¿Se puede ayudar a las personas a dejar de fumar antes de que se sometan a una cirugía?

Fumar es un factor de riesgo bien conocido para las complicaciones después de la cirugía. Es probable que dejar de fumar antes de la cirugía reduzca el riesgo de complicaciones. Se revisó la evidencia sobre los efectos de proporcionar intervenciones para el abandono del hábito de fumar a las personas que esperan una cirugía sobre su éxito en el abandono en el momento de la cirugía y a más largo plazo, y sobre las complicaciones posteriores a la cirugía. La evidencia está actualizada hasta enero de 2014.

Se buscaron estudios aleatorizados que reclutaran a personas que fumaran y estuvieran esperando cualquier tipo de cirugía planificada. En los ensayos se probaron intervenciones para alentar y ayudar a dejar de fumar antes de la cirugía. Las intervenciones podrían incluir cualquier tipo de apoyo, como material escrito, asesoramiento breve, orientación, medicamentos como la terapia de sustitución de la nicotina (TRN) o la vareniclina, y combinaciones de diferentes métodos. El control podría ser el cuidado habitual o una intervención menos intensiva.

Se encontraron 13 estudios que cumplían los requisitos de inclusión. La calidad general de la evidencia fue moderada, limitada por el pequeño número de estudios que contribuyeron a los análisis clave. Los participantes estaban esperando una serie de diferentes tipos de cirugía. Las intervenciones difieren en su intensidad y en el tiempo que transcurre antes de la cirugía. Tanto las intervenciones conductuales breves (siete ensayos, 1141 participantes) como las intensivas (dos ensayos, 210 participantes) fueron eficaces para aumentar la proporción de fumadores que no fumaban en el momento de la intervención quirúrgica. Los dos ensayos que utilizaron intervenciones intensivas que comenzaron de cuatro a ocho semanas antes de la cirugía tuvieron efectos más grandes. Seis ensayos de intervenciones conductuales evaluaron las complicaciones postoperatorias. En ambos ensayos de intervenciones intensivas (210 participantes) se detectó una reducción de las complicaciones en las personas que recibían la intervención, pero los resultados combinados de los cuatro ensayos de intervenciones breves no mostraron un beneficio significativo. Sólo cuatro ensayos de intervenciones conductuales dieron seguimiento a los participantes a los doce meses. Las dos intervenciones intensivas (209 participantes) redujeron el número de personas que fumaban, pero las dos intervenciones breves (341 participantes) ya no mostraron una diferencia en el número de fumadores. Un ensayo sobre la vareniclina (286 participantes), una farmacoterapia que ha demostrado ayudar a dejar de fumar en otros grupos de fumadores, mostró un beneficio al dejar de fumar después de doce meses, pero no mostró un beneficio en el momento de la cirugía ni afectó a las complicaciones. En este ensayo se pidió a los fumadores que dejaran de fumar sólo el día antes de la cirugía.

Conclusiones de los autores: 

Existe evidencia de que las intervenciones preoperatorias para el tabaquismo que proporcionan apoyo conductual y ofrecen TRN aumentan el abandono del hábito de fumar a corto plazo y pueden reducir la morbilidad posoperatoria. Un ensayo sobre la vareniclina iniciado poco antes de la cirugía ha mostrado un beneficio en la cesación a largo plazo, pero no detectó un efecto en la abstinencia temprana o en las complicaciones postoperatorias. La intensidad óptima de la intervención preoperatoria sigue siendo desconocida. Sobre la base de comparaciones indirectas y evidencia de dos ensayos pequeños, las intervenciones que comienzan de cuatro a ocho semanas antes de la cirugía, incluyen el asesoramiento semanal y el uso de la TRN tienen más probabilidades de tener un impacto en las complicaciones y en el abandono del hábito de fumar a largo plazo.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Los fumadores tienen un riesgo sustancialmente mayor de complicaciones postoperatorias. La intervención preoperatoria para el tabaquismo puede ser eficaz para reducir esta incidencia, y la cirugía puede constituir una oportunidad única para las intervenciones para dejar de fumar.

Objetivos: 

Los objetivos de esta revisión son evaluar el efecto de la intervención preoperatoria para el hábito de fumar sobre el abandono del hábito en el momento de la cirugía y 12 meses después de la misma, y sobre la incidencia de las complicaciones postoperatorias.

Estrategia de búsqueda (: 

Se buscó en el registro especializado del Grupo de Revisión Cochrane de Adicción al Tabaco (Cochrane Tobacco Addiction Group) en enero de 2014.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorizados que reclutaron personas que fumaban antes de la cirugía, ofrecieron una intervención para dejar de fumar y midieron la abstinencia preoperatoria y a largo plazo de fumar o la incidencia de complicaciones postoperatorias o ambos resultados.

