Técnicas para la interrupción de la permeabilidad tubárica para la esterilización de mujeres

Esta traducción está desactualizada. Por favor, haga clic aquí para ver la versión en inglés más reciente de esta revisión.

Las técnicas efectivas para la esterilización tubárica (obstrucción de las trompas de Falopio) incluyen corte, ligadura, clips, anillos y corriente eléctrica, pero su efectividad comparativa no está clara.

La esterilización tubárica previene el embarazo impidiendo el paso del huevo no fertilizado (óvulo) a través de las trompas de Falopio donde puede ser fertilizado por el espermatozoide. Las técnicas para cerrar las trompas incluyen el corte y atado, la obstrucción mecánica por medio de clips o anillos y el uso de una corriente eléctrica para coagular (formar una masa dura) en las trompas. La revisión de los estudios clínicos encontró que todas las técnicas son efectivas para la prevención del embarazo y poseen pocos efectos adversos. Existe muy poca evidencia que indique cuál es la técnica más efectiva. El embarazo luego de la esterilización tubárica es menos probable si un profesional experimentado realiza el procedimiento.

Conclusiones de los autores: 

La electrocoagulación se asoció con una menor morbilidad en comparación con el anillo tubárico y otros métodos. Sin embargo, el riesgo de quemaduras en el intestino delgado podría llegar a ser un importante punto débil de este método. El pequeño tamaño muestral y el relativamente breve período de seguimiento de estos estudios limitaron la potencia para mostrar diferencias clínicas o estadísticas correspondientes a resultados poco frecuentes, como las tasas de fracaso. Aspectos como la capacitación, los costos y el mantenimiento de los equipos pueden ser factores importantes a la hora de decidir el método a utilizar.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La esterilización femenina es el método anticonceptivo más utilizado en todo el mundo. En la literatura se han descripto varias técnicas, sin embargo, sólo unas pocas se usan habitualmente y están evaluadas de forma adecuada.

Objetivos: 

Comparar las distintas técnicas de oclusión tubárica en función de la morbilidad severa y leve, las tasas de fracaso (embarazo), las fallas y dificultades técnicas y las opiniones de las mujeres y los cirujanos.

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizaron búsquedas en el Registro Cochrane de Estudios Clínicos Controlados (Cochrane Controlled Trials Register) y en las listas de referencias de los estudios clínicos identificados. También se llevó a cabo una búsqueda en MEDLINE mediante el servicio Pub Med de búsqueda en Internet.

Criterios de selección: 

Todos los estudios clínicos controlados aleatorizados que comparan diferentes técnicas de esterilización tubárica, independientemente del abordaje utilizado para acceder a la cavidad abdominal o del método de anestesia.

Obtención y análisis de los datos: 

Los estudios clínicos considerados se evaluaron en función de su calidad metodológica y la conveniencia de su inclusión. Se incluyeron nueve estudios relevantes y los resultados fueron estratificados en cinco grupos: anillo tubárico versus clip, método de Pomeroy modificado versus electrocoagulación, anillo tubárico versus electrocoagulación, método de Pomeroy modificado versus clip de Filshie y clip de Hulka versus clip de Filshie. Los resultados se presentan a manera de odds ratio para los resultados dicotómicos y de diferencias de medias ponderada para los resultados continuos.

Resultados principales

Anillo tubárico versus clip: la morbilidad leve fue mayor en el grupo de anillo (Odds Ratio [OR] de Peto: 2,15; intervalo de confianza [IC] del 95%: 1,22 a 3,78). Las dificultades técnicas resultaron menos frecuentes en el grupo clip (OR de Peto: 3,87: IC 95%: 1,90 a 7,89). No hubo diferencias en cuanto a las tasas de fracasos entre los dos grupos (OR de Peto: 0,70: IC 95%: 0,28 a 1,76).
Método de Pomeroy versus electrocoagulación: las mujeres que se sometieron a la técnica de Pomeroy modificada presentaron una mayor morbilidad severa que con la técnica de electrocoagulación (OR de Peto: 2,87; IC 95%: 1,13 a 7,25). El dolor postoperatorio fue más frecuente en el grupo de Pomeroy (OR de Peto: 3,85; IC 95%: 2,91 a 5,10).
Anillo tubárico versus electrocoagulación: Se informó dolor postoperatorio con más frecuencia en el grupo de anillo tubárico. No se informaron embarazos.
Pomeroy versus clip de Filshie: En el estudio clínico que comparó las dos intervenciones, sólo se informó un embarazo en el grupo del método de Pomeroy después de un seguimiento de 24 meses.
No se encontraron diferencias al comparar el clip de Hulka versus el de Filshie en el único estudio que comparó estos dos dispositivos (Toplis 1988).

Conclusiones de los autores

La electrocoagulación se asoció con una menor morbilidad en comparación con el anillo tubárico y otros métodos. Sin embargo, el riesgo de quemaduras en el intestino delgado podría llegar a ser un importante punto débil de este método. El pequeño tamaño muestral y el relativamente breve período de seguimiento de estos estudios limitaron la potencia para mostrar diferencias clínicas o estadísticas correspondientes a resultados poco frecuentes, como las tasas de fracaso. Aspectos como la capacitación, los costos y el mantenimiento de los equipos pueden ser factores importantes a la hora de decidir el método a utilizar.

Esta revisión debería citarse como:Nardin JM, Kulier R, Boulvain MLa Biblioteca Cochrane PlusThe Cochrane Library
Resultados principales: 

Anillo tubárico versus clip: la morbilidad leve fue mayor en el grupo de anillo (Odds Ratio [OR] de Peto: 2,15; intervalo de confianza [IC] del 95%: 1,22 a 3,78). Las dificultades técnicas resultaron menos frecuentes en el grupo clip (OR de Peto: 3,87: IC 95%: 1,90 a 7,89). No hubo diferencias en cuanto a las tasas de fracasos entre los dos grupos (OR de Peto: 0,70: IC 95%: 0,28 a 1,76).
Método de Pomeroy versus electrocoagulación: las mujeres que se sometieron a la técnica de Pomeroy modificada presentaron una mayor morbilidad severa que con la técnica de electrocoagulación (OR de Peto: 2,87; IC 95%: 1,13 a 7,25). El dolor postoperatorio fue más frecuente en el grupo de Pomeroy (OR de Peto: 3,85; IC 95%: 2,91 a 5,10).
Anillo tubárico versus electrocoagulación: Se informó dolor postoperatorio con más frecuencia en el grupo de anillo tubárico. No se informaron embarazos.
Pomeroy versus clip de Filshie: En el estudio clínico que comparó las dos intervenciones, sólo se informó un embarazo en el grupo del método de Pomeroy después de un seguimiento de 24 meses.
No se encontraron diferencias al comparar el clip de Hulka versus el de Filshie en el único estudio que comparó estos dos dispositivos (Toplis 1988).

Share/Save