Clotiapina para las enfermedades psicóticas agudas

La clotiapina es un fármaco antipsicótico y actualmente se usa en el tratamiento de los síntomas psicóticos agudos en Argentina, Bélgica, Israel, Italia, Luxemburgo, Sudáfrica, España, Suiza y Taiwán. Esta revisión destaca las limitadas pruebas sobre los efectos de la clotiapina comparada con otros fármacos también usados en esta situación de urgencia.

Conclusiones de los autores: 

No se hallaron pruebas que apoyaran el uso de la clotiapina en preferencia a otros tratamientos "estándar" o "no estándar" para el manejo de las personas con enfermedad psicótica aguda. Todos los ensayos en esta revisión tienen problemas metodológicos importantes. No deseamos desanimar a los médicos para usar clotiapina en la emergencia psiquiátrica, pero se necesitan ensayos bien diseñados, realizados e informados para determinar adecuadamente la eficacia de este fármaco.

Leer el resumen completo...
Antecedentes: 

Las enfermedades psicóticas agudas, especialmente cuando están asociadas con comportamiento agitado o violento, requieren ser urgentemente tranquilizados o sedados farmacológicamente. La clotiapina, un neuroléptico dibenzodiacepínico, se utiliza con esta finalidad en varios países.

Objetivos: 

Estimar los efectos de la clotiapina comparada con otros tratamientos "estándar" o "no estándar" para las enfermedades psicóticas agudas sobre el control del comportamiento perturbado y la reducción de los síntomas psicóticos.

Estrategia de búsqueda: 

Se actualizaron las búsquedas anteriores por medio del Registro de Ensayos del Grupo Cochrane de Esquizofrenia (Cochrane Schizophrenia Group Register) (Abril de 2004)

Criterios de selección: 

La revisión incluyó ensayos clínicos aleatorios que compararan la clotiapina con cualquier otro tratamiento para las personas con enfermedades psicóticas agudas.

Obtención y análisis de los datos: 

Se seleccionaron los estudios pertinentes para su inclusión, se evaluó su calidad y se extrajeron los datos. Se excluyeron los datos cuando más del 50% de los participantes de cualquier grupo se perdieron durante el seguimiento. Para los resultados binarios se calculó una estimación estándar de la razón de riesgo (RR) y su intervalo de confianza (IC) del 95%. Para los resultados continuos, se prefirieron los datos finales antes que los datos de cambios. Los datos no-asimétricos provenientes de escalas validadas se sumaron utilizando la diferencia de medias ponderada (DMP).

Resultados principales: 

Se identificaron cinco ensayos relevantes. Ninguno comparó la clotiapina con placebo, pero los fármacos de control eran antipsicóticos (clorpromazina, perfenazina, trifluoperazina y acetato de zuclopentixol) o benzodiazepinas (lorazepam). Comparada con los antipsicóticos, los resultados para "ninguna mejoría global importante" no sugirieron que la clotiapina fuese superior, o inferior a la clorpromazina, la perfenazina, o la trifluoperazina (n=83, 3 ECA, RR 0,82; IC: 0,22 a 3,05; 58% I-cuadrado). El uso de la clotiapina comparado con la clorpromazina sí cambió la proporción de personas preparadas para recibir el alta hospitalaria al final del estudio (n=49, 1 ECA, RR 1,04; IC del 95%: 0,96 a 2,12). En conjunto, las tasas de desgaste fueron bajas. No se encontró ninguna diferencia significativa entre las personas asignadas a la clotiapina y aquellas que recibieron otros antipsicóticos (n=121, RR 2,26; IC del 95%: 0,40 a 13). Datos débiles indican que la clotiapina puede dar lugar a una menor necesidad de tratamiento antiparkinsoniano comparada con el acetato de zuclopentixol (n=38, RR 0,43; IC del 95%: 0,02 a 0,98). Comparada con el lorazepam, la clotiapina, utilizada para controlar los ataques agresivos/violentos en personas ya tratadas con haloperidol, no mejoró significativamente el estado mental (DPP -3,36; IC del 95%: -8,09 a 1,37). No fue posible combinar muchos datos debido a la presentación inadecuada o sesgada de los resultados. No se abordaron los resultados económicos ni la satisfacción con la atención.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save