Perazina para la esquizofrenia

Con frecuencia, la esquizofrenia es una enfermedad grave e incapacitante que afecta a aproximadamente el uno por ciento de la población mundial. La esquizofrenia tiene síntomas "positivos", como creencias fijas y raras (delirios), así como oír voces y ver cosas (alucinaciones). La esquizofrenia también tiene síntomas "negativos" como la apatía, la pérdida de la emoción, la falta de iniciativa y la desorganización del comportamiento y el pensamiento. El grado de discapacidad es considerable; entre el 80% y el 90% de los pacientes no trabaja y hasta el 10% muere.

Los fármacos antipsicóticos son el tratamiento principal para la esquizofrenia y se agrupan en fármacos más antiguos (de primera generación o "típicos") y fármacos más nuevos (de segunda generación o "atípicos"). Sin embargo, los fármacos antipsicóticos también tienen efectos secundarios graves, en particular, trastornos del movimiento como agitación incontrolable, temblores, contracción muscular, cansancio, aumento de peso e incapacidad para estar quieto.

La perazina es un fármaco antipsicótico más antiguo que se introdujo por primera vez en los años cincuenta. Tiene un bajo nivel de efectos secundarios (especialmente los trastornos del movimiento). Su uso es regional y restringido a países como Alemania, Polonia, los Países Bajos y la antigua Yugoslavia.

Se realizó una búsqueda de ensayos en julio de 2012. Actualmente, la revisión incluye siete estudios con 479 participantes y evalúa los efectos de la perazina en los pacientes con esquizofrenia. Las comparaciones de perazina versus placebo (tratamiento "simulado") y versus otros fármacos antipsicóticos no revelaron diferencias claras o superioridad de la perazina. Sin embargo, solamente se han realizado pocos estudios y el número de participantes en cada estudio fue pequeño. Además, los estudios disponibles fueron de calidad limitada y los datos de los principales resultados de interés se clasificaron como de calidad baja o muy baja. Debido a que la perazina es un fármaco económico y existen algunas pruebas limitadas de que puede causar menos efectos secundarios que otros fármacos antipsicóticos más antiguos, es muy necesario realizar estudios adicionales a gran escala, bien diseñados e informados.

Este resumen en términos sencillos fue redactado por un consumidor, Benjamin Gray, de Rethink Mental Illness,

Correo electrónico: ben.gray@rethink.org.

Conclusiones de los autores: 

El número, tamaño e informe de los ensayos controlados aleatorios de perazina no son suficientes para establecer conclusiones sólidas acerca de las propiedades de este antipsicótico. Es posible que la perazina se asocie con un riesgo similar de efectos secundarios extrapiramidales al de algunos antipsicóticos atípicos, pero esta conclusión se basa en comparaciones pequeñas. Lo anterior se debe aclarar en ensayos más grandes, bien diseñados.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La perazina es un antiguo derivado de la fenotiacina que se utiliza para el tratamiento de los pacientes con esquizofrenia y se considera que tiene un bajo nivel de efectos extrapiramidales adversos. Hasta donde se sabe, su uso está limitado a Alemania, Polonia, la antigua Yugoslavia y los Países Bajos.

Objetivos: 

Examinar los efectos de la perazina en pacientes con esquizofrenia o psicosis relacionadas en comparación con placebo, ningún tratamiento u otros fármacos antipsicóticos.

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizaron búsquedas en el registro de ensayos del Grupo Cochrane de Esquizofrenia (Cochrane Schizophrenia Group), el cual incluye ensayos controlados aleatorios relevantes que provienen de las bases de datos bibliográficas Biological Abstracts, CINAHL, The Cochrane Library, EMBASE, MEDLINE, PsycLIT, LILACS, PSYNDEX, Sociological Abstracts y Sociofile. Se realizaron búsquedas en las referencias de todos los estudios incluidos para encontrar ensayos adicionales. Se estableció contacto con las compañías farmacéuticas y con los autores de ensayos. Esta búsqueda se actualizó el 16 julio de 2012.

Criterios de selección: 

Se seleccionaron todos los ensayos controlados aleatorios que compararon el uso de perazina con otros tratamientos en pacientes con esquizofrenia o psicosis esquizomorfas o ambas.

Obtención y análisis de los datos: 

Los revisores (SL, BH, BHe) analizaron de forma independiente las citas y cuando fue posible los resúmenes, volvieron a analizar los artículos y evaluaron la calidad. Los datos se extrajeron de forma independiente. Se calculó el cociente de riesgos (CR) y el intervalo de confianza (IC) del 95% mediante un modelo de efectos aleatorios. Para los datos continuos, se calcularon las diferencias de medias (DM). Se inspeccionaron todos los datos para la heterogeneidad, se evaluó el riesgo de sesgo de los ensayos y se crearon tablas de resúmenes de los hallazgos mediante GRADE.

Resultados principales: 

La revisión incluye ahora siete ensayos con un total de 479 participantes. Solamente en un ensayo con 95 participantes la perazina pareció ser superior a un "placebo activo" (trimipramina) a las cinco semanas para el resultado "ninguna mejoría global importante" (n = 95; CR 0,43; IC: 0,2 a 0,8; pruebas de calidad baja), pero no hubo diferencias estadísticamente significativas en la mayoría de las medidas del estado mental. La perazina no indujo más eventos adversos generales que el placebo, pero más participantes recibieron al menos una dosis de un fármaco antiparkinsoniano (n = 95; CR 4,50; IC: 1,0 a 19,5; pruebas de calidad muy baja).

Seis ensayos pequeños con 384 participantes que compararon perazina con otros antipsicóticos se informaron de manera incompleta y los resultados se presentaron de diversas formas, por lo que en la mayoría de las ocasiones, no fue posible realizar el metanálisis. En los seis estudios, un número similar de participantes que recibieron perazina o antipsicóticos como comparador (amisulprida, haloperidol, olanzapina, ziprasidona, zotepina) abandonó los estudios de forma temprana (n = 384; CR 0,97; IC: 0,68 a 1,38; pruebas de calidad baja. A los resultados de eficacia, no se les realizó metanálisis porque los autores presentaron los resultados de formas muy diferentes. Debido a los datos limitados, no fue posible determinar diferencias evidentes en los eventos adversos entre perazina y otros antipsicóticos. Dos comparaciones con haloperidol no presentaron los datos sobre los efectos secundarios extrapiramidales de forma que se pudiera realizar un metanálisis, pero tres comparaciones pequeñas con los antipsicóticos de segunda generación zotepina y amisulprida mostraron que no hubo un riesgo mayor de acatisia (n = 111; CR 0,31; IC: 0,1 a 1,1), discinesia (n = 111; CR 0,47; IC: 0,1 a 3,5), parkinsonismo (n = 81; CR 1,21; IC: 0,5 a 2,8) o temblor (n = 40; CR 0,80; IC: 0,3 a 2,6) con el uso de perazina.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save