Uso profiláctico de vitamina K para la hemorragia por deficiencia de vitamina K en recién nacidos

Las inyecciones de vitamina K pueden prevenir la enfermedad hemorrágica del recién nacido

La vitamina K ayuda a que la sangre se coagule, pero la capacidad que el cuerpo tiene para almacenarla es muy baja. La enfermedad hemorrágica del recién nacido (EHRN) se produce por una deficiencia de vitamina K en los recién nacidos y ocasiona un sangrado que amenaza la vida del recién nacido entre las primeras horas y los primeros meses de vida. La EHRN clásica se presenta entre el primer y el séptimo día y la EHRN tardía ocurre entre la segunda semana y la semana 12. Una parte de la vitamina K proviene de la placenta, pero no siempre es suficiente. La revisión de ensayos aleatorios encontró que una inyección única de vitamina K previene la aparición de EHRN clásica.

Conclusiones de los autores: 

Una dosis única (1.0 mg) de vitamina K intramuscular administrada después del nacimiento es efectiva en la prevención de la EHRN clásica. La profilaxis con vitamina K intramuscular y aquella administrada por vía oral (1.0 mg) mejora los índices bioquímicos del estado de coagulación entre el primer y el séptimo día. Ni la vitamina K intramuscular ni la vitamina K por vía oral han sido evaluadas en ensayos aleatorios con respecto al efecto que tienen sobre la EHRN tardía. La vitamina K oral, ya sea con una dosis única o en múltiples dosis, no ha sido evaluada en ensayos aleatorios con respecto a su efecto sobre la EHRN clásica o tardía.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La deficiencia de vitamina K puede causar hemorragia en un recién nacido en sus primeras semanas de vida. Esta se conoce como Enfermedad Hemorrágica del Recién Nacido (EHRN). La EHRN se divide en tres categorías: EHRN precoz, clásica y tardía. La EHRN precoz ocurre dentro de la primeras 24 horas posteriores al parto y está fuera del ámbito de esta revisión. La EHRN clásica se presenta entre el primer y el séptimo día; las áreas de sangrado son gastrointestinales, cutáneas, nasales y a partir de una circuncisión. La EHRN ocurre entre las semanas 2 y 12; las áreas de sangrado más frecuentes son intracraneales, cutáneas y gastrointestinales.

La vitamina K se administra con frecuencia de manera profiláctica después del nacimiento para prevenir la EHRN, pero se desconoce cuál es la ruta de preferencia.

Objetivos: 

Revisar la evidencia derivada de ensayos aleatorios con el fin de determinar la efectividad de la profilaxis con vitamina K para prevenir la EHRN clásica y tardía. Las preguntas principales son: ¿una dosis de vitamina K administrada después del nacimiento, es capaz de reducir significativamente la incidencia de EHRN clásica y tardía? ¿Existe una diferencia significativa entre la vía oral y la vía intramuscular de administración para prevenir la EHRN clásica y tardía? ¿Las dosis orales múltiples de vitamina K administradas después del nacimiento, son capaces de reducir significativamente la incidencia de EHRN clásica y tardía?

Estrategia de búsqueda (: 

Se utilizó la estrategia de búsqueda estándar del Grupo Cochrane de Revisión sobre Neonatalidad (Neonatal Review Group).

Criterios de selección: 

Se incluyeron todos los ensayos que utilizaron una asignación aleatoria o cuasialeatoria de los pacientes, en los que se compararan métodos de administración profiláctica de vitamina K en recién nacidos, entre ellos mismos, contra placebo o contra ningún tratamiento.

Obtención y análisis de los datos: 

Cada autor recolectó los datos de manera independiente, los cuales fueron analizados mediante los métodos estándar de la Colaboración Cochrane (Cochrane Collaboration) y de su Grupo de Revisión de Neonatalidad (Neonatal Review Group). Se utilizaron medidas de riesgo relativo, diferencia de riesgos y diferencias ponderadas de promedios.

Resultados principales

Dos ensayos aleatorios elegibles, que comparaban el uso de una dosis única de vitamina K por vía intramuscular contra un placebo o contra nada, evaluaron el efecto sobre el sangrado clínico. Una dosis de vitamina K redujo el sangrado clínico entre el primer y el séptimo día (incluyendo el sangrado posterior a una circuncisión), y mejoró los marcadores bioquímicos del estado de coagulación. Otros once ensayos aleatorios compararon una dosis única de vitamina K contra placebo o contra nada, una dosis única oral contra una dosis única intramuscular de vitamina K, o tres dosis orales contra una dosis intramuscular. Ninguno de estos ensayos evaluó el sangrado clínico. La vitamina K por vía oral mejoró los índices bioquímicos del estado de coagulación entre el primer y el séptimo día. No hubo evidencia de diferencias entre las rutas de administración oral e intramuscular en los efectos sobre los índices bioquímicos del estado de coagulación. Comparada con una dosis única intramuscular, una dosis única oral producía menores niveles de vitamina K en plasma a las dos semanas y a un mes, mientras que un esquema de 3 dosis orales producía niveles más altos de vitamina K en plasma a las dos semanas y a los dos meses que una dosis única por vía intramuscular.

Conclusiones de los autores

Una dosis única (1.0 mg) de vitamina K intramuscular administrada después del nacimiento es efectiva en la prevención de la EHRN clásica. La profilaxis con vitamina K intramuscular y aquella administrada por vía oral (1.0 mg) mejora los índices bioquímicos del estado de coagulación entre el primer y el séptimo día. Ni la vitamina K intramuscular ni la vitamina K por vía oral han sido evaluadas en ensayos aleatorios con respecto al efecto que tienen sobre la EHRN tardía. La vitamina K oral, ya sea con una dosis única o en múltiples dosis, no ha sido evaluada en ensayos aleatorios con respecto a su efecto sobre la EHRN clásica o tardía.

Esta revisión debería citarse como:Puckett RM, Offringa MLa Biblioteca Cochrane PlusThe Cochrane Library
Resultados principales: 

Dos ensayos aleatorios elegibles, que comparaban el uso de una dosis única de vitamina K por vía intramuscular contra un placebo o contra nada, evaluaron el efecto sobre el sangrado clínico. Una dosis de vitamina K redujo el sangrado clínico entre el primer y el séptimo día (incluyendo el sangrado posterior a una circuncisión), y mejoró los marcadores bioquímicos del estado de coagulación. Otros once ensayos aleatorios compararon una dosis única de vitamina K contra placebo o contra nada, una dosis única oral contra una dosis única intramuscular de vitamina K, o tres dosis orales contra una dosis intramuscular. Ninguno de estos ensayos evaluó el sangrado clínico. La vitamina K por vía oral mejoró los índices bioquímicos del estado de coagulación entre el primer y el séptimo día. No hubo evidencia de diferencias entre las rutas de administración oral e intramuscular en los efectos sobre los índices bioquímicos del estado de coagulación. Comparada con una dosis única intramuscular, una dosis única oral producía menores niveles de vitamina K en plasma a las dos semanas y a un mes, mientras que un esquema de 3 dosis orales producía niveles más altos de vitamina K en plasma a las dos semanas y a los dos meses que una dosis única por vía intramuscular.

Tools
Information
Share/Save