Tratamientos para el penfigoide bulloso

El penfigoide bulloso (PB) es la enfermedad ampollosa autoinmune más común en Occidente. No se dispone de cifras de incidencia en la mayor parte del mundo, pero el PB parece ser más raro en el Lejano Oriente. El penfigoide bulloso suele ser una enfermedad de los ancianos, pero también puede afectar a los jóvenes y a los niños. Ambos sexos se ven afectados de manera similar. Aunque el PB suele resolverse en cinco años, hay una moderada tasa de mortalidad asociada a la enfermedad y su tratamiento. Los corticoides orales son el tratamiento más común, pero pueden estar asociados con efectos adversos graves, incluso algunas muertes. Los efectos adversos más comunes de los esteroides orales, incluyen aumento de peso e hipertensión. El uso a largo plazo se asocia con un mayor riesgo de diabetes mellitus y una disminución de la densidad ósea. Los esteroides tópicos también se asocian con efectos adversos, como el adelgazamiento de la piel y la facilidad de aparición de moretones. El riesgo de experimentar efectos adversos de los esteroides tópicos depende de la potencia del esteroide, del tiempo que se utilice, de la zona del cuerpo a la que se aplique y del tipo de problema cutáneo; si se utiliza un esteroide potente y de alta potencia, puede absorberse lo suficiente a través de la piel como para causar efectos adversos en el resto del cuerpo.

Otros tratamientos son la azatioprina, el micofenolato de mofetilo, la dapsona, el metotrexato, la ciclosporina, la ciclofosfamida, el recambio plasmático, la eritromicina y la tetraciclina y la nicotinamida. Algunas de estas drogas o intervenciones pueden tener efectos adversos graves, como una mayor susceptibilidad a las infecciones graves, daños hepáticos y renales y supresión de la médula ósea; y muchas son muy caras.

En esta actualización de la revisión publicada en 2005 se incluyeron tres nuevos estudios, lo que hace un total de 10 ensayos controlados aleatorizados con un total de 1049 participantes. Todos los estudios incluyeron diferentes comparaciones, ninguno tuvo un grupo de placebo. Las diferentes dosis y formulaciones de corticoesteroides más azatioprina no mostraron diferencias significativas en el control de las enfermedades, aunque la azatioprina redujo la cantidad de prednisona necesaria para el control de las enfermedades. No hubo diferencias significativas en los intervalos de curación o de ausencia de enfermedad en los participantes que tomaron azatioprina en comparación con el micofenolato de mofetilo, ni en la respuesta a la enfermedad al comparar la tetraciclina más la nicotinamida con la prednisolona. Un pequeño estudio en el que se utilizó la medicina tradicional china, la "píldora Jingui Shenqi" (JSP), más prednisona, no mostró ningún beneficio a favor de la adición de este remedio herbario tradicional chino. La mayoría de las muertes se produjeron en participantes que tomaban altas dosis de corticoesteroides orales.

La revisión de los ensayos llegó a la conclusión de que las dosis más bajas de esteroides orales y las cremas de esteroides fuertes parecen seguras y eficaces. Sin embargo, el uso de cremas de esteroides en enfermedades extensas puede verse limitado por los efectos secundarios y la practicidad de la aplicación de cremas en grandes áreas de la piel. Regímenes más leves de esteroides tópicos son seguros y efectivos en la presión arterial moderada. Se necesitan más investigaciones sobre los tratamientos para el PB, en particular, la eficacia de la adición de intercambio plasmático, azatioprina o micofenolato de mofetilo a los corticoides, y el tratamiento con tetraciclinas y nicotinamida.

Conclusiones de los autores: 

Los esteroides tópicos muy potentes son tratamientos eficaces y seguros para la presión arterial, pero su uso en enfermedades extensas puede estar limitado por efectos secundarios y factores prácticos. Los regímenes más leves (que utilizan dosis más bajas de esteroides) son seguros y eficaces en casos de presión arterial moderada. Las dosis iniciales de prednisolona superiores a 0,75 mg/kg/día no aportan un beneficio adicional; las dosis inferiores pueden ser adecuadas para controlar la enfermedad y reducir la incidencia y la gravedad de las reacciones adversas. Es preciso seguir investigando la eficacia de la adición de recambio plasmático, azatioprina o micofenolato de mofetilo a los corticosteroides y del tratamiento combinado con tetraciclina y nicotinamida.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

El penfigoide bulloso (PB) es la enfermedad ampollosa autoinmune más común en Occidente. Los esteroides orales son el tratamiento estándar. Esta es una actualización de la revisión publicada en 2005.

Objetivos: 

Evaluar los tratamientos para el penfigoide bulloso.

Estrategia de búsqueda (: 

En agosto de 2010 se actualizó las búsquedas en el Registro Especializado del Grupo Cochrane de la Piel (Cochrane Skin Group), el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (ensayos clínicos), MEDLINE, EMBASE y los registros de ensayos en curso.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorizados de tratamientos para participantes con penfigoide bulloso confirmado por inmunofluorescencia.

Obtención y análisis de los datos: 

Al menos dos autores evaluaron los estudios para los criterios de inclusión y extrajeron los datos de forma independiente.

Resultados principales: 

Se incluyeron 10 ensayos controlados aleatorizados (con un total de 1049 participantes) de riesgo de sesgo moderado a alto. Todos los estudios incluyeron diferentes comparaciones, ninguno tuvo un grupo de placebo. En un ensayo, el recambio plasmático más prednisona dio un control significativamente mejor de la enfermedad al mes (0,3 mg/kg: RR 18,78, IC del 95%: 1,20 a 293,70) que la prednisona sola (1,0 mg/kg: RR 1,79, IC del 95%: 1,11 a 2,90), mientras que otro ensayo no mostró diferencias en el control de la enfermedad a los 6 meses.

No se observaron diferencias en el control de la enfermedad para diferentes dosis o formulaciones de prednisolona (un ensayo cada una), para la azatioprina más prednisona en comparación con la prednisona sola (un ensayo), para la prednisolona más azatioprina en comparación con la prednisolona más recambio plasmático (un ensayo), para la prednisolona más micofenolato de mofetilo o más azatioprina (un ensayo), para la tetraciclina más nicotinamida en comparación con la prednisolona (un ensayo). La medicina tradicional china más la prednisona no fue efectiva en un ensayo.

No hubo diferencias significativas en la curación en una comparación de un régimen estándar de corticosteroides tópicos (clobetasol) con un régimen más leve (RR 1,00; 95% 0,97 a 1,03) en un ensayo. En otro ensayo, el clobetasol mostró significativamente más control de la enfermedad que la prednisolona oral en personas con enfermedad extensa y moderada (RR 1,09; IC del 95%: 1,02 a 1,17), con una reducción significativa de la mortalidad y los eventos adversos (RR 1,06; IC del 95%: 1,00 a 1,12).

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save