Obtención y análisis de los datos: 

Los autores de la revisión evaluaron de forma independiente los estudios para determinar su elegibilidad y discutieron los resultados entre ellos.

Resultados principales: 

Trece ensayos, que reclutaron 2010 participantes, cumplieron con los criterios de inclusión. Un ensayo no reportó el cese como un resultado. Siete informaron de alguna medida de morbilidad postoperatoria. Se consideró que la mayoría de los estudios tenían un bajo riesgo de sesgo, pero la calidad general de la evidencia era moderada debido al pequeño número de estudios que contribuían a cada comparación.

Diez ensayos evaluaron el efecto del apoyo conductual sobre el cese en el momento de la cirugía; se ofreció o recomendó la terapia de reemplazo de nicotina (TRN) a algunos o todos los participantes en ocho de ellos. Dos ensayos iniciaron el asesoramiento multisesión cara a cara al menos cuatro semanas antes de la cirugía y se clasificaron como intervenciones intensivas, mientras que siete utilizaron una intervención breve. En otro estudio se realizó una intervención intensiva en ambos grupos, y el grupo de intervención recibió además una intervención programada por computadora para reducir el consumo de tabaco. Un ensayo controlado por placebo examinó el efecto de la vareniclina administrada una semana antes de la operación, seguida de 11 semanas de tratamiento postoperatorio, y un ensayo controlado por placebo examinó el efecto de las pastillas de nicotina desde la noche anterior a la operación como complemento de un breve asesoramiento en la evaluación preoperatoria. Hubo evidencia de heterogeneidad entre los efectos de los ensayos que utilizaban intervenciones intensivas y breves, por lo que se agruparon por separado. En ambos subgrupos se observó un efecto sobre el cese en el momento de la cirugía, pero el efecto fue mayor para la intervención intensiva (riesgo relativo combinado (RR) 10,76; intervalo de confianza (IC) del 95%: 4,55 a 25,46, dos ensayos, 210 participantes) que para las intervenciones breves (RR 1,30; IC del 95%: 1,16 a 1,46, 7 ensayos, 1141 participantes). Un solo ensayo no mostró evidencia del beneficio de una intervención programada para reducir el consumo de tabaco. No se demostró que las pastillas de nicotina ni la vareniclina aumentaran la cesación en el momento de la cirugía, pero ambas tuvieron amplios intervalos de confianza (RR 1,34; IC del 95%: 0,86 a 2,10 (1 ensayo, 46 participantes) y RR 1,49; IC del 95%: 0,98 a 2,26 (1 ensayo, 286 participantes) respectivamente). Cuatro de estos ensayos evaluaron el abandono del hábito de fumar a largo plazo y sólo la intervención intensiva retuvo un efecto significativo (RR 2,96; IC del 95%: 1,57 a 5,55; dos ensayos, 209 participantes), mientras que no hubo evidencia de un efecto a largo plazo después de una intervención breve (RR 1,09; IC del 95%: 0,68 a 1,75; dos ensayos, 341 participantes). El ensayo de vareniclina mostró un efecto significativo sobre el abandono del hábito de fumar a largo plazo (RR 1,45; IC del 95%: 1,01 a 2,07; un ensayo, 286 participantes).

Siete ensayos examinaron el efecto de la intervención en el hábito de fumar sobre las complicaciones postoperatorias. Al igual que en el caso de los resultados relativos al tabaquismo, hubo evidencia de heterogeneidad entre las intervenciones conductuales intensivas y breves. En los análisis de subgrupos hubo un efecto significativo de la intervención intensiva sobre cualquier complicación (RR 0,42; IC del 95%: 0,27 a 0,65, 2 ensayos, 210 participantes) y sobre las complicaciones de la herida (RR 0,31; IC del 95%: 0,16 a 0,62, 2 ensayos, 210 participantes). En las intervenciones breves, en las que la repercusión sobre el hábito de fumar había sido menor, no hubo evidencia de una reducción de las complicaciones (RR 0,92; IC del 95%: 0,72 a 1,19; 4 ensayos, 493 participantes) para cualquier complicación (RR 0,99; IC del 95%: 0,70 a 1,40; 3 ensayos, 325 participantes) para las complicaciones de la herida. El ensayo de la vareniclina no detectó un efecto sobre las complicaciones postoperatorias (RR 0,94; IC del 95%: 0,52 a 1,72; 1 ensayo, 286 participantes).

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save