Tratamiento para la psicosis anfetamínica

Esta traducción está desactualizada. Por favor, haga clic aquí para ver la versión en inglés más reciente de esta revisión.

Una minoría de los individuos que usan anfetaminas contraen psicosis completamente desarrollada que requiere atención en los servicios de urgencias o en los hospitales psiquiátricos. En tales casos, los síntomas de la psicosis por anfetaminas incluyen frecuentemente delirios paranoides y de persecución, así como alucinaciones auditivas y visuales en presencia de agitación extrema. Más frecuente (cerca del 18%) es que los consumidores frecuentes de anfetaminas informen síntomas psicóticos subclínicos y que no requieren una intervención de alta intensidad. Hay informes clínicos que indican que el desarrollo de los síntomas de psicosis por anfetaminas y de la psicosis subclínica está relacionado con la historia individual del consumo de anfetaminas durante toda la vida, es decir, la cantidad acumulativa y la frecuencia de exposición a las anfetaminas. En uno de los ensayos con asignación al azar de fármacos antipsicóticos para tratar la psicosis por anfetaminas, Leelahanaj (2005) informó que la olanzapina y el haloperidol administrados en dosis clínicamente relevantes mostraron eficacia similar para resolver los síntomas psicóticos (93% y 79%, respectivamente), y la olanzapina mostró significativamente mayor seguridad y tolerabilidad que el haloperidol determinada por la frecuencia y la gravedad de los síntomas extrapiramidales. Estos resultados son consistentes con los tratamientos de la esquizofrenia que indican que es equivalente la eficacia de los antipsicóticos atípicos y la de los convencionales, principalmente la eficacia del haloperidol y la de los fármacos más antiguos que causan efectos secundarios más graves (Leucht 1999). Aunque los antipsicóticos muestran que son eficaces para proporcionar alivio a corto plazo a los grandes consumidores de anfetaminas con psicosis, no hay pruebas para guiar las decisiones sobre la atención clínica a largo plazo con estos fármacos para prevenir la reincidencia de la psicosis.

Conclusiones de los autores: 

Se ha publicado sólo un ECA del tratamiento de la psicosis anfetamínica. Los resultados de este ensayo indican que los fármacos antipsicóticos reducen efectivamente los síntomas de la psicosis anfetamínica; la olanzapina, el fármaco antipsicótico de última generación y más costoso, demuestra significativamente mejor tolerabilidad que el fármaco más asequible y más frecuentemente usado, el haloperidol.

Hay otros dos estudios que no cumplieron los criterios de inclusión de esta revisión. Los resultados de estos dos estudios muestran que es posible reducir la agitación y algunos síntomas psicóticos en la hora siguiente a la administración de una inyección del antipsicótico.

Aún se desconoce si estas pruebas limitadas pueden aplicarse a los pacientes con psicosis anfetamínica.

Los fármacos que deben ser investigados son los antipsicóticos convencionales, los antipsicóticos más recientes y las benzodiazepinas. Sin embargo, los estudios naturalistas de los síntomas de la psicosis anfetamínica y la prevalencia de las reincidencias de la psicosis en presencia de las anfetaminas son también decisivos para el desarrollo de diseños de estudios adicionales apropiados para el tratamiento de la psicosis anfetamínica.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Los consumidores crónicos de anfetaminas pueden experimentar paranoia y alucinaciones. Durante mucho tiempo, se ha creído que los antagonistas dopaminérgicos, como la clorpromazina, el haloperidol y la tioridazina, son eficaces para el tratamiento de la psicosis anfetamínica.

Objetivos: 

Evaluar los riesgos, beneficios y costes de los tratamientos de la psicosis anfetamínica.

Estrategia de búsqueda (: 

MEDLINE (1966-2007), EMBASE (1980-2007), CINAHL (1982-2007), PsychINFO (1806-2007), CENTRAL (Cochrane Library 2008 número 1), referencias de los artículos obtenidos.

Criterios de selección: 

Todos los ensayos con asignación al azar controlados y ensayos clínicos (ECAs, ECCs) que evaluaron tratamientos (solos o combinados) para las personas con psicosis anfetamínica

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores evaluaron y extrajeron los datos de forma independiente. Se obtuvieron los datos dicotómicos para un análisis del tipo intención de tratar (intention-to-treat analysis), en el que a los participantes que abandonaron se les asignó el resultado peor. Se utilizó el riesgo relativo (RR) con intevalos de confianza del 95% (IC del 95%) para evaluar los datos dicotómicos. Para evaluar los datos continuos, se utilizó la diferencia de medias ponderada (DMP) con un IC del 95%.

Resultados principales

Las búsquedas exhaustivas encontraron un ensayo controlado aleatorio del tratamiento de la psicosis anfetamínica que cumplía los criterios para considerar los estudios. El estudio tenía 58 participantes y comparó la eficacia y la tolerabilidad de dos fármacos antipsicóticos, olanzapina (uno de los más nuevos antipsicóticos) y haloperidol (un antipsicótico frecuentemente usado como tratamiento de control), para tratar la psicosis inducida por las anfetaminas. Los resultados muestran que tanto la olanzapina como el haloperidol a las dosis clínicamente pertinentes fueron eficaces para resolver los síntomas psicóticos, la olanzapina mostró significativamente mayor seguridad y tolerabilidad que el control con haloperidol, medido por la frecuencia y la gravedad de los síntomas extrapiramidales.

Conclusiones de los autores

Se ha publicado sólo un ECA del tratamiento de la psicosis anfetamínica. Los resultados de este ensayo indican que los fármacos antipsicóticos reducen efectivamente los síntomas de la psicosis anfetamínica; la olanzapina, el fármaco antipsicótico de última generación y más costoso, demuestra significativamente mejor tolerabilidad que el fármaco más asequible y más frecuentemente usado, el haloperidol.

Hay otros dos estudios que no cumplieron los criterios de inclusión de esta revisión. Los resultados de estos dos estudios muestran que es posible reducir la agitación y algunos síntomas psicóticos en la hora siguiente a la administración de una inyección del antipsicótico.

Aún se desconoce si estas pruebas limitadas pueden aplicarse a los pacientes con psicosis anfetamínica.

Los fármacos que deben ser investigados son los antipsicóticos convencionales, los antipsicóticos más recientes y las benzodiazepinas. Sin embargo, los estudios naturalistas de los síntomas de la psicosis anfetamínica y la prevalencia de las reincidencias de la psicosis en presencia de las anfetaminas son también decisivos para el desarrollo de diseños de estudios adicionales apropiados para el tratamiento de la psicosis anfetamínica.

Esta revisión debería citarse como:Shoptaw Steven J, Kao Uyen, Ling Walter WLa Biblioteca Cochrane PlusThe Cochrane Library
Resultados principales: 

Las búsquedas exhaustivas encontraron un ensayo controlado aleatorio del tratamiento de la psicosis anfetamínica que cumplía los criterios para considerar los estudios. El estudio tenía 58 participantes y comparó la eficacia y la tolerabilidad de dos fármacos antipsicóticos, olanzapina (uno de los más nuevos antipsicóticos) y haloperidol (un antipsicótico frecuentemente usado como tratamiento de control), para tratar la psicosis inducida por las anfetaminas. Los resultados muestran que tanto la olanzapina como el haloperidol a las dosis clínicamente pertinentes fueron eficaces para resolver los síntomas psicóticos, la olanzapina mostró significativamente mayor seguridad y tolerabilidad que el control con haloperidol, medido por la frecuencia y la gravedad de los síntomas extrapiramidales.

Share/Save