Beta2-agonistas intravenosos para el asma aguda en el servicio de emergencias

Los fármacos beta2-agonistas constituyen uno de los fundamentos principales del tratamiento del asma severa aguda. Pueden ser administrados por vía inhalatoria o intravenosa. Esta revisión examinó todos los ensayos controlados con asignación al azar sobre uso de beta2-agonistas intravenosos en el asma aguda y no encontró ninguna evidencia para apoyar su uso.

Conclusiones de los autores: 

No hay ninguna evidencia que apoye el uso de beta2-agonistas IV en pacientes con asma aguda severa. Estos fármacos deben ser administrados por inhalación. No se identificó ningún subgrupo en el que deba ser considerada la vía IV.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

El tratamiento con beta-agonistas inhalados es la base del manejo del asma agudo. El uso de agentes beta-agonistas intravenosos también puede ser beneficioso en este contexto.

Objetivos: 

Determinar los beneficios de los beta2-agonistas intravenosos (IV) en el asma aguda severa tratada en el servicio de emergencias.

Estrategia de búsqueda (: 

Los ensayos controlados con asignación al azar (ECAs) fueron identificados usando el Registro del Grupo Cochrane de Vías Respiratorias, que es una recopilación de búsquedas sistemáticas en MEDLINE, EMBASE, CINAHL y CENTRAL, así como de búsquedas manuales en 20 revistas de temas respiratorios.

También se hicieron búsquedas en las bibliografías de los estudios incluidos y de las revisiones conocidas. Se estableció contacto con los autores principales y expertos en el tema para identificar estudios elegibles.

Criterios de selección: 

Para la inclusión sólo se consideraron ECAs.

Los estudios fueron incluidos si los pacientes se habían presentado al servicio de emergencias con asma aguda y fueron tratados con beta2-agonistas IV selectivos o no selectivos versus un placebo, con beta2-agonistas inhalados o con otro estándar de atención. Como medidas de resultado podría informarse función pulmonar, signos vitales, gases en sangre arterial, efectos adversos y/o éxito clínico. Dos revisores seleccionaron de forma independiente los artículos potencialmente pertinentes y los artículos para la inclusión. La calidad metodológica fue evaluada de forma independientemente por dos revisores usando dos sistemas de puntuación.

Obtención y análisis de los datos: 

Los datos fueron obtenidos de forma independiente por dos revisores y confirmados con los autores correspondientes. Los datos que faltaban se obtuvieron de los autores o se calcularon a partir de los datos presentados en los trabajos. Los ensayos se combinaron usando un modelo de efectos aleatorios para las odds ratios (OR) o diferencia de promedios ponderados (DPP) y se informan con intervalos de confianza del 95% (IC del 95%).

Resultados principales

De 746 referencias identificadas, 55 eran artículos potencialmente pertinentes y se incluyen 15. Los ensayos incluyen 584 pacientes. En general, el uso de beta2-agonistas IV selectivos no tiene ventajas sobre los regímenes de comparación. Por ejemplo, se asoció con una PEFR más baja después de 60 min, comparados con beta2-agonistas inhalados, aunque la diferencia no fue estadísticamente significativa (-24.7 L/min; IC del 95% 2.9, -52.3). No se encontró ninguna diferencia en la frecuencia cardíaca (4.5 lpm; IC del 95% -4.9, 14.0). En los estudios bien cegados no había ninguna diferencia en los efectos colaterales autónomos entre los tratamientos [Odds ratio 2.2 (IC del 95% 0.9, 5.7)].

Conclusiones de los autores

No hay ninguna evidencia que apoye el uso de beta2-agonistas IV en pacientes con asma aguda severa. Estos fármacos deben ser administrados por inhalación. No se identificó ningún subgrupo en el que deba ser considerada la vía IV.

Esta revisión debería citarse como:Travers A, Jones AP, Kelly K, Barker SJ, Camargo CA Jr., Rowe BHLa Biblioteca Cochrane PlusThe Cochrane Library
Resultados principales: 

De 746 referencias identificadas, 55 eran artículos potencialmente pertinentes y se incluyen 15. Los ensayos incluyen 584 pacientes. En general, el uso de beta2-agonistas IV selectivos no tiene ventajas sobre los regímenes de comparación. Por ejemplo, se asoció con una PEFR más baja después de 60 min, comparados con beta2-agonistas inhalados, aunque la diferencia no fue estadísticamente significativa (-24.7 L/min; IC del 95% 2.9, -52.3). No se encontró ninguna diferencia en la frecuencia cardíaca (4.5 lpm; IC del 95% -4.9, 14.0). En los estudios bien cegados no había ninguna diferencia en los efectos colaterales autónomos entre los tratamientos [Odds ratio 2.2 (IC del 95% 0.9, 5.7)].

Tools
Information
Share/Save