Prostaciclina para la hipertensión arterial pulmonar en adultos

La prostaciclina puede beneficiar a los pacientes con hipertensión pulmonar (aumento de la presión arterial en los pulmones) a corto plazo, pero se requieren estudios de mayor duración. La hipertensión pulmonar se produce cuando la sangre es bombeada a través de las arterias de los pulmones a una presión mayor. La afección puede dar lugar a insuficiencia cardíaca y muerte. Una vez que se hace el diagnóstico, la expectativa de vida varía de unos pocos meses a unos pocos años. La mayoría de los tratamientos actuales, aparte del trasplante de pulmón, no mejoran la supervivencia. En un período de ocho a 12 semanas, la prostaciclina mejoró la capacidad de ejercicio y algunas medidas de flujo sanguíneo cuando se administró por vía intravenosa o por inyección a los pacientes con hipertensión pulmonar. Sin embargo, con la administración intravenosa puede haber efectos secundarios graves, ya que el medicamento de debe administrar de manera continua a través de una bomba en un catéter colocado en una vena central. No está claro por cuánto tiempo el fármaco continúa confiriendo beneficios sin efectos secundarios graves. La prostaciclina también se puede administrar por vía oral, por debajo de la piel o a través de un inhalador. Estas formas de administración pueden ser más seguras que la prostaciclina intravenosa y hay evidencia de que pueden ser efectivas a corto plazo.

Conclusiones de los autores: 

Hay evidencia de que la prostaciclina intravenosa, además del tratamiento convencional a dosis tolerables optimizadas por el ajuste de dosis, puede conferir algunos efectos beneficiosso a corto plazo (hasta 12 semanas de tratamiento) sobre la capacidad para el ejercicio, la clase funcional de la NYHA y la hemodinámica cardiopulmonar. También hay alguna evidencia de que los pacientes con enfermedades más graves basadas en la clase funcional de la NYHA mostraron una mayor respuesta al tratamiento.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La hipertensión pulmonar primaria (HPP) es progresiva, lo que provoca insuficiencia ventricular derecha. La hipertensión pulmonar puede ser idiopática o asociarse a otras afecciones. La prostaciclina es un potente vasodilatador e inhibidor de la agregación plaquetaria y se puede administrar por vía oral, subcutánea, intravenosa o inhalada a través de un nebulizador.

Objetivos: 

Determinar la eficacia de la prostaciclina o uno de sus análogos en la hipertensión pulmonar primaria idiopática.

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizaron búsquedas electrónicas en CENTRAL, MEDLINE y EMABSE, con términos preespecificados. Las búsquedas se actualizaron en julio 2006.

Criterios de selección: 

Dos autores de la revisión seleccionaron para su inclusión ensayos controlados aleatorizados (ECA) que incluyeron adultos con hipertensión pulmonar.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión evaluaron la calidad de los ensayos y extrajeron los datos de forma independiente. Los resultados se analizaron como resultados continuos y dicotómicos. Cuando fue posible, los datos se subagruparon según la etiología de la HP (HPP, HP secundaria a trastornos del tejido conectivo o poblaciones mixtas).

Resultados principales: 

Se incluyeron nueve ECA de duración mixta (tres días a 52 semanas), que reclutaron 1175 participantes (clases funcionales II-IV de la NYHA). Prostaciclina intravenosa versus atención habitual (cuatro estudios) : Hubo mejoras significativas en la capacidad para el ejercicio de alrededor de 90 metros, en la hemodinámica cardiopulmonar y en la clase funcional de la NYHA a los tres días a 12 semanas. Los efectos fueron consistentes en la hipertensión pulmonar primaria y secundaria. Prostaciclina oral versus placebo (dos estudios) : Los datos a corto plazo (tres a seis meses) indicaron que hubo una mejoría significativa en la capacidad para el ejercicio, pero los datos de un estudio de 52 semanas no informaron sobre diferencias significativas a los 12 meses. No se observaron diferencias significativas en los otros resultados. Treprostinil subcutáneo versus placebo (dos estudios, ocho a 12 semanas): Un estudio grande informó sobre una mejora mediana significativa en la capacidad para el ejercicio de alrededor de 16 metros. La hemodinámica cardiopulmonar y las puntuaciones de los síntomas favorecieron al treprostinil. El dolor en el sitio de la infusión y los retiros debido a eventos adversos fueron más frecuentes con treprostinil. Prostaciclina inhalada versus placebo (un estudio, 12 semanas): Hubo un aumento significativo de la capacidad de ejercicio de aproximadamente 36 metros. El tratamiento dio lugar a mejores puntuaciones de los síntomas y del estado de la clase funcional que con placebo. Los análisis de subgrupos informados por los estudios individuales mostraron una mejor capacidad para el ejercicio en los participantes con HPP que en los participantes con HP secundaria a otras enfermedades. Los efectos secundarios y los eventos adversos fueron frecuentes en los estudios.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save