaluaron la calidad de cada estudio y extrajeron los datos. Cuando fue necesario, se contactó con los autores de los estudios para obtener información adicional. Se calculó la diferencia de medias estandarizada y los intervalos de confianza del 95%, para las medidas continuas autoinformadas de la actividad física y del estado cardiorrespiratorio. Para los resultados dicotómicos, se calcularon los odds-ratios y los intervalos de confianza del 95%.

Resultados principales: 

El efecto de las intervenciones en la actividad física autoinformada (11 estudios; 3940 participantes) fue positivo y moderado, con una diferencia de medias estandarizada combinada del 0,31 (IC del 95%: 0,12 a 0,50), como lo fue el efecto sobre el estado cardiorrespiratorio (siete estudios; 1406 participantes) DME combinada del 0,4 (IC del 95%: 0,09 a 0,70). El efecto de las intervenciones para lograr un umbral predeterminado de actividad física (seis estudios; 2313 participantes) no fue significativo con un odds-ratio de 1,30 (IC del 95%: 0,87 a 1,95). Hubo una heterogeneidad significativa en los efectos informados, así como en las características de las intervenciones. La heterogeneidad en los efectos informados se redujo en los estudios de mayor calidad, cuando la actividad física fue autodirigida con alguna orientación profesional y cuando hubo un apoyo profesional constante.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save