Opiáceos para la osteoartritis

Opiáceos para la osteoartritis

Este resumen de una revisión Cochrane presenta lo que se sabe de las investigaciones acerca del efecto de los opiáceos para la osteoartritis.

La revisión muestra que en pacientes con osteoartritis:

- Los opiáceos mejoran moderadamente el dolor o la función física.

- Los opiáceos probablemente causen efectos secundarios. Sin embargo, no se cuenta con información precisa acerca de los efectos secundarios raros pero graves.

¿Qué es la osteoartritis y qué son los opiáceos?

La osteoartritis (OA) es una enfermedad de las articulaciones, como las de la rodilla o la cadera. Cuando la articulación pierde el cartílago, se produce crecimiento del hueso para tratar de reparar el daño. Sin embargo, en vez de mejorar la situación, el hueso aumenta anormalmente y la empeora. Por ejemplo, el hueso puede deformarse y hace que la articulación se vuelva dolorosa e inestable.Esto puede afectar la función o la capacidad física de usar la rodilla.

Los opiáceos son sustancias potentes para aliviar el dolor que se utilizan para el dolor del cáncer o de la osteoartritis. Algunos ejemplos de los opiáceos son el Tylenol® con codeína (1, 2, 3 y 4), la hidromorfona (Dilaudid), la oxicodona (Percocet, Percodan), la morfina y otros. Pueden tomarse en forma de píldora, de inyección o de parche que se coloca en el área de dolor.
 

La mejor estimación de lo que le sucede a los pacientes con osteoartritis que toman opiáceos

Dolor

- Los pacientes que tomaron opiáceos calificaron la mejoría del dolor después de un mes con cerca de 3 en una escala del 0 (ningún dolor) al 10 (dolor extremo).

- Los pacientes que tomaron placebo sostienen que la mejoría del dolor después de un mes es de cerca de 2 en una escala del 0 (ningún dolor) al 10 (dolor extremo).

Otra manera de decir esto es:

- 35 de 100 pacientes que usan opiáceos responden al tratamiento (35%).

- 31 de 100 pacientes que usan placebo responden al tratamiento (31%).

- cuatro pacientes más responden al tratamiento con opiáceos que con placebo (diferencia del 4%).

 

Función física

- Los pacientes que tomaron opiáceos calificaron la mejoría de la función física en cerca de 2 en una escala del 0 (ninguna discapacidad) al 10 (discapacidad extrema) después de un mes.

- Los pacientes que tomaron placebo calificaron la mejoría de la función física en cerca de 1 en una escala del 0 (ninguna discapacidad) al 10 (discapacidad extrema) después de un mes.

Otra manera de decir esto es:

- 29 de 100 pacientes que usan opiáceos responden al tratamiento (29%).

- 26 de 100 pacientes que usan placebo responden al tratamiento (26%).

- tres pacientes más responden al tratamiento con opiáceos que con placebo (diferencia de 3%).

 

Efectos secundarios

- 23 de 100 pacientes que utilizaron opiáceos presentaron efectos secundarios (23%).

- 15 de 100 pacientes que utilizaron placebo presentaron efectos secundarios (15%).

- siete pacientes más presentaron efectos secundarios con opiáceos que con placebo (diferencia de 7%).

Conclusiones de los autores: 

Los efectos beneficiosos leves a moderados de los opiáceos sin tramadol son superados por los grandes aumentos de riesgo de los eventos adversos. Por lo tanto, los opiáceos sin tramadol no deben usarse sistemáticamente, aunque el dolor osteoartrítico sea intenso.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La osteoartritis es la enfermedad articular más frecuente y la causa principal de dolor y discapacidad física en pacientes de edad avanzada. Los opiáceos pueden ser una opción viable de tratamiento si los pacientes sufren dolor intenso o si otros analgésicos están contraindicados. Sin embargo, las pruebas acerca de su efectividad y seguridad son contradictorias.

Objetivos: 

Determinar los efectos sobre el dolor y la función y la seguridad de los opiáceos orales o transdérmicos en comparación con el placebo o ninguna intervención en pacientes con osteoartritis de la cadera o la rodilla.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en CENTRAL, MEDLINE, EMBASE y CINAHL (hasta el 28 julio 2008), se revisaron las actas de congresos, las listas de referencias y se estableció contacto con los autores.

Criterios de selección: 

Los estudios incluidos fueron ensayos controlados aleatorios o cuasialeatorios que compararon los opiáceos orales o transdérmicos con el placebo o ningún tratamiento en pacientes con osteoartritis de la rodilla o la cadera. Se excluyeron los estudios de tramadol. No se aplicó ninguna restricción en cuanto al idioma.

Obtención y análisis de los datos: 

Se extrajeron datos por duplicado. Para el dolor y la función, se calcularon las diferencias de medias estandarizadas (DME) y los intervalos de confianza (IC) del 95%, y para los resultados de seguridad el cociente de riesgos. Se combinaron los ensayos mediante el metanálisis de efectos aleatorios ponderado por la inversa de la varianza.

Resultados principales: 

Se incluyeron 10 ensayos con 2268 participantes. La codeína oral se estudió en tres ensayos, el fentanil transdérmico y la morfina oral en un ensayo cada uno, la oxicodona oral en cuatro, y la oximorfona oral en dos ensayos. En términos generales, los opiáceos fueron más efectivos que las intervenciones de control en cuanto al alivio del dolor (DME -0,36; IC del 95%: -0,47 a -0,26) y la mejoría de la función (DME -0,33; IC del 95%: -0,45 a -0,21). No se encontraron diferencias significativas en los efectos según el tipo de potencia opiácea, analgésica (fuerte o débil), la dosis diaria, la duración del tratamiento o seguimiento, la calidad metodológica de los ensayos y el tipo de financiamiento. Los eventos adversos fueron más frecuentes en los pacientes que recibieron opiáceos en comparación con el control. El cociente de riesgos agrupado fue de 1,55 (IC del 95%: 1,41 a 1,70) para cualquier evento adverso (cuatro ensayos), 4,05 (IC del 95%: 3,06 a 5,38) para los abandonos debido a eventos adversos (10 ensayos) y 3,35 (IC del 95%: 0,83 a 13,56) para los eventos adversos graves (dos ensayos). Los síntomas de abstinencia fueron más graves después del tratamiento con fentanil comparado con el placebo (DME 0,60; IC del 95%: 0,42 a 0,79; un ensayo).

Tools
Information
Share/Save