Antagonistas del calcio como tratamiento complementario para la epilepsia resistente a los fármacos

No hay evidencia que indique que los antagonistas del calcio tengan un efecto útil en las convulsiones.

Un tercio de los pacientes con epilepsia se vuelven resistentes a los fármacos antiepilépticos. Los fármacos más antiguos no previenen las convulsiones en todos los pacientes y tienen efectos adversos. Se ha probado una serie de nuevos fármacos como tratamientos "complementarios" para intentar mejorar los resultados de los antiepilépticos. Los fármacos antagonistas del calcio flunarizina, nifedipina y nimodipina se pueden utilizar como tratamiento adicional. La revisión de los ensayos no encontró evidencia que demuestre un efecto útil de estos fármacos antagonistas del calcio en particular sobre las convulsiones. Los efectos adversos de los antagonistas del calcio examinados incluyeron mareos, fatiga e inestabilidad (ataxia); sin embargo, el porcentaje de eventos adversos no fue más significativo que con placebo.

Conclusiones de los autores: 

La flunarizina puede tener un efecto débil sobre la frecuencia de las convulsiones, pero tuvo una tasa de retiro significativa, probablemente debido a los efectos adversos, y no se debe recomendar su uso como tratamiento complementario. Del mismo modo, no hay evidencia convincente que apoye el uso de la nifedipina o la nimodipina como tratamientos complementarios para la epilepsia.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Esta es una versión actualizada de la revisión Cochrane original publicada en The Cochrane Library 2001, número 4.

Casi un tercio de los pacientes con epilepsia no tienen las convulsiones controladas con los tratamientos actuales. Se ha intentado continuamente encontrar nuevos fármacos antiepilépticos sobre la base de los conocimientos cada vez mayores de la biología celular y molecular que intervienen en la génesis de la epilepsia y las convulsiones. Por lo tanto, los antagonistas del calcio que pueden alterar los efectos del calcio en las células cerebrales se han investigado por su efecto en las crisis epilépticas.

Objetivos: 

Evaluar los efectos de los antagonistas del calcio cuando se administran como tratamiento complementario en los pacientes con epilepsia resistente a los fármacos.

Métodos de búsqueda: 

Se realizaron búsquedas en el Registro Especializado del Grupo Cochrane de Epilepsia (Cochrane Epilepsy Group) (29 de enero de 2013), en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials, CENTRAL) (The Cochrane Library 2012, número 12), en MEDLINE (desde 1948 hasta el 29 de enero de 2013) y en SCOPUS (todos los años hasta el 29 de enero de 2013).

Criterios de selección: 

Ensayos aleatorizados controlados con placebo o ensayos de tratamiento complementario controlados con fármacos activos de cualquier antagonista del calcio en pacientes con epilepsia resistente a los fármacos.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión (MH y JP), de forma independiente, seleccionaron los ensayos para inclusión y extrajeron los datos. Los resultados investigados incluyeron una reducción del 50% o más en la frecuencia de las convulsiones, el retiro del tratamiento, los efectos adversos, los efectos sobre la cognición y la calidad de vida. Los análisis se realizaron por intención de tratar.

Resultados principales: 

Se incluyeron 11 ensayos con un total de 424 participantes, un ensayo de grupos paralelos y siete ensayos cruzados (crossover) de flunarizina, dos ensayos cruzados de nimodipina y un ensayo cruzado de nifedipina.

En el caso de la flunarizina, el riesgo relativo (RR) con un intervalo de confianza (IC) del 95% para una reducción del 50% o más de la frecuencia de las convulsiones en un único ensayo paralelo fue 1,53 (IC del 95%: 0,59 a 3,96), lo que indica una ventaja no significativa de la flunarizina. No fue posible obtener datos para este resultado de los otros siete ensayos cruzados. El RR general de retiro del tratamiento de la flunarizina fue 7,11 (IC del 95%: 1,73 a 29,30), lo que indica que los pacientes tenían una probabilidad significativamente mayor de que se les retirara la flunarizina que placebo. Estadísticamente, no se asociaron efectos adversos con la flunarizina.

En el caso de la nifedipina, no fue posible obtener datos que se necesitaban de resultados específicos.

En el caso de la nimodipina, sólo se dispuso de datos del primer período de tratamiento de uno de los dos ensayos cruzados (17 participantes). El RR para una reducción del 50% o más de la frecuencia de las convulsiones fue 7,78 (IC del 99%: 0,46 a 130,88) y para el retiro del tratamiento el RR fue 2,25 (IC del 99%: 0,25 a 20,38).

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save